TWT

por: Raiza Perrault

Al celebrar otro Día de la Tierra, debemos alentar la conciencia mundial recordando que el cambio climático es la mayor amenaza que se cierne sobre la humanidad y nos estamos jugando el futuro de las generaciones venideras y sus recursos naturales.

Frente al desafío climático actual, podemos detenernos en la perspectiva apocalíptica y preocuparnos más, o podemos dar un paso audaz y comenzar a cambiar nuestros malos hábitos, alentando a nuestro círculo de influencia a hacer lo mismo. Nuestra salud y la salud de las futuras generaciones depende de los cambios que podamos lograr, esta tarea involucra no solo a todos los ciudadanos, sino a los gobiernos y al sector privado unidos para contrarrestar el cambio climático, nuestro bienestar y supervivencia dependen de ello.

La comunidad científica se ha puesto de acuerdo en que esta situación tiene un origen antropogénico. Es decir, lo causa el ser humano. Los gases de efecto invernadero, como el CO2 procedente de las energías fósiles (gas, carbón y petróleo), están capturando la radiación solar y provocando el calentamiento global. La rapidez con la que esto ocurre se está sintiendo ya en la elevación del nivel del mar, en los desastres naturales, y en el deshielo de los polos. Altera la vida, sus efectos son devastadores y afecta a todo el mundo.

Como estamos siendo desafiados por los constantes eventos climáticos que se intensifican, nuestros océanos se calientan, las temperaturas aumentan, las capas de hielo se derriten; la condición de la Tierra se está deteriorando día a día muy rápido.

Fortalecer la preservación ambiental creando y apoyando iniciativas de base para inspirar acciones globales para proteger el medioambiente, educando a los consumidores, compartiendo la creencia de que un futuro centrado en las personas y el planeta nos beneficiará a todos promoviendo la educación ambiental, lograr vivir en armonía con la naturaleza no es una opción, sino una necesidad y está a nuestro alcance.

La lucha contra el cambio climático no es una responsabilidad de un solo sector, sino que es un desafío colectivo y debemos hacerlo pronto somos la última generación que puede parar el desastre.

Residuos, energía, alimentos, transporte y agua son cinco bloques que, bien gestionados, contribuirán a bien disminuir considerablemente nuestras emisiones de CO2, este enfoque es la respuesta que nos ayudará para sobrevivir el calentamiento del planeta, que es inevitable, estamos a tiempo pero tenemos que crear conciencia, tratando de cambiar los valores, que las industrias adopten este nuevo enfoque, que den prioridad a los seres humanos y al planeta, juntos nos beneficiaremos yendo más allá de nuestra obsesión por las ganancias trimestrales y el crecimiento a corto plazo.

Todos formamos parte de la naturaleza y es nuestro deber protegerla, la Tierra es el único planeta conocido en este universo donde obtenemos todos los requisitos necesarios de la vida.