Por Ana Troconis.

A finales del 2017, el Centro de Artes de Maracaibo Lía Bermúdez (CAMLB), junto a la Feria Internacional de Artes y Antigüedades de Maracaibo (FIAAM), hizo la convocatoria para el XII Salón de Noveles Artistas en homenaje a los 100 años de “La Fuente”, obra precursora del readymade del maestro Ducham, ocasión para la cual el creador visual Donny Montero, generó una obra hecha con tarjetas telefónicas usadas, creada con la pasión y la ira de la problemática vivida, creada con las ganas de ejercer su derecho legítimo de hacer algo tan básico como comunicarnos.

Por su parte, Donny se autodefine como diseñador gráfico de profesión y artista plástico de corazón. Es egresado de la Escuela de Artes Plásticas Julio Arraga en la ciudad de Maracaibo, lugar donde reside y se desempeña creativamente con una trayectoria de más de diez años en el mundo de las artes plásticas, a través de exposiciones en diferentes espacios de la ciudad como el Centro de arte de Maracaibo Lía Bermudez (CAMLB), Centro de Bellas Artes (CBA) Museo de arte contemporáneo (MACZUL), entre otros lugares.

¿Qué significa la obra Iniciando Transmisión?

Para nadie es un secreto la problemática de conectividad que estamos viviendo en estos momentos los marabinos, una ciudad que poco a poco se va quedando incomunicada, se va quedando sin conexión, se va quedando en silencio; y es que la crueldad de gente inescrupulosa que no piensa en el bien colectivo y que noche tras noches comenten acciones delictivas de aquello que nos provee de una conexión que bueno o mala, por lo menos nos permite trabajar, estar en contacto con nuestros seres queridos, y lo más importante, ya que es un derecho que tenemos, nos permite comunicarnos; esta situación ha hecho que estas actividades sean cada vez más difíciles, añadiendo así otra cruz al calvario del día a día de los ciudadanos.

¿Cuál crees tú, es la razón de este comportamiento de los marabinos?

El facilismo, la gente ha sido adoctrinada a través de todos estos años de ideología comunista, que todo se les dé en la mano, que todo sea fácil, a no luchar por conseguir las cosas, esto aunado a un “yoísmo”; que no solo el marabino, sino todo el venezolano ha desarrollado de una forma casi desoladora; donde ya no se piensa en el bien común sino en provecho que puedo sacar “para mí” y “ahora” sin importar las consecuencias que esto acarrea tanto para la misma persona como para la comunidad, es por eso que la obra trata de hacer un grito al colectivo.

¿Tu obra Iniciando Transmisión participó en el Salón Duchamp del Centro de Arte Lía Bermúdez, cómo te sentiste al ser seleccionado?

Me sentí esperanzado, de poder alzar mi voz a través del arte, de poder contar una problemática que nos aqueja a todos, algo que va más allá de una cola en la panadería o una fila en un banco, es por medio de la exposición y la difusión se pueda llegar a más personas y, por qué no, llegar a las personas adecuadas y que pueda ser un llamado a la reflexión. Para mí, con el simple hecho de que una persona reflexione y se inspire a realizar un aporte al desarrollo colectivo, por muy pequeño que sea, es sumamente esperanzador.

¿Qué relación tiene tu obra Iniciando Transmisión con las obras de Duchamp?

Así como “La Fuente” que en su época surgió para revelarse contra la corriente artística del momento; Iniciando Transmisión nace conceptualmente como una forma de llamar la atención sobre la problemática de conexión y comunicación en la ciudad, surge como una invitación a la reflexión, a la integración, a la necesidad de trabajar en equipo; surge como un grito, que irónicamente nos dice que nos estamos quedando en silencio.

Iniciando Transmisión es simplemente el derecho que todos tenemos de hacer algo tan esencial pero sumamente importante como lo es el comunicar.

 

¿Crees que a pesar del éxodo de venezolanos, todavía se puede vender arte en este país?

Más que vender arte en el país, siento que todavía se puede crear arte en el país y eso es importante, aún se pueden formar personas que trabajen, vivan y disfruten del arte; si bien es cierto, que la situación en Venezuela te puede llevar a consumirte física y mentalmente en los problemas cotidianos de día a día, también hay personas talentosas y creativas que aprovechan cada espacio, cada cola, cada cierre, cada corte para tratar de generar un cambio, alzar la voz y hacerle llegar a la comunidad, a su país y porque no al mundo, la situación que padecemos a través de su arte.

¿Piensas que son suficientes los espacios de exponer arte en la ciudad?

Para mí Maracaibo siempre ha sido un espacio para el arte, posee unos lugares maravillosos para exposiciones como el Maczul, el Centro de Arte Lía Bermúdez y el Teatro Bellas Artes, así como innumerables galerías y sitios independientes de exposiciones artísticas, si bien la situación del país hace que cada vez sea más cuesta arriba que sigan a flote estos sitios, lo importante es poder mantenerlos y generar nuevos espacios que funjan de cunas para los nuevos creadores y poder conservarlos en el tiempo; los espacios están dados, ya sea para grandes proyectos colectivos o pequeñas exposiciones individuales, todos tienen su espacio y su rinconcito; el trabajo importante que debe hacer y en el que nos debemos enfocar, reitero es mantenerlos y proyectarlos, que la gente vaya a las galerías, vaya a los museos, poder brindar un espacio diferente donde el marabino pueda ir a desentenderse del día a día aunque sea por unos momentos, y poder disfrutar del derecho que tenemos todos los ciudadanos, de hacer lo que les gusta, simplemente de ser feliz.

Entrevista realizada por Ana Troconis, CNP Nº 17.536.