Debemos empezar a educar desde cero a los venezolanos en los Estados Unidos

Ago 1, 2017 | Entrevistas

María Trina Burgos
Abogado inmigración

por Rayma

¿Cómo es el perfil del venezolano que emigra a los Estados Unidos?

Desde hace 14 años estoy trabajando en materia migratoria y por mi experiencia ha habido un deterioro, aunque no quiero decir que antes la inmigración era buena y ahora es mala, sino que según algunos estudios donde se perfila la inmigración venezolana como una inmigración educada, es decir, mucha gente profesional, universitarios y trabajadores muy capaces. Pero hay una parte de esa inmigración que es el venezolano representante de la viveza criolla.

Tristemente he notado un deterioro, el cual al principio de este proceso de inmigración, se catalogaba como personas “chévere, acogedores, cálidos”, de esos que te invitan a las casas y que son muy serviciales, pero por otro lado, está el venezolano que no cumple las normas más elementales de tráfico y las normas y restricciones del buen ciudadano, ya sea entregar el carrito a su sitio en el supermercado, hacer los stop, no estacionar en la raya amarilla, dar los buenos días etc…

Entonces es como una equivocación, venir a este país a hacer lo que me da la gana porque yo soy venezolano.

Por otro lado hay mucha estafa monetaria, lamentablemente gente que cae en trampas incluso con amigos y conocidos, que le aconsejan un negocio y le sacan dinero por ofrecerles villas y castillas lo cual después con el corto tiempo no se cumple. En esto no tiene nada que ver la inclinación política de los que vienen.

Hay mucha gente perseguida que si viene a pedir su asilo como tal, pero hay otro grupo que viene con un asilo bajo el brazo preparado.

El asilo es una figura extraordinaria para protección de los perseguidos políticos por raza, religión, nacionalidad y por pertenecer a un determinado grupo político o social. Entonces el venezolano va a un sitio en Venezuela y prepara el paquete del asilo, lo que es mentira, ya que en la figura de asilo, la persona sale de un día para otro de su país, escondido, en una maleta de un carro, por tierra, escondido por la frontera, porque te están persiguiendo y temes por tu vida. Ese es el verdadero carácter del asilo, no un asilo bien bonito, preparado y acomodado a la medida, eso viene peligrosamente ahora por avalancha de asilos que se han presentado y el departamento de estado va a revisar cada caso como siempre lo hace y va a decir si son o no son fraudulentos.

¿Qué debemos aprender los venezolanos en este proceso?

Es importante comenzar campañas de educación, tengo la idea de hacer eso y no porque me crea mejor que nadie, pero sí son mensajes importantes.

Por ejemplo, cuando entras a un ascensor y dices los buenos días y nadie te contesta, ¿por qué no saludas?, ¿por qué no sonríes?, ¿qué importa dar paso a la persona?, entonces eso se está perdiendo como venezolanos en Miami. Tenemos que tratar de rescatar las buenas costumbres como ciudadanos y las normas básicas y elementales de la convivencia en los vecindarios.

Siento que estamos en retroceso, y debemos empezar a educar desde cero a los venezolanos en los Estados Unidos y por supuesto trasmitirlo a todos nuestros grupos, para rescatar a los venezolanos de esta mala fama que estamos adquiriendo y nos perjudica como sociedad inmigrante.

The Wynwood Times María Trina Burgos

¿Será que el venezolano piensa que Miami es una ampliación de Venezuela y no se da cuenta que esto es otro país?

Exactamente es así, como aquí no tienes necesidad de aprender ingles ya que todo el mundo habla español, el venezolano piensa que es un cambio de urbanización, donde se cumplen las normas, las cosas están limpias, donde no te van a asaltar y hay seguridad, pero es esa la sensación de muchos, lo cual es una equivocación porque esto es otro país, donde se habla otra lengua y hay otras costumbres.

Los venezolanos somos muy prepotentes como cultura petrolera, a diferencia del cubano que llega sin nada, en una balsa y sin maleta, nosotros llegamos en avión y con varias maletas… en algunos casos.

El problema de la cultura petrolera que trae el venezolano es que al llegar a Miami, se compra la casa mas grande, el carro mas costoso y se queda sin dinero incluso antes de haber resuelto su estatus migratorio.

¿Será que el venezolano vive de aparentar?

Si, desgraciadamente es así y otra característica muy negativa es ver que muchos venezolanos no ayudan a otros venezolanos, no nos ayudamos en esta situación y eso es muy triste. Por el contrario, los cubanos si se ayudan entre si y creo que por lo menos estamos aprendiendo un poco como sociedad a ayudar a los que están en Venezuela.

Muchos venezolanos que llegan no tienen dinero, hay casas donde están viviendo 5 o 6 familias, algunos están durmiendo en los carros, y por este lado hay algunas asociaciones que están ayudando a estos venezolanos a conseguir un trabajo, a tener por lo menos una colchoneta para dormir y es una actividad que deberíamos continuar para ayudar a muchos venezolanos que llegan con una mano adelante o otra atrás. Tenemos que aprender a ayudarnos los venezolanos sin pedir ningún tipo de retribución de parte del que estas ayudando.

¿Entonces tenemos que salir de nuestro individualismo y aprender a desarrollar la cultura colectiva?

Tenemos la ventaja de estar en Miami que es una ciudad cálida, no es la representación del norteamericano común que no es muy amiguero y menos con los vecinos, sino que como somos latinos somos más cercanos emocionalmente, esa cultura tropical es una ventaja para nosotros y el americano no tiene esa cultura pero le gusta esa manera de ser de los latinos y está aprendiendo a integrarse. Tenemos que desarrollar la convivencia mínima, respetar, estacionarnos sin molestar al vecino, no pisar la grama, no lanzar las colillas de cigarro en el piso, ni por la ventana o sobre el techo del vecino. Pero creo que vamos a aprender y algunas veces es un tema de generación, porque el padre que viene con el hijo adolescente, es posible que el padre no aprenda, pero el hijo con los procesos de educación se va a integrar a las normas ciudadanas del sistema americano y va a aprender.

¿Cuales son las estructuras legales más comunes de los venezolanos en los Estados Unidos?

En 1999 cuando empezó la inmigración venezolana a los Estados Unidos, empezó como profesionales en su mayoría, vinieron muchos con la Visa H que es la visa de trabajo o con oferta de trabajo, ya que como profesionales somos muy cotizados en este país.

En el 2014 cuando empezó el problema entre Maduro y Capriles después de las elecciones, y el ataque a los estudiantes en San Diego, ahí empezó una avalancha de asilos y se incrementó esta fórmula una barbaridad.

Actualmente sólo se pide básicamente asilos para los venezolanos.

¿Por qué se da esta figura? bueno básicamente porque venir con una Visa L si tienes un negocio en Venezuela es posible, pero los negocios en Venezuela están de capa caída y no te permite instalarlo aquí.

Si tienes otra nacionalidad por ejemplo, puedes tener una Visa E, pero Venezuela no la tiene. Sólo la tienes países europeos y otros países como Colombia, Honduras y además son 100 mil dólares como inversión, dinero que la mayoría de los venezolanos no tienen.

En este momento la figura es el asilo en su mayoría, ya que en Venezuela la situación se agrava, no hay medicinas, no hay comida, hay que hacer cola y no existe la seguridad. Entonces Estados Unidos tiene que ver muy bien que esas no son las causales de un asilo, sino la persecución política directa.

En el asilo cada caso es particular, cada caso representa un perseguido o una familia y hay que demostrar la persecución. El asilo ha sido un paño caliente para resolver la situación de mucha gente que ha estado ilegal mucho tiempo en los Estados Unidos y piden asilo, pero después de muchos años sin volver a Venezuela piden un asilo sin sentido, ya que el agente de inmigración va a decir: ¿por qué usted pide un asilo de perseguido si usted ya tiene varios años que no va para Venezuela?, y se lo van a negar.

En muchos casos están apostando al asilo para ganar tiempo, ya que obtienes el permiso de trabajo por dos años, obtienes licencia de conducir y ganas tu dinero para vivir mientras tanto, hasta que sea negado y venga la deportación y no puedas regresar por 5 años.

The Wynwood Times María Trina Burgos

En otros casos muchos están apostando a que cambie una ley que beneficie a los venezolanos como ocurrió en su época con los cubanos, yo personalmente lo veo bastante difícil que esto ocurra con el Gobierno Norteamericano.

¿Hay diferencias a nivel de inmigración venezolana por el cambio de Gobierno de Obama a el actual gobierno de Trump?

Los demócratas en su estructura son más a favor de la inmigración, por el contrario los republicanos van más hacia defender el suelo americano y enfocados en la violación de la ley, que quiere decir que cuando una persona entra con visa y se queda en el país está violando la normativa.

Hace 5 años se dice que hay 12 millones de ilegales en los Estados Unidos, es decir que para la fecha actual ya debe haber como 20 millones, lo que Trump promete es depurar, bueno, si es así, entonces saca a los criminales, a gente que comete delitos y no merece estar aquí y deportarlos, pero a la gente trabajadora, honesta, dales un permiso de trabajo, es gente que paga impuestos, que tienen ya hijos americanos, van al colegio, y han construido mucho de este país.

El gobierno de Obama tenía una discrecionalidad más suave en el tema de inmigración que en el actual, no deportaban a una señora si tiene hijos americanos y tal, pero ahorita se deporta a todo el mundo si no esta legal. Es decir vienen tiempos duros.

Trump ha hablado de la situación de Venezuela, tenemos aliados en el senado, tenemos a Marco Rubio, a Ileana Ros-Lehtinen, Díaz-Balart, pero aún no hay la persona que haga algo con una opinión mas dura frente al gobierno de Venezuela. Esto de quitarle las visas a los del TSJ y congelarles las cuentas es un paso bueno y si estas personas están metidas en el narcotráfico que es uno de los temas de lucha del gobierno norteamericano y la DEA, por ahí puede ser que reviente la soga como sucedió con Noriega en Panamá.

La parte migratoria esta muy dura, la gente está nerviosa, mucha gente no quiere salir o se ha ido por miedo a ser deportados.

¿Qué opinas del escrache que se ha desatado aquí en los Estados Unidos?

Tu derecho ajeno se limita cuando empieza el del otro, por eso ir a casa de una persona que se le quiere hacer escarcha y se convoca, tu puedes estar en frente de su casa con un cartel y puedes poner lo que tu quieras siempre y cuando no traspases y toques esa casa, ya que se puede llamar a la policía.

Cuando tu estas en un supermercado y ves a esa persona y la empiezas a insultar, esa persona puede llamar a la policía y no la puedes tocar. Si estos altercados verbales terminan de pelea, terminará llegando la policía. Tu estas en todo tu derecho de pararte en una esquina y protestar, pero no puedes entrar en difamación e injuria porque te pueden demandar.

Yo pienso que nosotros cosechamos lo que sembramos, no digo que se lo merecen, pero me entra un fresquito cuando lo hacen.

Es muy duro para un venezolano que perdió todo en Venezuela encontrarse como vecino a otro venezolano que está aquí con el dinero robado.

Exactamente es así.

Es importante aprender de este proceso y de una realidad que no podemos cambiar, es decir no seguir exportando las cosas malas del venezolano, sino las buenas.

Aquí en la oficina, tengo una cajita de pañuelos, porque muchas veces la gente llora y yo lloro con ellos, muchos por tener que dejar el país, por dejar lo que eras para empezar a ser algo que no eres aquí, pero con tal de sobrevivir uno empieza de abajo, pero no importa porque en este país el embudo va hacia la parte ancha y no como en nuestros países que está hacia la parte angosta. Pero hay que tener mucha paciencia, no es fácil emigrar con esposa, familia, hijos pequeños, adolescentes, y además la vida en Venezuela era muy sabrosa.

The Wynwood Times María Trina Burgos

¿Entonces a ti como abogado te toca hacer de psicóloga?

Sí, muchas veces pasa, muchos problemas familiares que se filtran en el transcurso de la conversación para el estatus migratorio.

yo no quiero ejercer sin licencia de psicóloga ni de consejera de familia jejejej, pero sí sé que mucha gente llega pérdida e inocente, les explico que no deben hacer negociaciones ni dar dinero sin consultar, hay que tener mucho cuidado.

¿Cómo hacemos con los venezolanos que se creen abogados y que dan consejos a otros de manera errada para resolver su estatus migratorio? Mira que en las reuniones y fiestas después de la segunda copa todo el mundo es abogado…

Siempre les digo: consulten con un buen abogado o con varios, gaste la plata en consultar su caso, no invente, no crea cuentos, oiga lo que usted quiera, pero no lo crea todo.

Analice, mire que cometer errores en inmigración es un aspecto muy peligroso.

http://mtburgos.com

The Wynwood Times María Trina Burgos