Por Mariana Antúnez. Durante la mayor parte de mi niñez, viví con tres abuelitas de cabellos muy largos y lacios, quienes tenían la (mala) costumbre de hacer recorridos nocturnos por la casa en prolijas batas blancas, con sus melenas canosas como cascadas onduladas...

leer más