Por Ari Silva.

Amo la cocina tanto como amo al cine. Estudié cinematografía y en un momento de mi vida cuando ya había terminado la carrera y comenzaba a tener pequeños trabajos como asistente de montaje de películas, se me presentó una oportunidad única en la vida: ser aprendiz de un gran chef.

Estando de vacaciones en Mérida, Venezuela, en casa de mi amiga Yamila cuya madre es la compositora venezolana Modesta Bor, me invitó a comer al restaurante de la entonces nueva estrella de la cocina nacional: Sumito Esteves. En ese entonces, el chef tenía su (creo) primer restaurante llamado “Sumito” en la localidad turística de Los Chorros de Milla. Ya conocía su cocina por las revistas y estar en sus dominios me impactó tanto que Modesta, quien era muy amiga de Sumito y su padre, lo mandó a llamar a la mesa para saludarlo.

Recuerdo vagamente cuando nos presentaron y ella le dijo: Ella es Ari, es una amiga de la familia y cocina muy rico. No había terminado de darle la mano y ver su maravillosa sonrisa cuando mi amiga terminó diciendo: Ella quiere ser tu aprendiz de cocina. Mi cara palideció como el arroz del contorno y el carismático cocinero me dijo: ¿Quieres ver la cocina? Para mi era Disneylandia. Yo lo admiraba tanto que cuando salió en la portada de Cocina y vino, casi pego su foto en mi cuarto como si fuera una estrella de rock.

Sumito me llevó a su reino, que era una cocina más pequeña de lo que me imaginaba, y me enseñó todos los perolitos que tenía. No recuerdo si le hice preguntas, en ese entonces yo era supertímida y seguramente veía todo boquiabierta: ¡Era la cocina de Sumito Estévez! Al terminar el recorrido, me dijo:

—Si quieres ser la aprendiz del restaurante, tienes que estar aquí a las 7 de la mañana y quedarte hasta el cierre, la temperatura es muy alta y el espacio reducido, y no te puedo pagar hasta que tenga una vacante. Empezarás picando cosas, aseando y todo lo que hace un aprendiz.

Luego me acompañó a la mesa y se despidió amablemente.

Esa noche no pude dormir. Yo tendría unos 23 años, y tomando en cuenta la producción nacional en esa época, el futuro se veía tan oscuro como mi mente tratando de decidir entre dejar la carrera que tanto me había costado que aceptara mi padre, y emprender una nueva como cocinera, pasando de nuevo a ser una estudiante cuando ya ganaba mi propio dinero.

Mi mayor pesadilla aquellos días que restaban de mis vacaciones en Mérida, era tener que decirle a mi padre:

—Papá, ¿tú recuerdas cuando dejé la carrera de administración por el teatro y luego dejé la escuela de derecho por el cine?… ¡Pues, ahora quiero ser chef!

Decliné apenada la oferta de mi chef favorito y volví a Caracas a entrompar varias películas. Terminé dejando el cine por la publicidad y luego sería la televisión la que pagaría mis cuentas, hasta el día de hoy.

Muchas veces me arrepiento de esa decisión, pero luego recuerdo que me he divertido tanto en la televisión y he hecho tan buenos amigos que se me pasa la culpa.  Comparo el estrés que se vive en las cocinas de los restaurantes y siempre será mejor volverse loco en una oficina con aire acondicionado y oliendo rico que en una cocina salpicada de salsas, con calor y a gritos.

Sin embargo, una de las cosas que más disfruto es aquella que ensambla a la perfección mis dos grandes pasiones: El cine gastronómico.

Esas películas que cuentan historias deliciosamente devorables y cálidas como pan recién horneado. Esas crónicas repletas de personajes que aman embadurnarse en mantequilla, hacen que mi corazón salte de alegría infinita. Así que para comenzar este año y aunque estén a dieta, les dejo mi Top 15 de películas suculentas, disfrútenlas:

15- Chef 2014 – Jon Favreau 2014 Escrita, dirigida y protagonizada por Jon Favreau, chef es una road movie tan entretenida como deliciosa. Cansado del irrespeto de su jefe (Dustin Hoffman), el chef Casper decide renunciar a su puesto como jefe de cocina de un prestigioso restaurante en Los Ángeles para emprender una jornada con su hijo en busca de inspiración para su nuevo proyecto.  Con la ayuda de su exesposa (Sofía Vergara) y sus excompañeros de trabajo, restauran un viejo camión y lo convierten en un muy hipster food truck de sándwiches cubanos. Con el favor de las redes sociales, su fama se va haciendo más grande y logran llamar la atención de nuevos y ávidos comensales en su recorrido desde L.A hasta Miami. Esta película cuenta con un elenco multiestelar que incluye también a Scarlett Johansson, John Leguizamo, Oliver Platt, Bobby Cannavale y un especialísimo cameo de Robert Downey Jr.
14- Like water for chocolate (Como agua para chocolate) 1992 – Alfonso Arau. Una de mis favoritas de siempre aunque debo confesar que prefiero la novela de Laura Esquivel que la versión cinematográfica de su entonces esposo, Alfonso Arau. Tita nace con la virtud de que al cocinar puede alterar las emociones de la gente. Condenada por su madre a vivir sin pareja y cuidar de ella; es luego obligada a ceder su novio a su hermana mayor. La tensión y la pasión entre ellos es tan grande, que curiosas y mágicas reacciones suceden cuando cocina para su familia, desatando emociones y lujuria entre todos los que disfrutan de sus dotes culinarias. Si después de verla sientes deseos de preparar alguna de sus recetas afrodisíacas, pueden conseguir las recetas en el recetario/novela de Laura Esquivel.
13- Mostly Martha 2001 – Sandra Nettelbeck Esta “comedia romántica”, es más una especie de drama soft. Martha es una rigurosa, solitaria y malhumorada chef alemana a quien la vida le da un doloroso golpe: su hermana muere y repentinamente se tiene que encargar de su pequeña sobrina de 8 años. La tristeza de ambas es tan grande como su incapacidad para conectarse, lo que lleva a Martha a dedicarle más tiempo a la niña que a su trabajo. La dueña del restaurante decide contratar a un sous chef italiano y este logra establecer un puente de entendimiento entre ella y su sobrina a través de la comida. La escena donde él por fin hace que ella coma la pasta que le preparó es tan deliciosa que es imposible olvidarla. Esta peli tuvo su edulcorado remake americano llamado “No reservations” protagonizado por Katherine Zeta-Jones, Aaron Eckhart y la maravillosa Abigail Breslin (Little miss sunshine). De esta versión solo rescato a la joven Abigail, quien es mucho más carismática que la niña alemana. El final es distinto, pero no se los voy a contar…
12- Today’s special 2009 – David Kaplan Siguiendo en la onda de las comedias románticas, tenemos esta película con sabor a curry. Samir es un sous chef de origen indio quien trabaja en un famoso restaurante en Manhattan. Al no ser promovido al cargo de chef al que aspiraba, decide irse a París para hacer una pasantía no paga con un prestigioso chef. Como era de esperarse un evento trágico le cambia los planes (el infarto de su padre) y nuestro protagonista termina haciéndose cargo del desastroso y poco higiénico restaurante familiar. Por casualidades de la trama, se encuentra con un taxista llamado Akbar, quien le cuenta que le cocinó a la mismísima familia real inglesa. Akbar le enseñará a Samir a disfrutar de la vida y la importancia de conocer los sabores de su tierra. Hay romance, por supuesto.
11- Chocolat 2000 – Lasse Hallström Esta película debería tener un disclaimer antes de comenzar que diga: “Por favor, antes de verla asegúrese de tener suficientes chocolates a la mano”. Incluso a los que no somos muy amigos del chocolate (por favor no me juzguen), los hará salir corriendo a devorar barras y barras. Protagonizada por la siempre hermosa Juliette Binoche y Johnny Depp, cuenta la historia de un pueblo superconservador de Francia a donde llegan la joven chef Vianne y su pequeña hija para abrir una chocolaterie. El pueblo no ve con buena cara a la recién llegada y a su ilegítima hija y le hacen sentir su rechazo. Poco a poco y en dosis achocolatadas de amor y comprensión, Vianne se va ganando a los pueblerinos devolviéndoles las ganas de vivir y la pasión perdida con sus exquisitos chocolates. Alfred Molina hace del villano superconservador y regente del pueblo quien le hará la vida de cuadritos a Vianne, mientras esta se enamora perdidamente de Roux (Johny Depp). Nominada a 5 Óscares incluyendo mejor película.
10- East Side sushi 2014 – Anthony Lucero Juana vende frutas en un carrito para criar a su hija y ayudar a su padre, pero en el fondo sueña con un futuro mejor. Decide un día (después que la roban y la golpean) buscar un trabajo como cocinera en un restaurante de Sushi. Con su experiencia en taquerías y manejando el cuchillo como una verdadera samurái, ella consigue que la acepten en un restaurante japonés. Poco a poco va aprendiendo de la mano del chef y se convierte en una verdadera sushi chef. Pero es mexicana y mujer y el dueño del establecimiento nunca le dan la oportunidad de estar ante la vista de todos, porque no se ve bien que una mexicana prepare rolls. Decide Juana ganarse el respeto de todos concursando en un duelo de cocineros. Divertida y romántica, esta comedia les dará un fresquito en el alma.
9- Le Chef (comme un chef) 2012 – Daniel Cohen Conseguí esta divertida comedia francesa por casualidad en la internet. Jean Reno es uno de mis amores en la gran pantalla desde “Le Grand blue”, donde por cierto, tiene varias escenas devorando la pasta de su “mamma”. Nunca olvidaré la escena del “Spaguetti Frutti del Mare”. En esta película, Reno interpreta al chef Alexandre Lagarde quien está a punto de perder su estrella Michelin porque su cocina ya pasó de moda y no prepara comida “molecular”. Un día prueba un plato que sirven en un albergue de ancianos y pide conocer al cocinero. El joven aspirante a chef, Jacky es el autor del maravilloso plato y le pide que trabaje con él para mejorar su menú y hacerlo “moderno”. Alexandre ayuda a Jacky a recuperar a su novia embarazada que lo deja por mentiroso y ambos emprenden una amistad culinaria que los llevará juntos a tener su programa de televisión. El final es superdivertido. Nominada a 5 Óscares incluyendo mejor película.

8- Haute cuisine (Les saveurs du palais) 2012 – Christian Vincent

Basada en parte en la historia real de Danièle Mazet-Delpeuch, la primera mujer que desempeñó el cargo de cocinera personal de un presidente en Francia (Francois Mitterand). Hortense (su nombre en la ficción), se enfrenta un personal en extremo celoso de la tradicional cocina francesa, pero pronto su carácter fuerte logra sorprender el paladar del presidente, ganándose así el respeto de sus subalternos y del personal de palacio.

La interpretación de Catherine Frot es tan buena, que de verdad nos hace creer que es una verdadera chef. Las escenas de comida son estupendas.

Y pendientes, seguimos en la cuenta regresiva hasta el número 1 en el próximo artículo…

 

IG: @Arisilva.kitchen