TWT

por Rayma 

 

¿Cómo descubre Ricardo Gil el camino de la construcción creativa de ciudades vegetales?

La pasión por el mundo vegetal y los primeros recuerdos de infancia van de la mano, con amigos imaginarios que vivían en el jardín, las plantas las que me proporcionaban cobijo, así jugué y crecí, siempre fascinado por ese mundo mágico y cambiante que la naturaleza nos regala cada día, árboles, plantas, hojas, flores, frutos y semillas. El contacto y admiración por la naturaleza siempre ha estado, es algo que nace desde el corazón, donde siempre hay  paz. El estudio y práctica de la agricultura desde la juventud, tanto como alumno y como profesor, me llevó a vivir en la Gran Sabana, en Venezuela, unos de los lugares más antiguos del mundo, con suelos “muy pobres” en términos agrícolas, ya que están cargados de oro y diamantes. Esta experiencia me hizo profundizar en la irrigación y nutrición de las plantas, en la importancia que los Indígenas Pemones le dan a la posición de la luna y los planetas, todo eso me llevó al estudio de la astrología donde obtuve una visión holística, comprendiendo como ser humano nuestra capacidad de separación, descubriendo la individualidad y  al mismo tiempo formando parte del todo sin el cual no podemos existir. Ver las plantas como individuos semejantes a mí, ha hecho que estas sean mis grandes maestras, que sienten mis emociones y responden ante ellas, la diversidad vegetal me  ha servido de espejo para ver mi alma y de todos aquellos que se involucran en una relación con ellas. Por una razón u otra me fui envolviendo laboralmente en el campo ornamental, regresando a los jardines como lo hacia de niño.

La construcción de ciudades vegetales es mi sueño, es fruto de esa historia, donde el hombre convive en comunión con la Madre Naturaleza. Ciudades donde sus paredes y techos estarían forradas con plantas, cambiantes de acuerdo a la época del año, ellas nos proporcionan excelentes aislantes térmicos, que repercuten en ahorro sustancial energético, embelleciendo de nuestro entorno. Es una combinación de conocimiento, sensibilidad y armonía, en una sola palabra: ARTE, el arte de cultivar. Organizar ciertos elementos para que el milagro de la vida ocurra, utilizando nuestra sorprendente tecnología a favor de la coexistencia dentro de nuestro único conocido Planeta que alberga la vida. 40 o 50 años atrás lo  podíamos ver como mera utopía, hoy lo vemos en propuestas de famosos arquitectos europeos como Luc Schuiten o Vincent Callebaut, como el Botánico Patric Blanc con sus afamados jardines verticales, o como para lo que hoy es una meta para el  Gobierno Federal de Australia el cual afirma: “Trabajaremos con las ciudades australianas para establecer objetivos de década a década hasta el 2.050 para una mayor cobertura general de árboles”. “Las ciudades verdes – ciudades con altos niveles de árboles, follaje y espacios verdes – brindan enormes beneficios a sus residentes. El aumento de la cobertura del dosel urbano disminuye el calor, lo que mejora la salud y la calidad de vida”. O como ente importante está Ignacio Solano, quien junto a su equipo de Paisajismo Urbano se ha dedicado a construir y capacitar personas alrededor del mundo para la construcción de Jardines verticales.

Mi trabajo busca expresar en el mundo del arte este mismo concepto mediante pequeños jardines verticales donde el ser humano sensible y con recursos, se una a esta concepción de ciudades verdes, ecológicas, sustentables, orgánicas. Proponiendo a la Naturaleza como pilar de armonía y belleza en si misma.

¿Cuáles son las estructuras fundamentales que deben existir para crear un ecosistema vegetal?

La estructura para crear un ecosistema expresado de una forma sencilla está compuesta por dos elementos fundamentales, por una parte, el Biotopo, hábitat o medio ambiente, los tres prácticamente sinónimos, son el medio físico con sus propiedades físico-químicas específicas de un espacio determinado, que servirá de sustento al segundo elemento, la Biocenosis formada por el conjunto de todos los organismos vivos que cohabitan y establecen relaciones de control entre sí.  Un Ecosistema Vegetal “puro” como tal no existe, nos referimos a este, cuando no están presentes animales superiores, ya que las plantas que vemos en un determinado “ecosistema vegetal” son “el reflejo” del complejo proceso que está ocurriendo en un ecosistema en particular. El Suelo proporciona el sustento y el Clima ofrece las condiciones a las comunidades de organismos, compuestas de diversas poblaciones que habitan en el Suelo, en condiciones determinadas,  son las responsables de la salud de cada individuo vegetal, quienes a su vez unidos entre sí como población y en comunidad con otras poblaciones dan las condiciones para que la biodiversidad del suelo ocurra. En cualquier suelo natural y saludable para el desarrollo de las plantas encontramos colonias de bacterias, hongos, lombrices e insectos degradadores.

La estructura de creación de un ecosistema es las condiciones necesarias para que se genere un equilibrio dinámico en un ambiente determinado, en una primera impresión, parece algo muy complicado ya que pensamos que nosotros ejerceremos el control. Para el comienzo de un “Ecosistema Vegetal” debemos comenzar por el suelo, ricos en materia orgánica, en proceso de descomposición, agua vital para la vida de las plantas y en escoger plantas capases de desarrollarse en las condiciones ambientales del lugar donde queremos establecer el ecosistema.

¿Qué debemos aprender de las plantas y sus metáforas?

De las plantas podemos aprender un manual de vida. Hay metáforas sobre un jardín y su jardinero que explican de manera muy simple como ellas nos dan un mapa de vida para la interrelación entre nosotros mismos como seres vivientes que pertenecemos a un ecosistema totalmente relacionado el cual depende de cada uno para su apto funcionamiento y equilibrio. Nos sentimos seres individuales, absolutos dueños de la verdad sin tener presente que cada una de nuestras acciones modifica por pequeñas que parezcan el mundo en el que vivimos.  Nuestra vida es como un jardín donde cada una de las plantas que están en él, son la familia, el trabajo, los amigos, etc. Cada planta de este jardín necesita su propio cuidado individual su propia cantidad de luz, agua, fertilización, etc.

Algunas se pueden sembrar en grupo requiriendo menos cuidado otras necesitan para sobrevivir un cuidado exhaustivo, tenemos que tener paciencia para lograr ver crecer y germinar las flores y frutos, también veremos que algunas a pesar del cuidado mueren, que no podemos por impaciencia superpoblar el espacio, que hay unas que debemos esperar años para disfrutar de su esplendor y otras en cuestión de días nos dan sus flores y belleza pero también son las más etéreas en su existencia. También están las malas hierbas que nacen solas por doquier y que debemos sacar a tiempo con paciencia no buscando soluciones rápidas que pueden acabar con muchas de nuestras preciadas plantas, es mejor sacarlas de raíz y esto implica tiempo y esfuerzo.
Que cada una de las plantas y árboles de nuestro jardín están en constante cambio y la interrelación entre ellas es absoluta para el equilibrio y supervivencia de él, en la medida que aprendemos donde colocar cada planta, el espacio que necesita, la cantidad de agua, luz, podremos tener un jardín hermoso. Así mismo pasa con nuestra vida es un jardín que plantamos en donde también nacerán malas hierbas y queda de nuestra parte aprender a relacionarnos con él para que además después de que hayamos partido dejemos sembrado un lugar que sirva para la paz y toma de conciencia de nuestra interrelación universal.

¿Cuál es tu musa en el planeta verde?

Como todo está conectado en esta existencia cosa que aprendo cada día más y sobretodo las energías cósmicas que científicamente afectan las mareas, las plantas, nuestra circulación, todos los líquidos de la tierra. Si tengo mis musas las cuales de cierta manera intelectual han influenciado por decirlo de una forma meramente literal mi visión universal de la creación, sus acciones y reacciones. Urania la más joven de las Musas que representa la Astronomía, Astrología y también de la ciencia exacta de las Matemáticas.

La representante de la bóveda celeste universal con el globo terráqueo en una de sus manos y el compás en la otra, coronada de estrellas. Como símbolo de la influencia absoluta que mantiene las fuerzas naturales con los astros para su siembra, poda, recolección, navegación, etc. El arte es inseparable de las matemáticas en todas sus creaciones desde la perspectiva visual para su equilibrio y belleza, más cuando hablamos de formar un ecosistema el cual queremos introducir en un espacio urbano. Este se convierte en un lienzo tridimensional en el cual debemos estudiar y calcular de una forma artísticas la inter relación de las plantas entre ellas, la luz, el clima, el lugar, la capacidad de crecimiento y el objetivo que queremos lograr de acuerdo al espacio donde se valla a trabajar. Sin embargo, si quiero ser sincero la Naturaleza es la Musa universal. Te enseña cómo vivir, si le prestas atención en tu día a día así sea en una pequeña flor, a lo lejos una montaña, el árbol que está en la esquina de tu casa, el jardín desde tu ventana, el verde de tu ciudad y empiezas a tomar consciencia diaria de su presencia te aseguro el cambio en tu persecución de la vida es muy beneficioso, los valores con relación a tu entorno te cambiarán.

La Madre Naturaleza es eso la Madre, quien nos permite la existencia en esta pequeña nave que llamamos planeta tierra, ella es quien me motiva para crear respetando sus pautas al realizar obras naturales que confronten al espectador para su placer y también sientan la necesidad de querer colaborar con el verde en su entorno, exigiendo cada vez más espacios ganados para su rescate por el beneficio de todos. Esto es lo busco como fin último.

¿Cómo te viniste a Estados Unidos y cuáles han sido tus proyectos creativos desde tu llegada?

Realicé un viaje a Miami en octubre del 2014, donde hice contacto con Ram Matheus y con Eco Green Property Maintenance, LLC donde les conté que me encontraba trabajando para una exposición que tendría en diciembre de ese mismo año, invitado por parte de la mecenas Tulia González,  haciendo pequeños jardines verticales, que serían expuestos como cuadros vegetales, buscando sensibilizar ante la naturaleza a espectadores de arte. Por mi pasión por el mundo natural vi una oportunidad que se convirtió en proyecto y que se mantiene viva, “poner la naturaleza a la altura de los ojos del espectador en salas de arte”. La propuesta de proporcionar obras creadas con plantas, permitiendo al hombre citadino reencontrarse con lo natural.

“Organic Arte” fue una exposición en El Centro de Arte Los Galpones, ubicado en los Chorros, Caracas – Venezuela, donde ya había construido años atrás, tres jardines verticales en tres de las fachadas de sus galpones, comenzó el 07 de diciembre del 2014, con 14 obras, originalmente por 2 semanas, pero que tuvimos que mantener las puestas abiertas hasta el 1ro de febrero de 2017, realizando 9 obras adicionales en el lugar.

Eco Green me hizo una propuesta de trabajo, para lo cual arreglé mi documentación y me vine a trabajar.  Hicimos dos Jardines Verticales temporales, que sirvieron de fondo para fotografiar a famosos artistas del mundo del espectáculo: el primero “I Heart Radio Fiesta Latina” el 08-11-2015, en el American Airlines Arena, en Miami. El segundo “L’eden by Perrier Juet Miami”, VIP Party Art Basel 2015 en el Faena Hotel 3201 Collins Ave, Miami Beach.

Con mi llegada en noviembre del 2015, formamos Organic Green Walls Corp. con la que hicimos más de 20 jardines verticales tales como “Afrodita” & “Senene” en 1701 Purdy Ave, PH Miami Beach, noviembre del 2015; “Kala” en 175 SE 25th Miami, “Cathy” & “James” en 3575 Battersea Rd, Miami, enero 2016; “Paradise” en 6227 Paradise Point Dr.  Palmetto Bay, “Jose” & Maria” en Cartagena Ave. Coral Gables febrero 2016; “Grace” 910 17th Ter Cayo Hueso, “Aviwall” SW 72 Ave Pinecrest, Marzo 2016; “Cascade into the Plants” FER SUCRE POP GALERY, 2609 N Miami Ave, Miami, abril 2016; “Choroni” Casabe Bistro 305, 1762 Coral Way Miami, mayo 2016; “Mirror into de Plants” SUCRE POP GALERY, 2609 N Miami Ave, Miami, “Arianna” Italgres Showroom 2001 NW 72nd Ave Miami junio 2016; “Andres” 8901 NW 188 Ter Hialeah, 08-01-2016; Evolution Advance Nutrition, 24 NW 28th St Miami, “Camuy” 24 NW 28th St Miami, noviembre 2016; “Tunja” Casabe Bistro 305, 1762 Coral Way Miami, diciembre 2017, y otras piezas de Cuadros Vegetales como  “Caladium”, “Orco”, “Aracnida”, “Moneditas, “Yellow Mom”, “Pink Mom” and “White Mom”  

A principio de 2017 se me abrió una posibilidad de trabajo en St. Augustine, querían un jardín vertical en la entrada de la urbanización “Villages of Seloy”, el paisajismo en general presentaba graves problemas de riego, por lo que la primera propuesta fue comenzar con la reparación de un sistema de automatización de Riego para la urbanización con 47 áreas de riego construidas pero que mal funcionaban y con más de 100 áreas por construir,luego les hice la propuesta del “Manejo Orgánico” de todo el paisajismo, lo cual ejecutamos durante un año, sembramos 28 casas y un “Green Space” de más de 30.000 SQFT y 45 árboles.

En diciembre de 2017, durante el Art Bassel, en la ciudad de Miami, Hicimos un evento “SimplyGoodMiami” en 210 NW 73 Rd., abriendo el 4, con un “Family and Friends Preview” durante el cual presenté un performance de construcción de Jardín Vertical, donde el público participó en selección y composición para completar una de las obras presentadas. La exposición estuvo abierta toda la semana y cerro el sábado 9, donde se presentaron 4 obras: “Antonieta”, “Nara”, “Max 1” y “Max2”; esta última quedó instalada de forma permanente a la entrada de SimplyGood.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro en este mundo de la ecología y la vida vegetal?

Yo sigo con mi proyecto de autoexpresión mediante mi obra, promover la concientización del ser, contribuir a sensibilizarnos como seres humanos, con los sentidos en la naturaleza, al rescate para no sentirnos separados, aislados, masas que necesitan identificarse con una marca, con una moda, con una tendencia, procuro a través del arte cultivar las virtudes humanas, que cada uno de lo mejor de sí, en el lugar donde nos toque. Poder transmitir el gozo que he sentido mediante la contemplación de la creación, sin ser rebuscada, más bien sensible, sencilla, paciente, alerta ante el regalo del instante, cuando somos capaces de sorprendernos ante lo que nos rodea, cuando no perdemos el niño interior que se siente al mismo tiempo águila y mariposa, en última instancia capaz de volar, traspasar nuestras propias barreras, permitirnos sentir y compartir.

Con mis 52 años, emigrando, a una tierra extraña pero que hoy la siento mía, ya que en realidad siempre me he sentido parte del planeta, terrícola, la esencia de ser venezolano la llevo dentro porque fue en la basta geografía de Venezuela absolutamente diversa, desértica, selvática, montañosa, costeña, sabanera, llanera, isleña, salvaje, virgen, autóctona y pare de contar, la tierra que me parió y me enseñó a trabajar y amar en abundancia la diversidad del mundo natural. Las selvas sonoras, tupidas, inmensas donde los rayos de luz se cuelan entre las sombras, deslumbrando en su interior un dinámico equilibrio lleno de vida, alberga una gran biodiversidad tropical llena de color, sabor, conocimiento y sabiduría; arte viviente, donde la obra puesta en escena danza sin detenerse en teatros bajo la bóveda celestial.

Quiero plasmar en cada espacio lo natural, hacer un pequeño homenaje a mi hermosa tierra quiero sembrar en su honor y llenar de verde y color cada lugar en el cual se me permita realizar el más bello arte natural en su nombre, el de mis hijos y el mío.

Quiero con el arte de sembrar, en la modernidad, con las mejores herramientas, tecnologías y conciencia colectiva extasiar los más sublimes sentidos para conseguir las dadivas del equilibrio natural, biológico, integral en beneficio de todos. Este país tiene la gran ventaja de poder tener infinitos recursos dándome oportunidad de trabajar y crear.