Románicos: chocolate orgasmo

Ene 31, 2017

TWT

Románicos

El chocolate y el deseo van de la mano y son los culpables de uno de los siete pecados capitales como lo es la lujuria, ya sea de la manera clásica o la gastronómica. Así nace el arte de hacer chocolates para sus dueñas María Alejandra Begay y María Waleska Vivas  con un estilo único como los capiteles románicos del siglo XI y XII.

En Miami se ha desarrollado un ADN de cacao concebido por las manos de estas dos artesanas chocolateras y empresarias venezolanas que están al frente de sus tiendas Románicos en Coral Way y Guayaba y chocolates en la famosa Calle 8.

El Amor esta ligado de manera ancestral al chocolate y este espacio de lujuria y deseo en el paladar nos puede dar una idea de una infinidad de combinaciones que podemos encontrar para propiciar un encuentro con la persona que amamos o para compartir los recursos de la infancia en esa memoria feliz del paladar.

En Románicos, la joya de la corona son las Trufas, que son una especie de representación de la realeza pero en versión chocolate, la receta es de la abuela y forma parte del secreto mejor guardado de la familia.

Hacer chocolate en Miami ha sido una tarea difícil, una ciudad playera y con un clima caliente nunca asegura el buen desenvolvimiento del chocolate, lo cual hace que se tenga que invertir mucho en una logística de cuidados, refrigerados y transporte.

 

El chocolate de románicos está basado en el gusto europeo , es decir chocolate puro, menos dulce y con tradición francesa, mas allá de tener la base del cacao es venezolano que es el mejor del mundo.

Dirección: 2337 Coral Way, Miami, FL 33145

 

 

Guayaba y Chocolate

Es un espacio gastronómico en la calle 8 para adaptar desde Románicos un paladar más dimensional en las tradiciones latinas, en lo que busca el turista al  reconocer los sabores de Miami y en darse un recorrido con las opciones que puedan alegrar el paladar con sabores latino. El proyecto de Guayaba y chocolate es comunitario, se quiere incorporar artesanos nuevos que trabajen con pequeñas y cuidadas producciones para juntar un mercado más artesanal y diverso. Dulce de leche, guayaba y queso crema, mango, parchita o fruta de la pasión, picante, son algunos de los suculentos sabores que forman el  guaguancó perfecto para explotar en la boca.

Los secretos del chocolate son infinitos, y en el amor pasan a ser cada día más: si el amor es colombiano, cubano o venezolano, va bien con la combinación de  guayaba y queso, piña o mango, si el amor es norteamericano es mejor un paladar más cercano a las  avellanas , arándanos  o galletas crocantes y crema.

Dirección:1603 SW 8th St, Miami, FL 33135