Rosa Montero: escribes para poner luz en la oscuridad que es el ser humano

Jun 1, 2017 | Entrevistas

Entrevista Rosa Montero
por Rayma

Después de leer tus entrevistas me he dado cuenta que a Rosa Montero se le ha preguntado “todo” y lo mas increíble es que ella lo ha contestado “todo” con una paciencia impresionante…

jajaja  Bueno como no voy a tener paciencia y agradecimiento, si he sido tantos años entrevistadora y se muy bien lo que es una entrevista, pero sí, yo tengo la sensación de que me han preguntado “todo” y llevo como 40 años siendo entrevistada.

Ser periodista mas allá de escritora te ayuda a ponerte del otro lado de la barda y hacer mas concesiones con el periodismo?

Bueno, algunas veces te irrita mucho más, sobre todo cuando te das cuenta que hay alguien que no ha preparado nada, que ni te esta escuchando mientras hablas. Yo siempre digo que en periodismo hay una regla de oro que es: nunca hagas una pregunta cuya respuesta no te interesa saber, parece un perogrullada, pero no lo es. Si no tienes curiosidad por aprender, entonces ¿para qué te haces periodista?

¿Cómo congenias con la mujer periodista racional y la escritora friccionada ?

Es facilísimo, no hay un solo escritor que cultive un solo género, ser plumilla como llamamos en España, que es escribir en medios, es un género literario como cualquier otro, exactamente igual que la poesía, que la ficción, y puedes alcanzar el mismo nivel de excelencia en ellas. El libro A sangre fría de Truman Capote es un reportaje y es un libro espectacular. Entonces todos los escritores somos varias cosas, por ejemplo: Octavio Paz fue poeta y ensayista, y con lo divergentes que son estos dos géneros, mucho mas divergentes que el periodismo y la ficción y sin embargo cuando hablamos de esas dualidades la gente no le pregunta como combinó la poesía con el ensayo, pero con el periodismo sí, y te lo preguntan muchas veces.

Por otro lado la mayor parte de los novelistas son periodistas también, por ejemplo Hemingway, Graham Greene, Garcia Marquez, el premio Nobel Naipaul entre otros.

Yo me considero una escritora que cultiva la ficción, el periodismo y el ensayo, pero para mí la ficción es un espacio vital que me relaciona a la pasión mas absoluta, yo como la gran mayoría de los novelistas empecé a escribir de niña, mi madre fechó y guardó los primeros cuentos que escribí a los 5 años que eran sobre ranitas que hablaban y los tengo en casa, es por eso que desde que me recuerdo como persona me recuerdo escribiendo ficción y es por eso que esta actividad forma parte de la definición orgánica de lo que yo soy. Es como un esqueleto exógeno que me mantiene en pie y no sabría vivir sin eso, es decir pertenece a mi ser intimo, mientras que el periodismo lo elegí en mi adolescencia cuando tenia que elegir algo de que vivir. El periodismo me gusta mucho, he aprendido mucho de el, pero pertenece a mi ser social, es una profesión y podría dejarla, pero la ficción no.

Es difícil compaginar la novela con cualquier otra actividad que tengas para vivir, porque no se debe vivir de la novela, la novela debe ser un ámbito de libertad absoluto, y ya tienes bastantes presiones del mercado, de tu propia sanidad y si encima tienes que pagar el recibo de la casa será fatal. Por eso hay que vivir de otra cosa.

En el periodismo la claridad es un valor, mientras mas clara y menos equívoca sea una pieza periodística mejor y en la novela la ambigüedad es un valor, mientras mas lecturas tenga incluso contradictorias, mejor será la novela.

En el periodismo hablas de los arboles y en la novela hablas del bosque, son relaciones con la realidad distintas, en periodismo hablas de lo que sabes, te documentas, preguntas, etc. y en novela tu no eliges las novelas que cuentas, sino ellas te eligen a tí, son como sueños con los ojos abiertos. En la novela hablas de lo que no sabes que sabes, es mucho mas inconsciente.

¿La escritura es una forma de vaciarte?

Los escritores somos los obreros de la literatura, porque te metes horas y horas de tu tiempo a inventar un personaje con bigote que no existe y que lleva zapatos de charol, que no existe, que atraviesa una puerta pintada de rojo, que no existe, y en eso te pasas tres años, por lo cual no hay ninguna regla que te diga que lo que estas haciendo tenga sentido, pero somos tan menesterosos que necesitas que al otro lado haya alguien que te diga que lo que estas haciendo le sirve.

The wynwood times Rosa montero

 

Los novelistas somos como niños que no hemos terminado de madurar, tenemos esa imaginación tremenda que funciona sola, que sales a la calle y ves pasear un perro e imaginas que es un dragón y en la pubertad te dice el entorno que esas son imaginaciones y mucha gente lo deja, pero los escritores no lo dejamos, seguimos jugando con esas cosas, porque escribir se escribe en la cabeza, por lo tanto estamos todo el rato con veinte mil imaginaciones dando vueltas e ideas que llegan y se van, pero de repente una de esas ideas que nace del inconsciente , del mismo lugar donde nacen los sueños, llega y te emociona mucho y te turba, y allí sientes que esto tienes que contarlo y compartirlo. Es allí donde nace una novela.

Cuando tienes una etapa de bloqueo, que me pasó después de mi tercera novela (Te trataré como una reina) estuve tres años bloqueada, empece una novela y se me murio, llevaba cien paginas y las tiré. Pero lo que se bloquea no es la escritura sino la cabeza. José Donoso lo llamaba “La Seca” y tenía toda la razón porque deja de estar ese juego imaginario y allí pierdes contacto con la escritura, es como si no pudieras sentir la vida.

Hay un verso de Fernando Pessoa que dice :

El poeta es un fingidor,
finge tan completamente
que finge sentir dolor
del dolor que en verdad siente

De alguna manera tu psique y tu manera de relacionarte con el mundo es por estas historias.

¿Existe un hilo de Ariadna en tu obra?

Todos escribimos sobre lo mismo, escribes sobre tus propias obsesiones, no escribes para enseñar nada, escribes para aprender, escribes para poner un poco de luz en la oscuridad que es el ser humano. La literatura contemporánea está muy centrada en la muerte, pero en mi caso soy muy existencialista y todos mis libros desde el que publiqué con 28 años está la muerte como tema esencial, el sentido de la vida si es que tiene alguno, el paso del tiempo, y lo que el tiempo nos hace y nos deshace, porque vivir es irse deshaciendo en el tiempo. La identidad , la falta de credibilidad en la realidad, lo que entendemos por realidad es una convención y una creación  imaginaria en muchos sentidos y que se deshace todo el rato. La memoria como invento , el creemos que recordamos cuando en realidad la memoria es un invento , es un cuento que nos contamos a nosotros mismos y que vamos cambiando con el tiempo. La memoria es un cuento en construcción, lo que yo hoy recuerdo de mi infancia no es lo que recordaba hace veinte años.

Y yo tengo un hermano, con el que aveces recuerdo cosas de la infancia y de la familia que hemos vivido los dos y yo te aseguro que los padres de mi hermano no tienen nada que ver con mis padres, él se los ha inventado de otra manera.

The wynwood times Rosa montero

También existe un tema y es el poder y la relación de los seres humanos por vínculos de poder, el amor pasional y el amor no pasional, sino la necesidad del otro para que la vida merezca la pena de llamarse vida, somos animales sociales y necesitamos al otro.

Mis libros parece que son muy distintos unos de otros, pero en realidad siempre hablan de lo mismo, solo que voy buscando una nueva manera de contármelo para intentar buscar una vía mas profunda, mas exacta y mas bella de contarlo.

Pienso que eres una filosofa que en lugar de escribir ensayos muy elaborados, utilizas en lo cotidiano pequeñas metáforas de vida.

Sí, que bonito, es que me une las dos partes, una parte muy racional y lógica con la parte loca e imaginaria, y para mí es perfecto porque las dos cosas combinan fenomenal.

¿Como te manejas en la representación machista del mundo contemporáneo , tu naciste y creciste en la dictadura de Franco, ¿es la escritura una oxigenación ?

Pienso que de ahí viene mi interés por el tema del Poder, el abuso, el fanatismo, el dogmatismo, que está en muchos de mis libros.

Existen muchas otras dictaduras como el tiempo, la edad y todo lo que nos oprime como mujeres

Si, es la búsqueda de la veracidad en la vida, poder vivir lo más cercano a lo que quieres y como descubrirlo. Casi siempre intentamos responder a los deseos de los otros mas que buscar nuestros propios deseos que pueden estar camuflados.

Háblanos un poco de tu último libro “La Carne

Esta es una de mis novelas con mas sentido del humor, yo creo que es muy necesario, porque sino seria un melodrama tremendo, habla de cosas muy graves, pero las habla con tanto sentido del humor que coloca las cosas en su lugar. Nos demuestra que en realidad la tragedia humana es pequeña , que todos somos parecidos y que el dolor compartido como que duele menos, así que el sentido del humor resulta muy consolador también.

¿Tu protagonista Soledad una mujer de 60 años empieza una trama sexual que no todas las mujeres pueden contarla en cualquier sociedad?

Para mí es completamente natural, no he tenido la intención de romper ningún tabú y lo que he querido hablar es del sexo y punto. Para mí que estoy rodeada de hombres y mujeres de 60 años mas o menos que van en busca de  sexo como todo el mundo, que aspiran a tener cuanto mas sexo mejor.

¿Que pasa, que a las mujeres nos desconectan a que edad? un día te levantas y ¡zas!, ¿alguien te ha apagado?.

Nadie le dice a Richard Gere que es valiente por hablar de la sexualidad de los hombre de 67 años que ademas se acuestan y se casan con chicas de 37 años mas jóvenes , o de los Rolling Stones que son todos ya de 70 y tantos. Es decir que para mí es una naturalidad total, vivo en un mundo donde hay mucha gente mayor , hombres y mujeres que siguen ligando, buscando, follando, lo mas que pueden.

Tienes el privilegio de vivir en una sociedad abierta como la española, ¿ Latino América no gozan de esos privilegios?

Yo lo que se es que hay una vida oculta de las mujeres, ahora miramos hacia atrás y parece que no ha  habido mujeres porque estaban juzgadas y oprimidas, bueno es verdad, no han podido estudiar en la universidad hasta principios del siglo XX, no han podido votar hasta mediados del siglo XX, pero han habido montones de mujeres que pese a eso, se las han arreglado para hacer cosas increíbles, y lo verdaderamente tremendo es que luego esas mujeres eran silenciadas por el patriarcado o por los historiadores que las han desaparecido de lo publico. Es decir que la vida de las mujeres es una vida secreta, clandestina y olvidada.

Por ejemplo, las tablas de Kepler las inventó una mujer, el primer texto escrito en el mundo no ha sido el Gilgamesh sino un texto de una mujer y así todo ha quedado oculto.

Se dice que los hombres son unos infieles y que las mujeres son fieles, eso es mentira, con todos los estudios que se han realizado hay una constante en España y en todo el mundo de que un 34% de hombres y mujeres en el mundo son infieles en el matrimonio. Lo que pasa es que las mujeres vivimos en la clandestinidad y somos como la resistencia, por eso te digo que estoy segura que a los 60 años follan igual mujeres que hombres, pero nos mantenemos mutis …jejej.

 

Pienso que de ahí viene mi interés por el tema del Poder, el abuso, el fanatismo, el dogmatismo, que está en muchos de mis libros.

¿Después de escribir tu libro la carne, piensas que vivimos en una sociedad caníbal?

El mundo es duro, la vida es difícil y hacemos lo que podemos. En concreto mi personaje Soledad ha tenido muy mala suerte en la vida , ha llegado a los 60 sin una relación estable, que yo quería investigar eso, es decir el como se siento una persona hombre o mujer que llega a los 60 y solo ha tenido un montón de amantes pero sin ninguna relación estable, y que entonces pueda decir (No voy a conocer el amor en mi vida) y ¿qué herida sería esa?

Lo que pasa es que cuando estaba terminando de escribir este último libro, me di cuenta que hay montones de hombres y mujeres que llevan veinte años casados o que se han casado y separado tres veces y sin embargo comparten con Soledad la misma sensación y la misma herida, porque aunque hayan tenido otras convivencia , nunca se han sentido queridos de la manera que querían ser queridos y por consiguiente no han entregado a nadie ese amor puro y recóndito que guardaban para alguien especial. Esto sucede porque no sabemos vivir y podemos convertir la vida en un maldito desastre. Hay una frase de Oscar Wilde maravillosa que dice: “para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos”. Es una frase perfecta y muy sabia porque habla de la insatisfacción humana , de las ansias de plenitud total que nos llevan al fracaso porque esa plenitud es imposible.

El mundo es duro, la vida es difícil y hacemos lo que podemos. En concreto mi personaje Sole-dad ha tenido muy mala suerte en la vida , ha llegado a los 60 sin una relación estable, que yo quería investigar eso, es decir el como se siento una persona hombre o mujer que llega a los 60 y solo ha tenido un montón de amantes pero sin ninguna relación estable, y que entonces pueda decir (No voy a conocer el amor en mi vida) y ¿qué herida sería esa?

Lo que pasa es que cuando estaba terminando de escribir este último libro, me di cuenta que hay montones de hombres y mujeres que llevan veinte años casados o que se han casado y separado tres veces y sin embargo comparten con Soledad la misma sensación y la misma herida, porque aunque hayan tenido otras convivencia , nunca se han sentido queridos de la manera que querían ser queridos y por consiguiente no han entregado a nadie ese amor puro y recóndito que guardaban para alguien especial. Esto sucede porque no sabemos vivir y pode-mos convertir la vida en un maldito desastre. Hay una frase de Oscar Wilde maravillosa que dice: “para la mayoría de nosotros la verdadera vida es la vida que no llevamos”. Es una frase perfecta y muy sabia porque habla de la insatisfacción humana , de las ansias de plenitud total que nos llevan al fracaso porque esa plenitud es imposible.