Memphis y New Orleans son referentes universales del R&B y el Soul. Pero en Miami, el barrio de Overtown fue crucial en su nacimiento y el sello discográfico independiente más grande del mundo en estos géneros, estuvo ubicado en un wharehouse de Hialeah.

Por Pedro Medina León.

La historia de Miami ha sido indiferente con el barrio afroamericano de Overtwon, las pocas páginas que le dedica son para rescatar los nefastos riots que se dieron allí, principalmente el de Arthur Mac Duffie, por su inevitable repercusión en los medios. Entre las décadas de 1930 y 1950, sin embargo, Overtown gozó de tanto esplendor que a su arteria principal, la 2nd Avenue, se le conoció con el nombre de Little Broadway. Los escenarios de sus teatros, nightclubs y cabarets fueron una meca musical por la que desfilaron Ella Fitzgerald, Louis Armstrong, Nat King Cole y grandes voces del Soul, de los cuales, tal vez los más recordados, sea el duo Sam & Dave –Sam Moore era autóctono de Miami–.

En esa época de efervescencia se libró la Segunda Guerra Mundial y el gran favorecido con las secuelas fue el estado de Florida: el desplazamiento de las tropas que lo tomaron de campo de concentración, generó un crecimiento económico no menor y habitantes de todo el país emigraron hacia este extremo sur en busca de mejores oportunidades. Entre ellos, en 1948, llegó Henry Stone –Henry Epstein de nacimiento– músico aficionado quien había servido al ejército de una manera peculiar: tocaba la trompeta antes que las tropas salieran a sus misiones. A Stone lo recibió Jacksonville y su primer negocio fue la venta de vinilos. La demanda del público en el comercio de discos llamó su atención y el asombro continuó cuando encontró la interesantísima, y desconocida en otras geografías, movida musical de Florida, donde los nombres de Ray Charles, Chuby Checker y Hank Ballard encabezan los flyers de los conciertos de fin de semana.

La estancia en Jacksonville duró unos meses, y su siguiente punto fue Miami, ciudad en la que vivió hasta que falleció en 2014, y si antes se había impresionado por el contexto musical, aquí confirmó que se encontraba en uno de los lugares más ricos y exóticos para los ritmos Soul y R&B, por sus influencias caribeñas, sobre todo de las Bahamas. Entonces Stone incursionó por completo en la industria, fue productor, distribuidor y propietario de sellos discográficos. Empezó en un pequeño local en Flagler Avenue, donde grabó Ray Charles, y después se mudó a Hialeah, donde se grabó la legendaria “The Twist”, de Hank Ballard –antes que Chubby Checker la hiciera conocida– y canciones de James Brown y Betty Wright.

El gran momento de Stone en Miami llegaría en los setenta. Su local de Hialeah, TK Records, se convirtió en el sello discográfico independiente de Soul y R&B más grande del mundo. Y además allí, Harry Wayne Casey (KC), estudiante de música del Miami Dade College, que experimentaba con los instrumentos a cambio de ayudar en tareas  administrativas y en el inventario, formó junto con Richard Finch la particular KC and the Sunshine Band. Las piezas de Casey se inspiraban en el clásico Soul que escuchó en casa durante su infancia, de artistas locales, mucho de Sam & Dave, combinado con ritmos de los carnavales Bahamian Junkanoo; y gracias al magic touch de Henry Stone, alcanzaron un blend único de Soul & Disco. La banda debutó en 1973 con el hit “Blow Your Wistle” y conquistó las emisoras de Estados Unidos. Luego se constituyó como una banda diferente a cualquier otra en su registro: interracial, integrada por anglos y afroamericanos; y sus temas “That’s the Way (I Like It)”, “Please Don’t Go”, “(Shake, Shake, Shake) Shake Your Booty”, escalaron al Top #1 en los Billboards en América y Europa, y a la fecha siguen haciendo eco en nuestros parlantes.

@pedromedinaleon