Rafael Cadenas, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2018. 

”  La poesía puede acompañar al hombre, que está más solo que nunca, pero no para consolarlo sino para hacerlo más verdadero.”

Rafael Cadenas.

TWT

Nidia Hernández Brizuela

 

Todos conocemos a Rafael Cadenas, todos lo hemos visto por nuestra ciudad; lento, silencioso, casi sonriente, caminandito como si no fuera a ningún lugar o como si viniera de todos.

Todos hemos sido sus choferes, todos nos hemos tomado fotos con él, (en una oportunidad me comentó: “dónde están todas esas fotos, yo nunca las veo”). 

Todos lo amamos. 

Rafael Cadenas nos regala su aura de poeta, en la que queremos  estar y en donde nos sentimos resguardados, nos da su sombra como el árbol maravilloso que es: 

Poeta ¿quieres leer poemas de Drummond de Andrade para un evento?  

Sí, claro, pero dame los poemas. 

Poeta ¿puede leernos unos poemas para tal Aniversario?

Claro, ¿dónde es? pero me tienen que buscar.  

Nos acompaña tanto, no solo con sus versos, sino con su manera callada de ser, aunque lea y converse y se haga presente. 

En estas horas de penumbra en nuestro país, Rafael Cadenas es un astro que nos dice que somos de los materiales con los que él escribe sus versos, que vamos a lograr sobrevivir la oscuridad y eso es mucho por agradecer. 

La primera vez que lo invité al programa de radio “La maja desnuda”, yo no lo conocía, nadie nos presentó, sencillamente lo llamé y nos citamos en la librería FCE de Plaza Venezuela, como necesitaba acercarme, le dije:  Mi mamá es del Estado Lara (lugar donde él nació) – Ah ¿si?, entonces somos familia, respondió. Y así es.

En 2017 Cultura Miranda le confirió la Orden Francisco de Miranda, los busqué en su casa a él y a su entrañable esposa (recientemente fallecida)  y siempre tan puntual y afectuoso, me comentó: “Soy de Aries pero no parezco, no me gustan las guerras.  Hoy hablaré sobre el país, de las tres dictaduras que me han tocado vivir. Mañana salimos para España, voy a estar en varias ciudades y leeré mis poemas en el Instituto Cervantes.” En esos días recibí un mail muy entusiasta de la poeta española Luisa Castro comentando que estuvo conversando con él. El Instituto Cervantes tiene el video de esa lectura. 

Ya en el homenaje, al ser condecorado, dijo: “Gracias, gracias, menos mal que esta palabra todavía se usa, porque hay palabras que mueren, también hay palabras que no deberían desaparecer: la palabra Libertad, la palabra Democracia, la palabra Universidad.  Lo de Poeta Mayor, me recuerda mi edad y me asusta un poco, yo soy un poeta mayor en edad, que quede claro, Venezuela tiene muy buenos poetas”.  

Es nuestro Poeta Mayor por todo lo que significa: poesía, libros, preocupación por el uso del lenguaje, reflexión.  Es nuestro Rafael Cadenas; cercano, sencillo, recibiendo de los caraqueños un amoroso homenaje, 

El Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, uno de los más prestigiosos e importantes reconocimientos, tiene entre sus galardonados a Sophia de Mello Breyner, (que fue la primera mujer en obtenerlo y hay que decirlo, de los veintisiete premiados, solamente seis mujeres han sido reconocidas) José Hierro, Álvaro Mutis, Gamoneda, Blanca Varela, y en 2018, Rafael Cadenas. 

Los venezolanos en particular, nos alegramos por el premio, por la poesía, por Venezuela, por nosotros. 

Pensamos que el Premio Reina Sofía, este reconocimiento a su trabajo, a sus horas dedicadas a construir versos, al tiempo que ha pasado con la invisibilidad para conversar con ella y traernos signos, trazos, silencios, no es más, que la poesía confortándolo, (acaba de perder a su esposa) la poesía caminando hacia él, la poesía tomándolo de la mano y diciéndole algo al oído, para que el poeta sonría. 

Acompaño esta nota con una foto de Rafael Cadenas con el poeta  Jukka Koskelainen, quién en 2016 tradujo 50 poemas de Rafael Cadenas al finés, para que la poesía de Cadenas, esté en  Escandinavia. 

Es una buena noticia. 

 

@lamajadesnuda

www.lamajadesnuda.com