Dicen los entendidos que este es el año del Dragón de Madera, del color “Peach Fuzz”, un tono melocotón suave de acuerdo con la corporación Pantone y de las grandes firmas que sacan al mercado esmalte de uñas para chicos. La temporada donde vuelven las “ballet flats” junto con los maxibolsos. 

Es el momento cuando los avances en la IA siguen sorprendiendo a los despistados, mientras las luchas por el derecho al aborto legal y las políticas progresistas gritan alto para visibilizarse con contundencia a pesar del silencio absoluto ante los feminicidios, las desapariciones forzadas y la violencia doméstica.

Desde Sonidos Futuristas hasta Mitos Mundiales en MIFA

Desde Sonidos Futuristas hasta Mitos Mundiales en MIFA

MIFA se enorgullece de presentar cuatro cautivadoras exposiciones que representan una ecléctica amalgama de expresiones artísticas contemporáneas, desde arte sonoro hasta exploraciones en arte textil y grabado.

Es el año donde las guerras importantes continúan, percibidas lejanas desde este lado del mundo, pero a sabiendas de que estamos escuchando los susurros tormentosos de conflictos internos en nuestros patios vecinos. 

La economía, el mercado y la realidad del bolsillo común siguen en su desencuentro usual. Las ideologías castrantes, el racismo amplio y variopinto, el incremento de las hambrunas y los desmanes climáticos van en franco aumento, pero no se hacen virales ni tienen musiquita en tendencia.

Hay desentendimiento (y mucho) en esos trances inferiores que se leen en las redes y plataformas sociales. Las pantallas permanecen repletas de mensajes de concordia, espiritualidad y crecimiento personal que se desvirtúan en un dos por tres. Los comentarios insidiosos, la proliferación de insultos y la necesidad de opinar de todo llevándose al terreno personal e íntimo situaciones banales es el signo de la incoherencia reinante. Esa es la gran verdad que asola el planeta, la incomunicación: mi verdad es única y siempre tengo la razón, ergo, si no estás de acuerdo conmigo estás en el flanco enemigo. Las batallas en ignición latente siempre.

La paz y sus amigos, el sosiego y la tranquilidad están fuera de las aplicaciones y de los dispositivos. Por fortuna hay cada vez más gente haciendo su vida offline con la sensación de no estar perdiéndose de nada en lo digital. El mundo sigue como siempre, entre antagonistas, malvados, conspiraciones y alegrías plurales, escasas para el número de malas noticias que difunden los medios con m de mentira. No sé si esa letra te evoca otra palabra para calificarlos.

Veremos miles de razones para creer y dar descrédito, para aupar y vilipendiar, para gritar eureka y aleluya o maldición, la p… que lo p…

Algunos nos quedaremos, incautos e ingenuos, a la espera de cambios extraordinarios en la humanidad. Haremos lo mejor que podamos y nos enfocaremos en ayudar sin tomar foticos ni hacer videitos promocionales. Continuaremos creyendo en el ingenio humano capaz de dar con grandes descubrimientos para la cura definitiva del cáncer, el Alhzeimer y la diabetes.

Creemos 2024 razones para hacer el bien y ya.

Que estés bien.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritora y cronista.

Columnista en The Wynwood Times:
Vicisitudes de una madre millennial / Manifiesto de una Gen X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad