En las fotografías-pinturas de Alfonso Bonilla inspiradas en Bogotá se hace presente, una vez más, la capacidad del arte para crear sugerencias de sentidos sutiles y reflexivos, que conducen, a su vez, a nuevos códigos comunicativos y relacionales, o a significados antes ocultos acerca del lugar por excelencia del colectivo humano: las ciudades del mundo. 

Más allá de tomar como objetivo de su cámara lugares simbólicos del centro fundacional de Bogotá, como las fachadas del Colegio San Bartolomé, la Catedral Primada, o la Plaza de Usaquén y el Parque Bima, el concepto artístico de Bonilla lo conduce a una inmersión mental que deja fluir, en la soledad de su laboratorio, sugestiones intuitivas y creativas, gracias a las posibilidades moldeables de su personal técnica fotográfica del cromalux, basada en planchas de aluminio bajo el influjo del calor y las improvisaciones manuales con el color. Esto le facilita convertir sus imágenes en obras artísticas que superan su origen fotográfico y compiten con la fluidez propia de las técnicas pictóricas, revelando visiones inéditas de esos lugares. 

Sobre el heroísmo como cotidianidad | Otra mirada

Sobre el heroísmo como cotidianidad | Otra mirada

Definir nuestra propia identidad siempre fue un reto … El héroe enfrenta situaciones extraordinarias y se construye al amparo de las dificultades que enfrenta Reflexiones Miguel Ángel Latouche en este nuevo artículo.

Sofía Ímber 100 años | Un legado para las artes en Venezuela

Sofía Ímber 100 años | Un legado para las artes en Venezuela

499: El objetivo es proporcionar una perspectiva de la importancia, influencia y aportes de Sofía al desarrollo cultural y la proyección del arte venezolano, a través de su labor periodística e institucional, especialmente el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Ímber y la promoción de las artes y artistas en los años del ingreso de la modernidad en Venezuela.

Miradas del pensamiento | William V. Musto Cultural Center

Miradas del pensamiento | William V. Musto Cultural Center

La exposición titulada Miradas del pensamiento, del artista venezolano Alexander Martínez, se presenta actualmente en Nueva Jersey, en los espacios del William V. Musto Cultural Center, con un conjunto de obras de reciente producción

-Tributo a Salmona
-Tio Vivo
-Rueda de Chicago
-Plaza Samary
-Plaza Republica

En el fondo, las fantasías surgidas de su trabajo son impulsadas por las impresiones de la memoria colectiva, y por los ritos y representaciones simbólicas que han precedido la aparición de los lugares sagrados o profanos antes aludidos. La forma que adquieren las imágenes creadas por Bonilla para representar el imaginario social de estos lugares recuerda mucho los logros del informalismo pictórico, o algunos del impresionismo tardío. Algo que impulsa sus búsquedas es el mito fundacional de Bogotá, que poetisa sus espacios vitales de acuerdo a sus formas arquitectónicas, y en correspondencia con patrones cósmicos naturales o universales. Es esta universalidad la razón por la cual algunas imágenes de Bonilla, aunque fotografiadas en Bogotá, nos remiten a estructuras constructivas geométricas y simbólicas situadas en París, Madrid, Milán o Roma. Nadie niega la incuestionable tendencia del ser humano hacia la alegoría, la quimera y los cuentos sobre su territorio, basándose en las tradiciones, para expresar lo más profundo y la razón de ser de sus habitantes, y para sentirse parte fundamental de sus regiones. 

-Los Puentes
-La Ventana
-Gigante Gris
-El Mercader

El conjunto de las obras de este artista es sugerente, espontáneo, “atrapador”, de gran riqueza cromática. Es un intento de diálogo con la tradición de Bogotá desde la ficción y la fábula visual. ¿Qué mito arropa a Bogotá, así como lo tienen París, Nueva York, Buenos Aires, o Ciudad de México? La respuesta está, en gran medida, en la reacción del ojo del observador ante esta propuesta visual de Alfonso Bonilla, un fotógrafo-pintor de realidades convertidas en imaginería. Él logra también, de manera espontánea, recordarnos con su trabajo algo de las improvisaciones del expresionismo abstracto; algo de las “velaturas”, “sfumatos” y “pentimentos” de Da Vinci; bordea las atmósferas y efectos lumínicos envolventes de Turner o Monet, y también nos  recuerda algún gesto urbano y fantasmal de Bogotá convertido en pintura abstracta. 

Texto por Octavio Mendoza

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Nota de prensa

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad