Por Yorgenis Ramírez. América tomó el último kilo de harina de maíz disponible en la despensa, lo único que había para amainar el hambre de la noche. Nada de queso ni jamón. Impensables carnes, ni aguacate o cualquier vegetal que sirviera de relleno. Nada. Un kilo de...

leer más