Por Gleyda Domador.

He descubierto a medida de los años que puedes conocer mejor el nivel de sensibilidad de las personas compartiendo la música que escucha, para leer este artículo y conectarnos más con el artista  invitado, recomiendo escuchar a Bach y a Chopin. Él ha encontrado en ellos la línea horizontal melódica de sanación del alma, entonces viajaremos en nuestra contemporaneidad del Barroco al Romanticismo.

Para recordar un poco de la historia musical en Venezuela, la Escuela de Compositores Venezolanos del siglo XX que sembró el Maestro Vicente Emilio Sojo como uno de los fundadores de la Orquesta Sinfónica de Venezuela y Director de la Escuela de Música José Ángel Lamas, es prolífica  porque la cadena de ADN musical continúa su espiral perenne. De allí se formó el Maestro Inocente Carreño con un lenguaje musical nacionalista, sencillo, que podía llegar de los neófitos en la música hasta los más estudiados. Más de 300 obras fueron inspiradas de los espacios geográficos del país, costumbres, gentilicios, alcanzando numerosos premios como el Premio Nacional de Composición. Su obra más reconocida es la Glosa Sinfónica Margariteña compuesta en 1954 y ya en sus últimos años de vida se estrena su Ópera de un acto “El Convidado del Niño Jesús” basado de un cuento de José Rafael Pocaterra.

Esa formación de valores, sensibilidad, disciplina de Sojo a Carreño continúa con Aureo Puerta Carreño, joven compositor nieto del Maestro Inocente Carreño, quien tuvo la dicha de estudiar estilismo, contrapunto y armonía con su abuelo. En conversaciones con Áureo me comenta que las enseñanzas musicales con su abuelo no fueron rigurosas, pero sí en el cómo debería sentir la melodía musical, “el sentir es tan importante como el saber”, primero se debe sentir y dejar musitar la melodía con un discurso sencillo que logre llegar a todo público, algunas notas deberán ir solas, como cuando uno resalta la esencia de algunas palabras.

Su formación continúa en el IUDEM de Caracas con Guitarra Clásica, dando continuidad a esa formación de excelentes guitarristas que vienen de la Escuela de Raúl Borges, Antonio Lauro, Alirio Díaz y donde cada guitarrista venezolano tendrá en sus arpegios un particular sonido que los evoque durante sus interpretaciones. Inclinado por su formación prosigue sus estudios de Composición Musical en la Universidad de Miami en EEUU.

Áureo recuerda entonces los pilares de su abuelo “el sentir antes que el saber”, donde toda composición debe tener un canto, un leitmotiv, así comienza su carrera compositiva para guitarra clásica y compone una de sus  obras más relevantes del momento “Canción para ti”. Esta obra está siendo hoy en día interpretada por los mejores guitarristas del mundo, en festivales y concursos de guitarra, transcrita para piano, arreglada como Suite Orquestal y estrenada por la Sinfónica de Miami con el sello “Hecho en Venezuela”, bajo la dirección del Maestro Eduardo Marturet, y como un sueño para Áureo estará en una película animada de los estudios PIXAR.

Las composiciones musicales de Áureo en su esencia son compuestas para crear esperanza en sí mismo y en la humanidad, siguiendo los consejos de su abuelo “no escribas nada que no se pueda cantar”, además le recomendaba tener muy buenos amigos y compartir su música porque la conexión será mejor cuando  llega por el corazón que por la cabeza, es así como la música también puede llegar a ser muy buena.

Una de esas conexiones de amistad, me comenta Áureo, que ha sido punto de inspiración musical es con el Compositor Elvis Joan Suárez, desde su concepto Neo Cinético Musical, donde son pocos los que siguen el camino que hace él, siendo esto impresionante, de allí entonces surge ese compartir de ideas y posterior a ello, el hacer los conceptos personales y auténticos.

Esa vocación  de los músicos por enseñar y compartir sus conocimientos me comenta Áureo sobre la música y las matemáticas los plasma en su libro “El Patrón Secreto de la Música”, donde me explica que es como una propuesta para aprender a componer, tomando en consideración que cuando se es niño no hay interés en el origen de la escalas, lo que desean es amar la música y divertirse con ella. Los niños son una máquina de repetir y por eso no se formulan preguntas, pero a medida que crecen, empiezan a hacerse mucho más lógicos y a preguntarse de dónde vienen las cosas.

Ahora, sobre esa fusión de la música y la geometría viene de la intención de darle sonido a cada forma, a través de un orden, como ha comentado Áureo, las escalas vienen a hacer el todo en la música, trasciende por las culturas, por las épocas y conforma la red gigante que se va tejiendo como un punto con el otro, es decir jugar con los 12 tonos donde cada nota le da un sentido a la siguiente.

Podría ser que al mezclarlos obtuviésemos diferentes texturas, colores, sabores o recetas, todo un mundo sinestésico, pero para eso es necesario un orden. Resulta que la música al verla con ese temperamento de 12 tonos, se podrá manipular a través de la aritmética y de allí formula hoy “Un patrón geométrico por donde la música se rige”. El libro va a constar de 15 capítulos, dirigido para cualquier persona que no sepa música. La terminología que va a usar es bastante sencilla de comprender, tiene muchos ejemplos y a medida que van pasando los capítulos va sustituyéndose palabras por términos más técnicos para que la gente se vaya empapando sobre la terminología formal de la música. La esencia es aprender a utilizar las herramientas para crear nuevas reglas y componer desde el mecanismo interno de 12 tonos de la escala cromática.

Este músico venezolano entre sueños y realidades heredadas funda la Academia de Música Carreño en Weston Florida EEUU y en España Carreño Foundation con el propósito de formar a músicos en diferentes niveles dando oportunidades de becar a niños que califiquen, en algunos casos se les dona el instrumento. La interacción va más allá de una cátedra tradicional donde comparten actividades extracurriculares con sus familiares y amigos, ¡qué mejor regalo que la música para animar el espíritu! Los resultados han sido satisfactorios, la comunidad ha sentido confianza porque ha comprobado que cuenta con personal profesional y con valores. Tiene un proyecto de crear una Fundación en Margarita, la tierra natal de su abuelo.

Es así como Música para Compartir ha dedicado este artículo a la esperanza de los músicos venezolanos y qué mejor manera de expresar el último movimiento con un Haiku tan simple como la vida.

Árbol sonoro

melodía en seis cuerdas

nacen libélulas