Instagram: @halynahutchinss

Recientemente Alec Baldwin, famoso actor de Hollywood, se encontraba en Nuevo México, USA, rodando una escena de su nueva película para Netflix “Rust”, una película western, cuando la tragedia arropó el set de grabación: su arma de utilería estaba cargada con municiones reales que impactaron en la humanidad de Hayna Hutchins, directora de fotografía, hiriéndola de muerte. De igual manera, el director del filme, Joel Souza, fue gravemente herido.

El hard-boiled de Miami

El hard-boiled de Miami

La década de los ochenta fueron el gran momento del Noir Tropical de Miami, con Charles Willeford como figura del género. Pedro Medina León nos cuenta.

Alec Baldwin en el set de filmación. Foto: Google.

Hasta ahora no hay ningún detenido. El mismo actor, reparto en películas bélicas como Pearl Harbor y Misión Imposible, se ha pronunciado a raíz del lamentable hecho:  «No hay palabras para expresar mi conmoción y tristeza por el trágico accidente», escribió en su cuenta de Twitter.

Los Cuervos de Hollywood

Fotograma de la película El Cuervo – (Brandon Lee -1993)

El reciente hecho que involucra al actor Alec Baldwin no ha sido el primero y al parecer no será el último caso de asesinatos por irresponsable descuido al grito de “Acción”. 

La muerte de Brandon Lee, hijo de la leyenda de las artes marciales Bruce Lee, fue uno de los casos de muerte más resonados por negligencia en un set de filmación en Hollywood. Brando Lee fue abaleado mientras filmaba El cuervo, en 1993. Este hecho desató una vorágine de teorías conspirativas que van desde maldiciones ancestrales hasta un trabajo de infiltración de la mafia china en el set de filmación. 

Al igual que “El cuervo”, varias han sido las películas que han terminado involucrados en hechos similares y lamentables. Tal es el caso de la película Twilight Zone, en 1982, donde el actor Vic Morrow y dos niños que formaban parte del crew de extras murieron decapitados cuando un helicóptero se estrelló contra ellos después de ser golpeados por pirotecnia; todo esto durante el rodaje. 

Del mismo modo, el oprobio de la desgracia cubrió el set de grabación de Dead Pool 2 donde la doble de riesgo, Joi Harris, murió tras una secuencia de acción. La actriz conducía una moto con la que terminó estrellándose aparatosamente. Harris no llevaba casco de protección al momento del trágico accidente.

Balas letales en la meca del cine

Fuente: Hunter-Ed.com

Y es que los lamentables decesos de este tipo en Hollywood insisten, cada cierto tiempo, en mostrar el lado más oscuro del séptimo arte: la negligencia. 

Es de suponer que una producción de millones de dólares debe cubrir con personal experto en armería y actores entrenados para el manejo de material bélico, sean reales o de fogueo. Y es cuando nos preguntamos ¿Cómo llega una bala real a un set de grabación? La respuesta inmediata ante la cuestión, insisto, es: negligencia

Desde luego, no se trata de levantar un dedo y señalar a cualquier responsable. Lo que si es cierto es que tras una muerte de este tipo debe haber uno o varios responsables que, sin importar las razones, colocaron un arma cargada con municiones letales en la recámara del arma a usar para las secuencias de acción. 

En todo caso, lo que sí es seguro es que evitar el CGI –costoso formato usado para recrear efectos especiales en postproducción– para lograr que una escena sea “lo más real y orgánica posible”, al parecer no solo atenta con la vida del personaje ficticio sino de toda la producción que presencia la toma, muy a pesar de los estrictos controles y el riguroso entrenamiento que se supone deben tener tanto el equipo de producción que trae el arma y las municiones como el actor que la empuñará.

Y es que quienes han estado en cualquier tipo de rodaje, en un estudio de televisión o de filmación, conocen los rigurosos procedimientos que se deben cumplir dentro de un set controlado. No solo para que la toma salga bien sino para que se eviten hechos tan lamentables como estos.

Actualmente, la investigación de la muerte de la directora de fotografía Haldyna Hutchins sigue su curso. Este deberá sentar un duro precedente y determinar las responsabilidades que correspondan a fin de evitar que nuevamente un set de filmación se transforme en una “escena del crimen”. 

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritor, lector y aficionado al cine y la fotografía.

| Columna: Entre líneas en The Wynwood Times

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad