Hologram glitch

Hologram Glitch

La manufactura de la felicidad

La manufactura de la felicidad

La industria de la autoayuda nos echa en cara que la felicidad es nuestra responsabilidad; en pocas palabras “si no eres feliz es culpa tuya”.

Amanda | Apuntes desde el vértigo

Amanda | Apuntes desde el vértigo

Saldar sus deudas con un embarazo por encargo provoca un quiebre en Amanda, protagonista de esta nueva e inquietante crónica de Apuntes desde el vértigo

Woodstock frente al mar

Woodstock frente al mar

La idea del festival de música más grande de todos los tiempos en Estados Unidos se gestó en Miami, así nos lo cuenta Pedro Medina León.

El poema contra el amor y la vida

El poema contra el amor y la vida

El poema, en gran medida, se manifiesta como una forma de rebeldía. Así lo afirma Jan Queretz en este hermoso ensayo literario.

Hablar de sexo a calzón quitao

Hablar de sexo a calzón quitao

Hoy muchos aprovechan las redes sociales para autocatalogarse como expertos en sexo o gurús sexólogos. Nuestra Gen X, Florángel Quintana, lo analiza.

Daniel Oropeza nos aproxima a una sonoridad donde las palabras le dan soporte a la inquietud de un trabajo poético en sempiterna metamorfosis. A su modo de ver, las palabras son un acontecimiento mental: no designan nada en la realidad. Por otro lado, conducen al hombre a otras tierras, a otras “verdades”; al llamado “paisaje interior” que tanto explicaba Octavio Paz, el lenguaje silencioso del ser. Una de sus piezas más recientes se llama “Las palabras”, una obra que juega con samples de Rafael Cadenas, el sonido de un piano sintetizado y sonidos electrónicos, como la clara evidencia de un eclecticismo sin miedo a sacudir los lugares comunes del quehacer artístico. 

 

Daniel, demos una vuelta por ese día inicial, e iniciático, donde el arte tocó dentro de ti.

Digamos que mi primer contacto lo tuve a los 5 años. En ese entonces, mi hermana tenía mucho interés en aprender a tocar un instrumento, así que mi madre la inscribió en uno de los núcleos de El Sistema. Fue tanto mi asombro por ver a mi hermana tocar ese instrumento que le dije a mi madre que también quería aprender. Ese acontecimiento definitivamente cambió mi vida. Tres años más tarde me interesé por la pintura y conseguí estudiar en una pequeña escuela de bellas artes en el centro de la ciudad. Lo que permitió ese primer contacto con el arte de la música y la pintura fue la gente que creyó en mí: mi madre y mi maestro de cuarto grado.

Systematic failure

Systematic Failure

Aunque resulte complejo, aludamos al sentir, te pregunto, ¿cómo te reconociste artista? ¿Cómo has construido tu camino? 

Uno se reconoce artista muy tarde, pasado un buen tiempo. Es algo muy difícil. Y esto tiene mucho que ver con esa idea generalizada de que debes llegar a determinada edad para ser tomado en cuenta, para ser considerado “un artista maduro”. Esto limita mucho. La labor creativa es siempre un trayecto de largo recorrido que termina solo con la muerte. Apenas he iniciado el mío. Me falta mucho por recorrer.  

Kamile

En tu camino, ¿qué personas, imágenes, creadores motivaron tus búsquedas? 

Hay muchísima gente haciendo cosas increíbles todos los días. Tomo la motivación de lo que veo por allí en las redes sociales, en los museos, en las salas de concierto, en los espacios donde se desarrolla el arte. Ahora que estoy en esto de los NFT, interactúo a diario con artistas asombrosos. La tecnología está arrasando con todo. Es impresionante lo que una máquina y una serie de instrucciones pueden hacer; la inteligencia artificial al servicio del arte.

 

A lo largo de tu obra, ¿qué discurso estético has desarrollado? ¿Cómo ha sido el movimiento de tu imaginario?

No creo tener un solo discurso estético, creo que me muevo por muchos lugares comunes. Algunos creadores pensarán (y estoy seguro de que es así) que esto se debe a una cierta inmadurez o falta de talante en mi carácter. Hace algún tiempo alguien me dijo que no estaba en la vanguardia de lo que se hace en Europa. La verdad es que tiene razón. No estoy a la vanguardia. No tienes idea cuán profundamente se ha metido ese mito triste y pobre en la cabeza de la gente. Ya no estamos en esa época donde los compositores debían seguir la estética predominante o pertenecer a una escuela determinada de composición. No está entre mis intereses pertenecer a nada. 

El lenguaje que usas para crear, ¿cómo es? ¿Qué recursos y materiales utilizas? Cuéntanos sobre tu proceso de investigación y creación. 

Esto es posiblemente algo que podría apreciar mejor otra persona. Hablar sobre el trabajo que uno hace siempre es un lío. Lo que te puedo decir es que intento ser lo más coherente posible en todo momento, quiero decir, que los recursos respondan a ciertas intenciones expresivas, musicales y visuales. Ahora me encuentro investigando nuevas formas de crear imágenes y sonidos con herramientas que funcionen en el navegador web. Estoy obsesionado con esto. He tenido que aprender distintos lenguajes para acercarme a estas herramientas de manera efectiva para lograr explotarlas al máximo.

 

¿Cómo es la sintonía creación e identidad en tu propuesta artística?

En este camino de ser creador, uno se va descubriendo a sí mismo. Todo lo que hago es un aprendizaje continuo sobre quién soy y sobre qué cosas quiero decir y cómo las quiero decir. 

 

¿Con qué artistas, procesos y contextos dialoga tu obra? 

No estoy seguro. Mi obra dialoga con cualquier cosa o persona que esté abierta a dialogar. El diálogo es, en cierto sentido, un acuerdo. Creo que lo que hago intenta responder a una o varias cuestiones trascendentales ¿Qué somos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué son las palabras? ¿Cuál es la poética del espíritu? El diálogo también se produce internamente, claro. El primer diálogo es conmigo mismo.

Happy Trip

Happy Trip

¿Qué rol tienen obra y artista en los contextos de crisis social? 

No puedo entender obra y artista sin crisis. Todo actualmente está en crisis y subrayo el deterioro de la educación, de la cultura, de los recursos naturales, del conocimiento. La obra es el manifiesto de una constante crisis interior y el creador, por esa misma crisis interior, se ve obligado a dejar testimonio de la crisis que le acontece. Es curioso porque noto con bastante frecuencia lo obnulados por la burocracia del pensamiento y el narcisismo que están algunos creadores, miopes a las crisis contemporáneas e incluso a las crisis de su estudiante más cercano.

 

¿Qué ética nos propones como artista dentro del complejo panorama socio-cultural venezolano?

Desde hace una década que ya no entiendo el panorama socio-cultural venezolano. Los intelectuales se han jactado de descifrar y describir qué acontecimientos nos han llevado a este panorama, pero no es cierto. Tampoco tienen idea. No tengo ninguna propuesta ética. Me encantaría, pero tampoco he pensado en ello. 

Displacement glitch

Displacement Glitch

 ¿Qué proyectos, ideas y propuestas te convocan actualmente y qué lugar tienen en el escenario cultural?

Hay dos proyectos actualmente que me tienen muy esperanzado y de los cuales he tenido el gusto de colaborar. Está el proyecto Creando Pilares de mi querido amigo Kevin Rodríguez y el proyecto del Círculo de la Nueva Música Venezolana de mis colegas José  Alejandro García, Luis Pichardo y Diego Morales, todos músicos maravillosos y nobles. Ambos proyectos demuestran que hay un profundo interés por seguir aportando a la cultura y educación del país y eso me alegra enormemente. 

 

Unas palabras finales para los buscadores de la belleza.

Te respondo con una cita de Hesse: “La belleza solo se nos revela cuando no codiciamos nada, cuando nuestra mirada es pura contemplación”.

Daniel Oropeza

Daniel Oropeza

Más sobre Daniel Oropeza

 

Venezuela, 1991. Licenciado en Música, Mención Composición por la Universidad Nacional Experimental de las Artes (2010-2014). Se ha desempeñado en las artes acústicas con énfasis en la música contemporánea, la composición colaborativa y la producción de eventos interdisciplinarios. Su formación académica ha estado bajo la guía de maestros como Federico Ruiz, Luis Morales Bance, Orlando Cardozo, Ricardo Teruel, Gerardo Gerulewicz, Adina Izarra y más recientemente Diana Arismendi. Ha recibido clases magistrales e individuales de música de cámara con el cuarteto Portland y el Cuarteto Latinoamericano; y de composición y orquestación con los maestros Francisco Huguet (El Salvador) y Samuel Robles (Panamá) en el XVII Festival Latinoamericano de Música realizado en Caracas (2012) y en la XVIII edición de dicho Festival con el compositor puertoriqueño José Javier Peña Aguayo (2014). Así mismo, en el Encuentro Latinoamericano “Germinaciones” con el compositor italiano Luca Belcastro (2015). Recientemente ha sido galardonado con el primer lugar en el First International Composition Competition del Cayambis Institute for Latin American Studies in Music (CILASiM) por su obra “Seis piezas populares”. Actualmente se desempeña como docente en la Fundación Moviendo Vidas y como artista freelancer en la plataforma Hic et Nunc.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritor | Personal Brander | Storyteller | Copywriter

Colaborador articulista de The Wynwood Times

Columna: Apuntes desde el vértigo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad