Por Alida Vergara Jurado.

Todo el que me conoce sabe que, sin haberme dedicado a la ejecución, la música es mi oxígeno, desde muy pequeña, cuando prefería quedarme grabando cintas de audio y video, antes que salir o hacer otra cosa. No había detalle de banda, título, disco, hasta el performance del video que yo no revisara, e incluso compartía en la universidad con mi amigo, el súper conocido locutor Polo Troconis, curiosidades y anécdotas de agrupaciones que solo un melómano compulsivo, sabe. Y ya de “mayorcita”, mis amigos en twitter me decían “la Eddie Trunk”, y tanto fueron las bromas, que terminé conociéndolo y entrevistándolo un par de veces.

Este es el preámbulo para enmarcar lo que un verdadero coleccionista o conocedor sabe y ha sufrido: conseguir un disco difícil o escuchar un tema y recordar una banda de la que más nunca se volvió a conseguir uno de sus Lps. Esta búsqueda me llevó a conocer a Omar Viñas y Belén Villarroel, quienes hacen realidad este sueño; ellos son la dupla perfecta, más allá de una pareja. Ella es artista plástico, él es experto en música y Dj de larga data, pero ambos son melómanos y poseen una increíble cultura musical.

@SOLOENDEALER, IN VINYL WE TRUST

Hace unos años, Omar y Belén fundan “Dealer”, un nombre poco comercial y un tanto fuerte para los más ortodoxos y conservadores, pero que hace referencia a ese personaje que hace lo que sea por conseguir la música que sus clientes necesitan, que desean, y que no pueden dejar de tener.

Cuenta Dealer, que desde los inicios,  se ha repetido sin parar la frase “tú me podrías conseguir…” y sin duda ese fue el detonante para que el “Dealer”, se ocupe de toda la gestión de ubicar ese vinilo o CD que se añora, esa primera edición, ese “en vivo”, ese disco que encierra nostalgia e incluso momentos que solo la música puede evocar.

Como conocedores impresionantes y a detalle de los géneros, seleccionan con celo los mejores títulos de estilos como jazz, bolero, heavy metal, new wave, psychodelia, salsa, blues, funk, los clásicos; en discos nuevos “de paquete”, importados, también usados pero en perfectas condiciones, y los más curiosos y difíciles de encontrar, los sellados del año en que se hicieron pero que jamás fueron abiertos.

Literalmente no existe melómano en Venezuela que no conozca al “Dealer”, e incluso lo hayan visitado en su oasis, una fantástica tienda; compradores de Perú, Ecuador, Holanda, Argentina, Japón, Alemania, Inglaterra, España, entre otros países del mundo, han encontrado música que no pensaron conseguir. Entre sus clientes se destacan músicos de las más reconocidas bandas del escenario musical nacional;  jóvenes que se inician en la música; DJs que siempre están buscando sorprender a sus públicos; así como melómanos, que buscan títulos y ediciones súper específicas. A todos se les atiende con el más cuidadoso mimo, y la mayor y más celosa dedicación, para lograr esa satisfacción que se ve plasmada de la manera más honesta, en imágenes que luego les hacen llegar sus clientes, con sus discos en la mano y la más amplia sonrisa.

Preguntándole a Dealer sobre cuál ha sido ese reto, ese imposible que logró poner en manos de un cliente, y me cuenta que “unas grabaciones indígenas de los años 50, realizadas en el Orinoco”, pero Dealer lo logró; así como música criolla muy específica, que le piden venezolanos alrededor del planeta.

Así, también se convierten en una opción para el regalo soñado, ya que cualquier persona dentro y fuera de Venezuela, puede obsequiar a un ser querido, ese disco que siempre quiso, con el delivery dentro del país.

Y como si fuera poco, han creado las Ruta Caracas Calling, en las que buscan al grupo de personas que se anoten en este plan y las llevan a la tienda, un rincón lleno de música, libros y arte, porque, como Belén es artista plástico, matiza la experiencia y la adereza con sus pinturas. En estas visitas, se organizan conversatorios con personajes de la movida musical, que hacen un recorrido,  abriendo una conversa sobre temas específicos;  además se degusta comida peruana, bebidas y una tertulia sabrosa de esas que uno no quisiera que se terminaran nunca.

Y como si fuera poco, Dealer asesora a quienes se inician en algunos géneros musicales, sobre qué deben escuchar primero y las bandas más emblemáticas, invitándolos a seguir indagando y disfrutando de todo este mundo cultural, porque el disco, sin duda, es cultura.

CÓMO EMPEZÓ ESTA HISTORIA

Desde el año 2014, ya estaba en sus cabezas el nombre “Dealer” y debutan en 2015, como proyecto, en el RetroMercado, que se organizaba en el local La Quinta Bar, con una esquina de vinilos, libros, Cds, Dvds y ropa vintage.  Al año siguiente fueron perfeccionando su presencia en ese evento que se realizaba una vez al mes, convirtiéndose en el punto focal de atracción, ya no solo para el público que buscaba moda y artículos vintage de los 60, 70 y 80, sino para esa audiencia intelectual y  melómana, que descubrió una vía rápida y segura para obtener la música que no era fácil de conseguir; además de pasar un rato estupendo, en un sitio para ver y dejarse ver.

En el 2016, nació Mundo Vinyl, un bazar en Celarg –la Casa de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos– en donde decidieron decantarse por la materia musical y enfocarse en revisar muy bien ese inventario de vinileros, convocando a vendedores de distintos géneros musicales, además de bandas y personalidades del ambiente musical venezolano retro. En ese mismo año este evento se replicó cuatros veces en una quinta en Altamira, en donde la gente se enteraba e iban a pasar un día diferente, entre música, arte, performance de Dj y gente interesante, de esa que provoca siempre tener cerca.

Y, en 2017, Omar y Belén se transforman en Caracas Calling, una productora de experiencias; bajo el nombre que hace referencia a un llamado de nuestra ciudad, pero al más puro estilo de The Clash en su London Calling, e inspirados por el conocido Félix Allueva, promotor cultural, arduo trabajador social de la movida musical venezolana, y fundador del Festival Nuevas Bandas. Este evento se ha replicado 15 veces en locales de la talla de la Sala Cabrujas, Greenwich Pub –dentro del marco del Festival Nuevas Bandas–, en el Goethe-Institut, Asociación Cultural Humboldt, Banco del Libro y el recientemente extinto Suka Bar. “Caracas Calling se convirtió en una productora, más que de eventos, de experiencias;  de esa reunión bohemia de conocedores de música, compradores de vinilos y libros, de arte, definitivamente nos hemos dado la tarea de convocar a esa Venezuela que comparte la pasión por la música y la hacemos vivir un momento diferente”.

Coordenadas:

DEALER: @soloendealer      #dealershopandgallery
CARACAS CALLING: @Caracas.calling  #caracascalling

Artículos recientes

Periodista y RRPP.

Columnista en The Wynwood Times:
Entre gustos y tendencias

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad