Nació en Caracas pero se crio en Vargas, donde sobrevivió al deslave de 1999 marcando un antes y un después en su vida. Gabriel Obayi fue un niño feliz en el entorno de un grupo familiar de origen Sirio, que cariñosamente se hace llamar “los doce”. Estudió Medicina y posteriormente se especializó en Cirugía Plástica alcanzando grandes méritos en su área con más de 7000 cirugías estéticas realizadas a lo largo de 19 años de carrera. También, como asesor de imagen, crea la conferencia motivacional “Vestir para Triunfar” donde por primera vez surge la frase “Desnúdame tu alma” que luego se convertiría en el nombre de su popular y desenfadado programa de entrevistas que transmite a través de su canal de YouTube.

En su “berenjena” (como llama cariñosamente a una chaise longe ubicada en un rincón de su casa) se han sentado actores y actrices, cantantes, diseñadores, periodistas, escritores, reinas de belleza, misses, personalidades, humoristas, drag-queens y hasta estrellas porno. El éxito de su programa ha generado polémica y críticas sobre cómo un cirujano se pone a entrevistar sin ser periodista, comentarios a los que el Dr. Obayí en lugar de ignorar o molestarse, decide escuchar y en medio de la pandemia de este 2020 logra certificarse como locutor en la Universidad Central de Venezuela.

La personalidad del Dr. Obayí lo ha llevado a ser un reconocido y apreciado miembro de la comunidad LGBTQ+, pues siempre trata de ratificar y demostrar el el valor, profesionalismo, capacidad y calidad humana de los miembros de este colectivo a tal punto de no tener el menor inconveniente en convertirse en padrino de la pasada Gala Drag 2020 transformándose en un personaje drag llamado La Abeja Reina.

Su mantra personal se ha convertido en un nuevo “reto challenge” en las redes sociales, el cual consiste en desfilar mientras se dice lo siguiente: “En la pasarela de la vida debes lucir deslumbrante, provocativa, divina, segura y decidida. Debes saber resaltar tus atributos físicos, tu belleza, esa misma que viene de tu alma y exteriorizas con inteligencia y picardía. Para todo eso y mucho más, estoy yo aquí. Soy Gabriel Obayi, cirujano plástico venezolano, certificado de locución número 58328, a sus órdenes”.

Y en esta entrevista el Doctor Obayí, nos permitió desfilar un poco por la pasarela de su vida y desnudarnos su alma.

“Siempre he sido muy observador, curioso, descubriéndome sin entenderlo, tranquilo, muy muy muy estudioso, siempre buscando ser el mejor en los estudios”.

– Háblanos un poco de tus orígenes, ¿Cómo fue tu infancia?

– De padres sirios, muy jóvenes ambos, mi mamá me tuvo a sus 15 años de edad, mi papá de 28. Nací en Caracas, pero siempre vivimos en La Guaira, una infancia feliz, de juegos con los primos, me encanta recordar que haya sido así y no como es ahora frente a una computadora. Siempre he sido muy observador, curioso, descubriéndome sin entenderlo, tranquilo, muy muy muy estudioso, siempre buscando ser el mejor en los estudios.

– ¿Decidiste ser Cirujano Plástico por vocación o por rentabilidad?

– Mi madre siempre ha sido una mujer muy inteligente, era la número uno de su clase en Alepo, pero se casó, y siempre me decía que yo tenía que ser doctor, lo que ella no logró ser. Siempre me decía eso y abogaba por mis estudios y que fuera excelente en todo para ser doctor. Lo de la cirugía plástica surgió ya estando en la carrera de Medicina, realmente en la carrera decidí ser cirujano, y durante cirugía general, decidí ser plástico. Cuando estás en General y te ven tan delicado, tan detallista, los mismos profesores te dicen este va a ser Plástico, y no me parecía ilógico, en ese régimen militar de los postgrados, en donde te someten a respetar la cadena de mando, pues entiendes que no están tan disociados en pensar lo que es evidente, y pues mi pasión por el arte, por París, por las formas, por la escultura, por la perfección, me llevó a hacer Cirugía Plástica, la más artística de todas las especialidades de la Medicina sin lugar a dudas y exige delicadeza y perfección, cualidades que me caracterizan.

“Amo la frase, porque es erótica y espiritual, y es la combinación clave de todo en la vida”

– ¿Cómo surgió la idea de “Desnúdame tu alma”?

– Primero me hice asesor de imagen, por otra de mis pasiones, la moda, los desfiles, las colecciones, una vez más, las formas, lo bello, la belleza de las telas, y en Miami, me gradué de asesor de imagen, y surge mi nuevo Yo, mi propuesta, mi nuevo nombre: Beauty coolhunter, un cazador de la belleza, y de allí la conferencia motivacional e inspiracional “Vestir para Triunfar”, donde aparece por primera vez  la frase “Desnúdame tu alma” para vestir tu cuerpo, para esculpir tu cuerpo, y eso surge de mi consulta durante 19 años. Me gradué en el 2001, como cirujano plástico, y en donde uno interroga al paciente, y yo deseo saber todo de él, qué lo lleva a operarse, a decidir cambiar algo en su cuerpo, así descubres muchas cosas, situaciones y entorno social que afecta la toma de decisiones en su vida. Amo la frase, porque es erótica y espiritual, y es la combinación clave de todo en la vida, desnudar a alguien de manera delicada, suave, con respeto, con educación, con sutileza, dejando caer cada pieza de su vida, es sublime y descubriendo verdades que se guardan en el corazón y que solo yo a través de mi persuasión y delicadeza logro aflorar en mi entrevistado, y es que solo ellos se desnudan ante mí.

– En tu programa de Youtube sueles hacer preguntas de carácter muy personal a tus invitados. ¿Alguno de ellos te ha puesto límites o se ha incomodado?

– Algunos han decidido no concederme la entrevista y es una decisión que respeto porque no todos están preparados para desnudarse, es una decisión muy personal, en definitiva eres dueño de lo que callas, a veces por temor, otras porque sencillamente no les parece, y no insisto. No todos tienen porqué hacerlo y algunos me dicen que me la concederán sin tocar temas íntimos o detalles sexuales e igual acepto, eres dueño de tu verdad, y las mentiras también forman parte del paisaje y son parte de lo que decidas mostrar. Otros me dicen: “tú pregunta y yo decido si respondo o no”. También es válido. Cuando anuncio quién vendrá recibo muchos mensajes privados de revelaciones y preguntas, que supuestos amigos del entrevistado saben y desean que él cuente o indagar cosas que ellos no se atreven a preguntar, a veces se las hago a mi entrevistado antes y a veces no, depende del tono de la pregunta, nada es del todo preparado porque el efecto sorpresa es impactante y se nota, y descolocar es parte de mi sutileza.

Todo parte desde la investigación y crear una narrativa que se cuente con imágenes

– Y en tu caso, ¿con cuál entrevistado te has sentido más cómodo y con quién fue una tortura?

– Como médico y profesional, no revelo lo que me cuentan en privado y solo para mí, en el consultorio, tampoco revelo con quien fue cómodo y con quien fue tortura, al final eso se nota, soy muy expresivo, mis caras lo denotan todo y no hay edición ni tampoco montaje, soy real y me expreso como tal.

– Algunas personas han criticado que te dediques a hacer entrevistas sin ser periodista, aunque personalmente he visto periodistas hacer un trabajo bastante triste, pero ¿cómo maneja la crítica el Dr. Obayi?

– Con preparación y estudio; soy muy estudioso. Cuando dijeron eso pensé, tienen razón, y me gradué como locutor de la UCV (Universidad Central de Venezuela), otra vez mi alma mater, escuela de comunicación social, facultad de humanidades esta vez, pero soy locutor certificado. El talento sin probidad es un azote dijo Bolívar, y si hay talento y se pone a prueba y se aprueba y se muestra que hay capacidades respaldadas con estudios y preparación, pues, ríndanse a mis órdenes (Risas).

– La gran mayoría de las personas que has entrevistado pertenecen al colectivo LGBTQ+ ¿Crees que esto ha ayudado a mejorar la visibilidad y los derechos de nuestra comunidad o por el contrario no pasa de ser algo frívolo, para divertir un rato y luego olvidar?

– Si, en un 80% digamos, que sí. Y quiero exaltar que somos capaces, preparados, profesionales y excelentes en todo lo que hacemos, que somos brillantes, aparte de la escarcha y las lentejuelas y que tenemos historias que merecen ser contadas y escuchadas, y si algunos se divierten un rato y salen de la realidad, pues que bueno, también es la idea, entretener con algo atrevido, diferente y auténtico.

– ¿Un cirujano que entrevista, un entrevistador plástico o un geminiano capaz de todo?

– Puedo ser lo que deseo ser, puedo atreverme a ser, sin importar lo que digan, ser yo mismo, disfrutando mi piel y mi olor y mostrarme como soy y que eso guste lo es todo; pero sobretodo que me guste a mí, sentirme cómodo yo y feliz de lo que hago.

“El éxito no es una meta, es el camino, y disfrutar del camino, de eso trata el éxito, de vivir, pero vivir sabiendo ser y estar”

– Ahora descubramos un poco de la pasarela de la vida del Dr. Obayi. ¿Te sientes un hombre exitoso?

– Los adjetivos de mi mantra, en la pasarela de la vida, mientras doy los pasos, me definen, e inspiran a los demás a que sientan esa seguridad, a sentirse exitosos, luciendo deslumbrantes, provocativos, divinos, seguros y decididos con inteligencia y picardía; al buscar la excelencia, ser el mejor en todo, estudiar, perseverar, insistir, resistir, renacer, reconstruir, rehacer, atreviéndote a ser tú mismo, así eres exitoso, el éxito no es una meta, es el camino, y disfrutar del   camino, de eso trata el éxito, de vivir, pero vivir sabiendo ser y estar.

– ¿A quién le desnuda su alma Gabriel?

– A mi pareja, Carlos Abraham, son 9 años juntos.

– ¿Crees en el matrimonio o  eres de los que prefieren ser un  “sugar” sin complicaciones?

– Creo en el matrimonio y algún día, no muy lejano, lo haremos. Soñamos con eso, será en la playa.

– ¿Qué opinas sobre tener hijos en un hogar homoparental?

– Me encanta, espero tengamos dos.

– Si un momento de tu vida se pudiera borrar con cirugía, ¿cuál intervendrías?

– El deslave de Vargas, 1999. Sobreviví para contarlo, para recordarlo, y para honrar a tantos que se fueron, ojalá pudiera borrarlo.

– Ya para culminar, te haré el habitual cuestionario de respuestas cortas. ¿La playa o la montaña?

– Playa

– ¿Un libro?

– El psicoanalista de Jon Katzenbach

– ¿La acción o la pasión?

– Ambas, pero soy más pasional.

– ¿Un lugar inolvidable?

– Paris, sin morir.

– ¿El sushi o la Arepa?

 De reina pepiada, por favor.

– ¿Si pudieras ser un personaje de la historia de la humanidad, quién habrías sido?

 Louis XIV, Le Roi Soleil. Creo que lo fui y he reencarnado.

– ¿El 6 o el 12?

– Mi grupo familiar se llama “les douze”, los doce en francés. Dios me los bendiga a los 12.

– Por último: Si se hiciese una película sobre la realidad actual de Venezuela, ¿qué nombre le pondrías?

– “Desnúdame tu alma, Venezuela”. Dirigida y producida por mí, con entrevistas crudas y reales.

 

Redes Dr. Obayi.

Las preguntas de la madurez

Las preguntas de la madurez

Cuando tu hijo comienza a hacer preguntas con un nivel de profundidad más profundo comprendes que ese millennial ha crecido y alcanzado la madurez

Vine a quemar el mundo, mejor que lo sepas

Vine a quemar el mundo, mejor que lo sepas

Nuestra feminista defectuosa se cuestiona en este artículo ¿Cuándo comencé a ser feminista? La pregunta correcta quizás sea ¿Cuándo no lo he sido?. Así lo afirma Aglaia Berlutti en esta nueva crónica.

La estrella del sur | Cassius Clay

La estrella del sur | Cassius Clay

El primer monumento que tuvo Miami Beach a un hombre afroamericano se erigió en honor al boxeador Cassius Clay, en el Miami Beach Convention Center. Pedro Medina León nos cuenta.

Artículos recientes

Actor y cronista teatral

Columnista en The Wynwood Times:
Textos y guiones

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad