Por Alida Vergara Jurado.

Para quienes pasamos la cuarta década y vivimos de los placeres de caminar por Sabana Grande con tranquilidad, disfrutando de tardes de sol y de aquellos rincones en los que encontrábamos, literalmente, la felicidad, es imposible olvidar algunos nombres.

Antes de todo este boom de comida rápida, y de “la moda del shawarma”, y sobre todo, para los que realmente valoramos el sabor original de la gastronomía libanesa y siria, siempre recordamos a ese pequeño genio, no el de Aladino, sino al Arabito.

Hace más de cuarenta años solo era posible degustar un buen plato árabe únicamente en la cocina de amigos libaneses y sirios; sin embargo, Arabito es un genio que entró a Venezuela hace 40 años, y se quedó, para desarrollarse en el país como el mejor referente de la gastronomía árabe y libanesa en Venezuela, así como de sabores y aromas del Medio Oriente.

UN HIT PARA QUIENES AMAMOS LA GASTRONOMÍA DEL MEDIO ORIENTE, ÁRABE, LIBANESA

Decir Arabito, para muchos, es pensar en el genio rojo de la emblemática bolsita transparente que contiene el pita que todos aprendimos a comer, pero resulta que Arabito Caracas es muchísimo más que pan. Es la infinita variedad de productos inspirados en la gastronomía del medio oriente, árabe y libanesa, que no solo se ha convertido en el proveedor ideal para todas las familias de ese origen, sino que nos enseñó, y nos ha inspirado, hasta a quienes no tenemos sangre árabe pero somos enamorados de su cultura y gastronomía, a no solo disfrutar de sus platillos, sino a atrevernos a prepararlos en nuestras casas.

Y es que además de esa pita, Arabito es condimentos, aderezos, dátiles, aceitunas, todo tipo de ingredientes de la cocina árabe, el imprescindible y mi favorito de siempre: el tahine, sumac, curry, aceite de oliva árabe, Hummus, Babagganug, Muhammara, los trigos esenciales para preparar Tabbouleh, Kibbe, entre otros, nuez moscada, pan frito, dulces árabes y hasta café Arabito, cuya marca es propia y viene en dos presentaciones, tradicional árabe y con cardamomo. Aquel que dibujaba un arbolito o figuras que me ayudaban a descifrar las amigas de mis padres, en el fondito de la taza, cuando le pegaba el pulgar y nos anunciaba alguna sorpresa para el futuro.

 

EL GENIO NOS ACOMPAÑA, NOS CUIDA Y NOS VISITA EN CASA

En medio de este momento inédito, en el que el COVID-19 nos ha llevado a conocer nuestras vulnerabilidades y todo lo que extrañamos en un confinamiento obligado, el genio de Arabito nos demuestra su compromiso, y nos sigue acompañando libre de virus. Porque, para quienes como yo, necesitan de vez en cuando saborear el medio oriente, ofrecen un servicio de delivery para toda la variedad de productos.

Ya no solo es posible visitarlos en los dos locales de siempre: en la Av. Casanova, así como en Catia, sino que ahora están en mi casa, y debo confesar que en medio de esta pandemia, este reencuentro me ha hecho muy feliz.