Decía en mi primer artículo para esta columna que como una mujer de la generación X nací mientras unos hechos únicos sacudían al mundo: la Guerra de Vietnam, las primeras descargas de napalm que aplicó Estados Unidos y la invasión que hicieron a República Dominicana; la Revolución Cultural en China con Mao Tse Tung y la primera transmisión de televisión por satélite. 

Hoy hay una guerra seguida en las redes sociales, sentida muy de cerca, en un privilegio perverso de ser testigos de cómo una mente criminal ignora todos los acuerdos humanitarios y realiza una afrenta tras otra a un país que solo desea ser independiente. 

La mayoría sensata del mundo condena los hechos violentos. Los jóvenes sienten que es demasiada la crueldad ampliada en sus dispositivos móviles. Los que superamos los cincuenta años nos sorprende el déjà vu de los peores tiempos humanos. Sigue resultando inentendible el papel de las que conforman la suma de naciones unidas en favor de la libertad y la democracia mientras un solo hombre pone en riesgo la paz mundial.

Es interesante entender la propia vida a través de la influencia de las circunstancias sociales en nuestra forma de ver este mundo conflictivo. ¿Qué puede hacerse desde el otro lado del continente? ¿Qué consejo daríamos a los diplomáticos si fueran nuestros maridos o hermanos? ¿Cuántas preguntas incómodas almacenadas en el baúl mundial de los errores del pasado sacaríamos ahora? ¿Cómo se detiene el horror en un planeta con raíces y semillas repletas de atrocidades?

Me gusta creer que la humanidad tiene el gen de la paz en cada secuencia del ADN. Soy una ingenua, lo sé. Mi espíritu hippie solo sabe alzar su mano y mostrar el símbolo que, al parecer, serán incapaces de hacer los lisiados del futuro, si seguimos en esta loca beligerancia.

Sigo danzando con mis greñas libres y mis pies descalzos mientras canto aquella canción emblemática “Give peace a chance”.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritora y cronista.

Columnista en The Wynwood Times:
Vicisitudes de una madre millennial / Manifiesto de una Gen X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad