ARGUMENTO.

Basada en la novela Simply Halston de Steven Gaines, el pasado 14 de mayo de estrenó HALSTON, la nueva miniserie de Netflix.

A lo largo de la historia podremos conocer sobre los inicios, el auge y la debacle de la marca Halston, pero paralelamente la trama también ahonda sobre la vida de Roy Halston Frowick, el hombre detrás de la marca y cuyo talento revolucionó la moda norteamericana; su genialidad, carácter, excesos y debilidades son plasmados con elegancia y sin exageraciones.

La adaptación se nos hizo bastante acertada logrando mantener nuestro interés durante los cinco capítulos que conforman la miniserie. Y aunque la familia del diseñador ya se quejó, declarando que el programa no muestra al Halston que ellos querían ver, no es menos cierto que se trata de un programa de ficción y entretenimiento sobre la vida de un personaje real, no un documental. A veces nos olvidamos un poco de ello al criticar sin tomar en cuenta el género de lo que estamos viendo.

Tránsito paciente | Literatura viva

Tránsito paciente | Literatura viva

Un día, aparece ante nosotros la historia. Es una imagen clara de una situación que no ha sucedido. Jan Queretz habla de tiempo y escritura en su nuevo ensayo literario para Literatura viva.

UCV, 300 años entre el todo y la nada

UCV, 300 años entre el todo y la nada

La UCV conmemora 300 años y uno de sus ucevistas egresados en el exilio, exalumno y profesor por 18 años reflexiona sobre lo que la esta institución universitaria representa.

Nací para ser subversiva

Nací para ser subversiva

El autoasumirse como una mujer subversiva conlleva también a una responsabilidad que reclama el mundo actual y a opinar sobre cualquier debate

En defensa del comercio de caricias

En defensa del comercio de caricias

El escribiente amarillo nos habla con franqueza sobre la prostitución y nos da su opinión del por qué el comercio de caricias no debería ser ilegal.

Mística y delirio en el arte de Ender Rodríguez

Mística y delirio en el arte de Ender Rodríguez

El arte de Ender Rodríguez desarrolla temas desde lo cotidiano y existencial hasta el contacto con experiencias límite en lo psíquico y espiritual. Conozcamos más de él en esta entrevista exclusiva.

En lo personal, me pareció que más bien la historia deja muy bien parado a su protagonista cuando nos presenta los excesos propios de una élite en los años previos al SIDA, pero de una manera bastante elegante, medida y sin artificios muy en concordancia con el estilo de las creaciones del diseñador.

Seguramente los buenos de la historia no eran tan buenos y los malos tampoco eran tan malos, pero el show debe continuar porque –como diría el propio Halston–  “las críticas no importan”.

También la miniserie dedica un episodio completo a un evento que en sí mismo podría generar una película o serie por lo relevante que significó para la historia de la moda estadounidense y por todo lo que ahí ocurrió tras bastidores, incluidas sendas presentaciones musicales a cargo de Josephine Baker y Liza Minelli. Hablamos de un desfile benéfico en París que terminó siendo recordado como “la Batalla de Versalles”, donde diseñadores franceses como Pierre Cardin, Emanuel Ungaro, Marc Bohan (al frente de la casa Dior para el momento), Hubert de Givenchy  y el rey de ese entonces Yves Saint Laurent se enfrentaron a los norteamericanos Bill Blas, Stephen Burrows, Anne Klein, Oscar de la Renta y Halston, siendo estos últimos los que salieron vencedores de la muestra y de esta manera pusieron en la palestra el diseño estadounidense, haciéndole ganar respeto y acabando con la supremacía gala en el mundo de la moda.

Trailer de Halston, la miniserie | Netflix

PRODUCCIÓN.

¡Ryan Murphy lo volvió a hacer!

La serie es creación de Sharr Whitte y está dirigida por Daniel Minahan, pero el estilo “Murphy” en la producción se siente de principio a fin. Tanto en el diseño de decorados para lugares icónicos como la célebre discoteca Studio 54 o el destartalado espacio en París donde tuvieron que prepararse los diseñadores para el evento de Versalles, como la recreación del arte de Halston en el diseño de sus vestidos, el vestuario creado para la obra de danza de Martha Graham o la icónica botella para su perfume creada por su amiga Elsa Peretti.

Por otro lado, el ritmo que mantiene la historia logra recrear toda la efervescencia del vertiginoso mundo de la moda y el período que abarca la infancia del protagonista en los años cuarenta, su incandescente éxito en la década de los setenta y su ocaso recién finalizados los ochenta.   

ACTUACIÓN.

Como suele ocurrir en estas historias basadas en celebridades, siempre es apasionante no solo conocer la vida de sus protagonistas, sino también reconocer a otros famosos que fueron parte de su entorno.

En lo personal eché de menos no ver a Andy Warhol, quién fuera íntimo del diseñador a tal punto de compartir amantes.

Pero en compensación adoré la interpretación que realiza la actriz Krysta Rodríguez como Liza Minelli. Su actuación es tan orgánica que en varias escenas uno siente que de verdad la mismísima Minelli está presente en la serie.

Otro personaje interesante es el que realiza, en los primeros capítulos, Rory Culkin –el hermanito menor de Macaulay Culkin– quien interpreta a un joven Joel Schumacher que trabajó como asistente de Halston y que años después se convertiría en el reconocido director de cine que nos dejó títulos como The Lost Boys, Batman, 8mm o la estupenda adaptación del musical El Fantasma de la Opera.

La actriz Rebecca Davan también se luce con su actuación como Elsa Peretti la musa de Halston y quien se encargó de la elaboración de la botella para la fragancia femenina de la marca.

El actor venezolano Gianfranco Rodríguez fue el escogido para encarnar a Víctor Hugo, el amante de Halston y que se convirtió en un codiciado gigoló en las fiestas eternas que organizaba el diseñador en Studio 54 donde todo podía pasar, incluso hasta encontrarte un caballo blanco en medio de la pista como en el cumpleaños que le organizó a Bianca Jagger. Victor Hugo empezó a decorar vitrinas en la tienda de Halston y sus creaciones comenzaron a generarle cierto reconocimiento. Andy Warhol –de quién también fue amante– se inspiró en la gran “dotación” del miembro del venezolano, para crear el reconocido catálogo Torso Series.

Entre otros de los personajes que encontramos en esta serie, se encuentran Bill Pulman como David Mahoney, cabeza de Industrias Norton Simon que en 1973 comprara la marca Halston; Kelly Bishop nos regala una deliciosa interpretación de Eleanor Lambert creadora de la New York Fashion Week y promotora de “La Batalla de Versalles”; Mary Beth Peil como la reconocida bailarina Martha Graham y David Pittu quien da vida al ilustrador y amigo de Halston, Joe Eula.

Cabe destacar el trabajo de Vera Farmiga en el rol de Adele, la “nariz” que va ayudar a Halston a encontrar los tonos para la creación de su perfume; se trata de un personaje ficticio pero cuyas escenas sirven, a través de la sutileza de los aromas, para ir lentamente desarmando los desplantes, la ironía y el divismo del Halston estrella, para mostrarnos al hombre vulnerable e inseguro que se esconde tras el glamour, los aplausos y las drogas.

Pero sin lugar a dudas el peso actoral de toda la serie recae en los hombros de Ewan McGregor, quien sin prejuicios de ningún tipo nos regala un trabajo honesto y cargado de la esencia Halston por dentro y por fuera.

 

En conclusión, a esta miniserie le doy:

 

  • Argumento 2.5
  • Producción 2.5
  • Actuación 2.5

 

Para hacer de HALSTON, una serie de 7.5 puntos sobre 9.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Actor y cronista teatral

Columnista en The Wynwood Times:
Textos y guiones

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad