El escenario se ilumina. Una mujer aparece sobre un diván mientras su voz en off dice un texto, cartografía verbal en perfecta comunión con su cuerpo en estado de trance. En un giro imprevisto de su torso semi desnudo, el sonido de un flash penetra la escena, como un golpe de luz solar que captura la imagen para hacer levitar en la memoria. Es el lente fotográfico de José Reinaldo Guédez, despertando la relación secreta entre el espacio-tiempo dibujado por el movimiento y la fascinación por el cuerpo, territorio contingente, despojado de los vasos comunicantes evidentes para transformarse en obra que trasciende los sentidos y se inscribe en la historia persuadiendo la belleza con su lente hipnótico, donde ningún gesto queda a salvo.

En un dinamismo constante en la composición aérea que implica sumergirse en el mundo de la danza contemporánea, y el vértigo consciente de sus búsquedas emocionales, Guédez nos asombra con una estética que trasvasa los absolutos del blanco, las figuraciones del aire, los transcursos, transiciones y evoluciones de los cuerpos que entre la danza y la fotografía encarnan la misma piel de Eros, para penetrar la psique del espectador con la experiencia una obra afectiva, revivida en los gestos cotidianos donde la fotografía es común presencia transformada en movimiento.

Al borde de un café conversamos, para dar cuenta de la singularidad de un artista genuinamente desobediente a una estética única y continua, sino abierto a la destreza que los cuerpos dictan desde la radicalidad de su presencia desnuda ante el lente: ser libres y eso es todo.

Espacio Alterno, Tres puntos lineales planos, Coreografía Rafael González

Reinaldo, ¿qué impulsa y cómo se inicia tu vínculo con la fotografía?

Mi vínculo con la fotografía inicia desde la universidad, por allá en el siglo pasado. Decir en verdad qué me impulsa a hacer fotografía es difícil, en momentos creo que no lo tengo claro. Soy un apasionado de hacer imágenes, de crearlas y recrearlas, de lograr que la gente vea el mundo como yo lo veo, de encontrar belleza en las cosas no habituales, captarla y compartirla. Y para ello los impulsos pueden venir de lugares tan dispersos como infinitos, aunque tenga mis temas recurrentes.

 

Estéticamente, ¿cómo defines tu experiencia fotográfica?

Mi estética también es diversa, puede ir de lo barroco a la sencillez más empedernida. Todo va a depender de la obra que quiera hacer, lo que funciona para una no funciona para otra. 

George Lavarca, hilar el alma

George Lavarca, hilar el alma

En esta entrevista conoceremos a George Lavarca, artista plástico venezolano cuya obra nos habla desde los hilos y tejidos de la ancestralidad Wayúu

Koki: Un hombre sin sueños

Koki: Un hombre sin sueños

Reconocer que unos sueños se realizan y otros no, pasa por la experiencia de haberlos vivido desde niños. En el caso del Koki, la deshumanización lo convirtió en un hombre sin sueños infantiles. Miguel Ángel Latouche lo analiza.

Industria, verbo y barro | Literatura viva

Industria, verbo y barro | Literatura viva

Los cimientos del lenguaje han sido socavados, libro tras libro, por la industrialización de la literatura. Así lo afirma Jan Queretz en su nuevo ensayo literario para Literatura viva.

La tarde avanza en su exactitud indecible y recordamos los días en el extinto IUDANZA, donde la libertad era movimiento, no un cerco ideológico. Otra vez la nostalgia penetrando la débil costilla de la memoria. 

Portafolio Maestros: Juan Carlos Linares

Cuéntanos sobre tu vínculo con la danza y el binomio danza-imagen.

En 1992 comencé en el mundo de la danza, primero como integrante del primer grupo de danza UCAB y luego como miembro del Taller Permanente de Formación en Danza Contemporánea de desaparecido Instituto Superior de Danza, que fuera otrora germen del Iudanza hoy Unearte Danza.

Cuando estaba en el Instituto Superior de Danza, no sólo era estudiante, sino que llevaba la parte de prensa. Yo un niño de 23 años recién graduado en Comunicación Social, un inolvidable trabajo donde aprendí mucho de la mano del maestro Carlos Paolillo. Bailaba y escribía sobre danza, el paso siguiente era registrarla, y allí tímidamente empecé a hacerlo un poco cohibido ante la presencia frecuente en los eventos de los grandes de la fotografía de danza, Miguel Gracia (QEPD) y Roland Streuli.

Portafolio Rosa: Simón

Aclaro, siempre me interesó la danza, pero en el ISDD se me abrieron las puertas a este mundo mágico. Estando allí me dijeron que no tenía condiciones para bailar. Por días lloré, fue muy duro; pero luego lo agradecí pues me ayudó a centrarme en ver de qué forma me quería vincular con el hecho dancístico.

En esa época (cerca 1995) publiqué unas fotos que realicé para un espectáculo del taller permanente, una obra de danza Butoh de Juan Carlos Linares. No había redes sociales, sólo las llegué a poner en una cartelera del teatro Amador Bendayán de la Casa del Artista. Inés Rojas, Directora Artística de Neodanza, las vio y me pidió que les hiciera urgente unas fotos para enviar a Alemania,  para los recaudos del festival Movimientos 96, en Hamburgo, y el cual constituía una plataforma de selección latinoamericana para el Encuentro de coreógrafos de París de ese año. Bueno, las hice, seleccionaron a Neodanza para una gira en Alemania y Austria. Al llegar, una de las fotos que tomé era portada de la Revista de Danza y Ballet más importante de Alemania que patrocinaba el festival, Neodanza gana el festival y viajamos a París.

Desde ese momento hice grandes cosas con Inés y Neodanza. Fotografías y videos, luego con Espacio Alterno de Rafael Gonzales, con Agente Libre de Félix Oropeza, con Claudia Capriles y su proyecto Plan Cero, Leyson Ponce de Dramo, Mariela Delgado para el Ballet Teresa Carreño y muchos otros. En verdad he sido bendecido al tener la oportunidad de compartir con grandes creadores. Inclusive he coreografiado para cine y mostrado mis proyectos coreográficos en teatros, un verdadero lujo.

¿Qué temas te obsesionan desde el lente?

 Mi tema recurrente es la danza, lo cual no significa que sea necesariamente captar el movimiento. Hay quienes se ocupan empedernidamente en captar al bailarín en el gran salto, ese no es mi caso, yo busco la danza desde la quietud activa; pareciera un contrasentido, pero es mágico captar la fuerza contenida en un cuerpo que danza cuando está en actitud en el escenario. No busco el gran salto, si aparece, ok, pero no me obsesiono, busco la verdad de ese cuerpo en escena. Ya no registro mucha danza por eso mismo, busco hacer cosas más personales en ese campo y por eso llevo desde el 2014 retratando bailarines desde mi estudio, creando con ellos, imaginando historias y cómo mostrarlas por medio del cuerpo. Ha sido un trabajo hermoso. Por otro lado, está mi trabajo más personal, mis autorretratos y el hecho de explorar la cultura gay y mi papel dentro de ella.

Hablamos sobre la experiencia, sobre el cuerpo-alma en el transitar de la vida, como la danza, entre imágenes y vivencias que se traducen como señales de lo que hemos vivenciado gracias al cuerpo, nunca a pesar de él. Somos experiencia en moviendo.

Portafolio Maestros: Miguel Issa / Portafolio Maestros: Claudia Capriles

También has incursionado en el video, ¿cómo han sido tus exploraciones y creaciones desde la imagen en movimiento?

 El campo de la videodanza, o danza para la pantalla, me ha dado grandes momentos en el ámbito de las artes visuales y en especial del videoarte. Fui reseñado por el recientemente desaparecido investigador de videoarte Benjamín Villares en el capitulo de Venezuela de la investigación Video en Latinoamérica, una historia crítica. AECID, Madrid 2008.  Siempre le estaré agradecido por eso. Mis exploraciones siempre han estado vinculadas a la danza, como bien lo dije, y a las posibilidades del cuerpo y su visión transformada por medio de la postproducción digital con sentido argumentado, alejándome del efecto por efecto.

Detrás del lente

 

¿Quién es Reinaldo Guédez detrás del lente?

Reinaldo Guédez detrás del lente es prácticamente un cerebro que baila, una persona que sueña día tras día en cómo mostrar su visión de la danza y compartirla, que da pasos planificados con ese objetivo, nunca podré grabar danza por grabar, siempre existirá un “algo más” que decir y siempre estoy pensando en imágenes.

La imagen es un túnel que nos conduce a la delicada flama de la expresión. Esas palabras delinean la puesta del sol, entre sorbos de un café, la experiencia compartida y el diálogo especia de un re-encuentro.

Como pedagogo, ¿qué experiencias facilitas a los participantes de tus clases?

 Hay mucha gente en el campo del arte que le dice a los estudiantes qué cosa está bien o qué está mal. Para la mayoría de estos, algo está bien cuando se parece a lo que ellos como creadores harían: yo he sufrido mucho con esas posturas. El mundo del arte contemporáneo es tan divergente que llega a ser incierto y muchas veces manifestación de caprichos particulares. Yo trato de que el estudiante explore lo que quiere hacer y de ayudarlo, no creo que existan maneras exclusivas de hacer las cosas. Lo importante es saber el qué, el cómo lo averiguaremos juntos.

Portafolio Orgullo: Lesther

¿Qué significa ser un fotógrafo en Venezuela?

 La verdad, no sé qué significa ser un fotógrafo en Venezuela. Yo no vivo de la fotografía y para algunos el no vivir de ello te excluye del campo cultural “fotógrafos”. Yo soy un creador visual intentando ser artista.

 

¿En qué proyectos y propuestas trabajas actualmente?

Sigo con mi serie de retratos a miembros de la danza. Durante el 2019 fotografié a mis maestros de la danza y fue verdaderamente mágico fotografiarlos y un honor que aceptaran. Este año ha sido una locura y ese proyecto fue un poco truncado. Espero este 2021 poderlo retomar y seguir trabajando en mi libro, uniendo mis fotos con mis historias de vida.

Portafolio Maestros: Inés Rojas

Unas palabras finales a todos aquellos inquietos por el mundo e imaginario fotográfico.

Amigos, fotografíen lo que les dé la gana y busquen la belleza de aquello que les interesa. Registren el mundo que quieren mostrar y no busquen la toma perfecta, busquen su verdad. Hay que ser auténticos, ante todo.

 Autenticidad es una palabra justa para cerrar nuestro encuentro, despedirnos y seguir la travesía que el movimiento y la imagen dictan en nuestras venas: vivir, y eso es todo.

Portafolio Blanco: Marilyn

Portafolio Blanco: Ricardo

Más sobre José Reinaldo Guédez

 

José Reinaldo nació en Maracay Edo. Aragua en 1969. Comunicador Social egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. Cursó estudios en las áreas de pintura, fotografía, teatro y danza. Radicado en Caracas. Su trabajo artístico se desarrolla en el área del video y la fotografía con estrecha vinculación con la danza contemporánea. Ha incursionado en el campo de la composición coreográfica y su vinculación con multimedios en la escena. Ha participado de varias exposiciones y muestras entre las cuales destacan recientemente: Cuadro por danza, Caracas 2017–2018, “Aleatorios. Una perspectiva contemporánea de videoarte” Maczul. Maracaibo 2017, SlideLuck Caracas II 2015, Mérida foto 2014, Premio Espacio Gaf, Ha cursado estudios de fotografía en: Museo de Bellas Artes, Imagomundi, Organización Nelson Garrido y Avecofa.

 

Contacto

 

  • IG: @josereinaldoguedezfoto
  • Facebook: José Reinaldo Guédez
  • Email: reinaldoguedez@gmail.com

 

Autoretrato

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritor | Personal Brander | Storyteller | Copywriter

Colaborador articulista de The Wynwood Times

Columna: Apuntes desde el vértigo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad