Por Angel Moronta.

Patricia y Roberto tenían todo bien planificado. Montaron unas ligeras maletas en su carro y manejaron por unas horas. Recordaban la fiesta del día anterior. Todo se dió como lo esperaban. Y ahora con la familia contenta, llegó la hora de disfrutar solos. Al llegar al aeropuerto ya se imaginaban cómo sería la isla. Conversaban sobre lo que comerían, lo que tomarían, los sitios que visitarían. Valió la pena el año que pasaron planificando la boda.

La luna de miel es la primera etapa del ajuste cultural. Esta primera etapa “es usualmente muy positiva, en la cual las personas se enamoran del idioma, la gente y la comida en su nuevo espacio. El viaje o la mudanza parecen ser la mejor decisión que tomaron en toda la vida, una aventura emocionante en la que quieren estar para siempre” (1). El Centro de Escritura en la Universidad de Carolina del Norte (The Writing Center at University of North Carolina), Chapel Hill establece que “esta [etapa] usualmente dura una cuantas semanas y se caracteriza por la sensación de interés y emoción. Puedes incluso sentirte como un turista” (2).

Al salir del aeropuerto, los recibió una brisa inusualmente fresca para encontrarse en la isla de Margarita en esa época del año. En unos minutos llegó el carro que los llevaría al hotel. Todo andaba sobre ruedas. Llegaron a la recepción 30 minutos más tarde y los recibió una muchacha muy amable. Les habló de los restaurantes en el complejo hotelero, de la playa privada, las piscinas, y las fiestas en la disco del hotel y en el caney a la orilla del mar. Todo se escuchaban excelente. Sin embargo, estaban muy cansados, así que decidieron ir a la piscina, tomar unas bebidas y relajarse. Aún quedaban seis días. El lugar era perfecto. Sentían que podían vivir en ese paraíso por siempre. 

El sociólogo noruego Sverre Lysgaard introdujo el modelo de la Curva en U sobre el ajuste cultural en 1955 y fue desarrollada por otros académicos como Oberg en 1960 y Chang en 1973. (3) La luna de miel está localizada en el punto más alto al inicio de la curva. En esta etapa las personas están muy ocupadas atendiendo diligencias inmediatas observando la nueva cultura, conociendo gente “amable”, haciendo cosas nuevas y disfrutando el mundo a su alrededor absorbiendo la experiencia como una oportunidad emocionante e interesante.

Han pasado un par de días, cuatro días para regresar al mundo real. Es el día de la fiesta en el club del hotel. Se están alistando. Se pueden escuchar algunos truenos en la distancia. Las islas tropicales usualmente reciben tormentas pero Patricia y Roberto no piensan en eso y se apuran para asistir a la celebración. ¡Es simplemente fantástico!. Finalmente están juntos disfrutando y listos para bailar un rato.

La fase de la luna de miel no dura el mismo tiempo para todos. Puede durar entre unos cuantos días a unas cuantas semanas. Como turista, esta etapa no es algo que realmente noten debido al corto tiempo que duran lejos de casa. Sin embargo, en largos períodos de tiempo, se hace visible después de unos cuantos días o semanas, llevando al visitante de una “perspectiva de turista” a una “visión mas realista” del mundo que los rodea.

Es el sexto día de la luna de miel y la pareja está sentada en la terraza de la habitación. El jacuzzi externo está cubierto con la tapa protectora. Todo iba bien hasta ese día. Algo de viento está comenzando a molestar el cabello de Patricia. Roberto está revisando las predicciones del clima en el teléfono. Solo están sentados ahí, viendo el mar que se pone cada vez más oscuro mientras toman algo de vino. Dejaron la visita a las tiendas para el final de viaje y ahora, aquí están, haciéndose muchas preguntas para ser una luna de miel. Solo queda un día y parece que ya se acabó la diversión.

 La curva U se aproxima a una realidad que es particular en innumerables casos y contextos más no es un modelo perfecto. No obstante, apoya en gran medida para hacernos conscientes de lo que atravesamos cuando vivimos una experiencia “extranjera” o cuando nos hacemos “extranjeros”. La etapa de la luna de miel ofrece una probada dulce de toda la mesa de platos culturales en el festival de degustación que es el ajuste cultural. El detalle es que no somos expertos en este tipo de experiencias. Aunque podemos escoger que probar en un restaurante o en una fiesta, no es el mismo caso cuando llegamos a un nuevo trabajo, colegio, ciudad o país, …o al menos no es lo mismo cuando termina la luna de miel. Muchas cosas son “de cierta manera” y es necesario conocerlas primero para dar los siguientes pasos. Ser capaz de interpretar las nubes oscuras en la distancia y encontrar tiempo para reflexionar en diversos puntos de la experiencia, te ayuda a evaluar opciones y disfrutar el momento.

Mientras los rayos iluminan el horizonte, Patricia y Roberto siguen conversando, ya no tan animados como al principio de la luna de miel. De igual manera, aunque el clima les impide ir de compras, saben que en el tiempo compartido, encontraron más de lo que podrían adquirir en las tiendas. Conocieron personas de todas partes del país y de otros países. Comieron cosas “desconocidas”. Escucharon muchos idiomas y entendieron un par de ellos. Lograron sentarse a conversar, estar presentes en el momento. Y por supuesto, siempre está la oportunidad de comprar las cosas en el tiempo que queda por compartir juntos.

Roberto deja su teléfono en la mesa, vuelve a servir las copas, y siguen charlando. Se avecina la lluvia y el hotel es el lugar perfecto para estar mientras pasa la tormenta.

Nuestras vivencias previas y las experiencias del presente nos permiten de sobrellevar retos y avanzar hacia el futuro. Este artículo invita entonces a la reflexión en cuanto a lo que has vivido, lo que vives al inicio de tu experiencia no solo en el extranjero sino en cualquier espacio nuevo o situación desconocida, y ser consciente de que los retos se avecinan después de todo inicio. Al lograr explicar nuestras experiencias logramos definir el camino y ser agentes de cambio. Es como cuando te haces consciente de qué y cómo debes comer para perder o ganar peso; o qué debes leer y hacer para terminar una tarea. Está en tus manos creer en ti mismo, actuar y lograr objetivos para tu bienestar y el de muchos a tu alrededor, cuando aprendes a leer las señales sobre lo que pasa afuera y dentro de ti.

Referencias

  1. The 4 Stages of Culture Shock [Artículo en Línea]
  2. Writing Center/ University of North Carolina at Chapel Hill [Artículo en línea]
  3. El Said, M. 2006. U-curve. [On line post] Disponible en: https//yu.fi/ohjelmat/hum/viesti/en/ics/47)
  4. El Gumache Bay, Margarita Island, Venezuela [Imagen en línea] CC0 1.0 Universal Public Domain Dedication