Por Florángel Quintana.

En unos días estaremos pasando la resaca del 2019. Dejaremos el jolgorio, las comilonas y los memes navideños. Pasaremos a un nuevo año con todo lo que eso implica en nuestras agendas: propósitos, resoluciones y buenos deseos.

Algunos estarán haciendo sus cálculos tras los gastos del último mes. Otros estarán proyectando sus ingresos para el primer trimestre. Muchos solo botarán esa última hojita del almanaque y abrirán el 2020, primoroso y con olor a nuevo de paquete.

¿Cómo hacen la transición los Millennials de un año a otro? ¿Se han dado cuenta –si son padres o acaso están en el rango de edad milénica– cuántos nuevos rituales tiene esta generación?

Pero primero retrocedamos un poquito… ¿Qué tipo de regalos se les ocurrieron a los milénicos? Lo tecnológico siempre está en la primera línea. Todo lo que implique nuevos gadgets para hacerles la vida más fancy, mejor. Es decir, aparatitos que se ven muy bien… Pero atención… ellos no regalan dispositivos móviles. De acuerdo con una encuesta realizada por Arlington Research para Kaspersky a 11.000 consumidores de 13 países: un 24% decide no comprar este tipo de productos para ahorrarse estar atendiendo a los continuos requerimientos de ayuda técnica de sus padres o abuelos. Ya saben, actitudes de millennials.

Ellos se regalan relojes pero ven la hora en sus móviles. Se regalan membresías a clubes aunque sus horarios no les permitan acudir con frecuencia. Se regalan viajes a bajo costo, siempre y cuando sean con muchos amigos y de acuerdo al número de reseñas buenas en internet. Como a los abuelos, les encantan los calcetines –solo que con personajes y en colores atrevidos–, y descubrieron los tirantes, un aire retro en seres del futuro. Tal cual las madres, se fascinan con carteras y zapatos de diseñador, y gastan mucho en maquillaje y accesorios.

En cuanto a los rituales para Navidad y Año Nuevo, eh… nope!, no los tienen. Allí no suman originalidad sino siguen –a veces a regañadientes– los de la familia. La mayoría se ajusta a las peticiones de sus padres, pero tan pronto ha pasado la cuenta regresiva y el abrazo familiar, corren a parrandear entre sus iguales: reunirse para subir fotos a Instagram y hacer stories divertidas.

Los Millennials ingresarán a los años veinte del siglo XXI buscando ser económicamente más independientes. Se afanarán en mantener sus peculiares puntos de vista respecto a las leyes y al vivir en sociedad. Se convertirán en los adultos que la siguiente generación –Gen Z– criticará.

La vida es como una serpiente que se muerde la cola… ¡Feliz año Millennials!

 

IG: @florangel_q