Oranjestad. Octubre, 2021. Los tres nuevos showrooms de El Pran Projecten ‘DEAD ANIMAL’ de Erika Ordosgoitti (Venezuela/ EEUU), ‘OTHER SCIENCES’ de Regina José Galindo (Guatemala), y ‘LUDIC  BODY’ Natusha Croes (Aruba) estarán abiertos hasta el 31 de diciembre de 2021.

La manufactura de la felicidad

La manufactura de la felicidad

La industria de la autoayuda nos echa en cara que la felicidad es nuestra responsabilidad; en pocas palabras “si no eres feliz es culpa tuya”.

Amanda | Apuntes desde el vértigo

Amanda | Apuntes desde el vértigo

Saldar sus deudas con un embarazo por encargo provoca un quiebre en Amanda, protagonista de esta nueva e inquietante crónica de Apuntes desde el vértigo

Woodstock frente al mar

Woodstock frente al mar

La idea del festival de música más grande de todos los tiempos en Estados Unidos se gestó en Miami, así nos lo cuenta Pedro Medina León.

El poema contra el amor y la vida

El poema contra el amor y la vida

El poema, en gran medida, se manifiesta como una forma de rebeldía. Así lo afirma Jan Queretz en este hermoso ensayo literario.

Daniel Oropeza | Poética osadía

Daniel Oropeza | Poética osadía

El arte de Daniel Oropeza nos aproxima a una sonoridad donde las palabras le dan soporte a la inquietud de un trabajo poético en constante metamorfosis. En esta entrevista conocimos más sobre él.

Érika Ordosgoitti: cuerpo, poesía y acción 
 

Su práctica artística abarca performance, fotografía, video y poesía. Su convivencia en una comunidad sexista, homófoba y radicalmente falocéntrica, ha supuesto un acto de resistencia para ella por su condición de mujer, hombre, queer, andrógina, marimacha, lesbiana, trans no-binario… encasillamientos otorgados por la sociedad hetero-normativa. Esa supuesta rareza ha generado la experimentación de una interacción entre ella, como detonante, y la comunidad con la que interactúa, como detonador de su praxis

Érika Ordosgoitti es una artista maldita. Ella genera un arte de acción impactante y reflexivo, y lo hace desde la propia experimentación y exposición de su cuerpo, ese que ha designado como territorio infinito, donde la barrera del dolor, del miedo, de la sumisión, del riesgo, de lo estético, es autoimpuesto por ella como frontera.

El cuerpo, en cualquier dimensión existencial, supone vulnerabilidad y acción. Está expuesto al contacto y a la violencia del otro, a su mirada y su roce. La operación artística que lleva a cabo Érika Ordosgoitti supone riesgo y vulnerabilidad, arrojo y conciencia. Su cuerpo se nos revela desobediente, rebelde, inconforme. Es un cuerpo libre, infinito, que explota hasta su máxima expresión: lo proyecta, lo exhibe, lo somete, lo mutila para provocar, despertar, estremecer al que observa. 

Regina José Galindo y otras ciencias

 

Guatemala: espejo del mundo. Cada charco con sus dramas.

El horizonte cultural e histórico de su país natal, Guatemala, marcó en ella un punto de arranque desde finales de los noventa, a raíz de la repercusión que tuvieron los tratados de paz. A partir de ahí, el aspecto geopolítico derivó como detonante para abordar proyectos que combinan investigación, performance, poesía y ciencia. Alude, de este modo, a los conceptos de discriminación racial y de género, a conflictos políticos y sociales sucedidos en su país que, a su vez, encuentran puntos de contacto con problemáticas globales de las sociedades todas. 

Su condición de guatemalteca es uno de los detonadores esenciales de la práctica artística que desarrolla Regina José Galindo. Proviene del ámbito de la poesía y las letras, lo cual mixtura a conciencia con su proyección performática, convirtiéndose en una de las artistas latinoamericanas más emblemáticas de su generación en los predios de la performance, el arte de acción y lo testimonial. Regina se ha convertido en una performer que recurre a la pureza de diversos medios para sus intervenciones, respeta cada uno a conciencia e implementa una relación intrínseca de tal modo que la poesía deviene parte esencial de la performance y viceversa, generando una poesía visual y una poesía oral a través de sus trabajos. 

Galindo sobresale de ese entorno geocultural y geopolítico en el que se desdobla para proyectarse como portadora de voces, experiencias, memorias y testimonios del sujeto vulnerable, ese que en cualquier contexto ha sido amarrado al sentido primario del dolor, la alegría, la desilusión, la mala legislación, el miedo, la fe… Por tanto, ella deviene performer y espectador, autor y anónimo del mismo proceso. Interviene el espacio público y la memoria histórica desde su cuerpo. A través de este, con rabia manifiesta, articula y evidencia los problemas y las discapacidades de su contexto. Su cuerpo se convierte en parte complementaria de esa praxis performática y testimonial que desarrolla. Ella es testigo y víctima del suceso, e invita a ser partícipes de su performatividad.

Natusha Croes: tacto lúdico

 

Conjuga en su práctica artística la poesía, la performance, el dibujo, la instalación y el ready made, a lo que suma la tradición musical que corre por sus venas, principalmente transmitida a través de su padre. La muerte de este resulta el trasfondo de un videoarte en el que Natusha aparece intentado revivir el corazón de un cerdo –órgano sumamente parecido al del ser humano–. El material registra la manifiesta intención de ella por resucitar ese corazón que rítmicamente latía, a través del cual mantenía una conexión con su padre.

Derivó en un estado performativo en continuum, una acción en cadena que ella ha basado en el tacto como elemento central y recurrente de sus posteriores intervenciones. Explora todo lo referente al tacto desde la dimensión reflexiva y en el sentido relacional del cuerpo-paisaje, sonido-paisaje, sonido-cuerpo: una triangulación de elementos que derivan hacia la experimentación sensorial.

Natusha encuentra en el paisaje de Aruba, su país natal, una materia prima exquisita para explotar a través de sus experiencias artísticas. Aruba, en su condición de destino turístico paradisíaco, funciona para ella como génesis de una práctica profesional para explorar la relación cuerpo-paisaje a través de la multimedialidad del arte. Tactus se tituló su proyecto de performance multimedia con video-mapping y recursos sonoros y poéticos. Puso a dialogar su cuerpo con el paisaje árido de Aruba donde crecen los cactus y, a través de la estimulación sonora de las espinas, generó paisajes rítmicos que invitan a un involucramiento musical. Esta suerte de transmisión poética estimuló también un estado de escucha corporal, de silencio y reencuentro individual. Esto no solo reafirma la acción performática de Natusha, sino una obra que se expande multidireccionalmente, proyectando más que un happening, una pieza sonora, donde el cuerpo actúa como recurso lúdico por excelencia. 

Créditos:
EL PRAN Projecten. Acompañamientos y Operaciones curatoriales.
Link: https://elpranprojecten.com/
Curadores: Nelson González & Gerardo Zavarce
Producción: Zurishaddai Tremus

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Nota de prensa

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad