– Má…

– Dime hijo… ¿Qué?

– ¿Te vas a poner la vacuna?

– Oye… creo que sí. Fíjate que ni lo había pensado, la verdad. ¡Ups!, un poco inconsciente tu madre.

– Ah, ok. Má, mira… ¿Tú volverías a Venezuela?

– Creo que no, o sea, no por un tiempo… Jajaja, eso tampoco lo he pensado. Tu mamá anda como en otra nota, hijo, jajajaja.

– Umm, ya veo. Oye…¿Le temes a la muerte, má?

Cuando las preguntas crecen, allí ves que tu hijo ya empieza su camino seguro a la adultez. Puede medir 1, 90 y verlo tú con sus ojos de niño tierno, pero las interrogantes fundamentales han comenzado a cambiarle la mirada y a engrosarle el corazón.

Mística y delirio en el arte de Ender Rodríguez

Mística y delirio en el arte de Ender Rodríguez

El arte de Ender Rodríguez desarrolla temas desde lo cotidiano y existencial hasta el contacto con experiencias límite en lo psíquico y espiritual. Conozcamos más de él en esta entrevista exclusiva.

Un segundo piso de Knockout en Miami

Un segundo piso de Knockout en Miami

Durante los años sesenta, un segundo piso en South Beach logró que a Miami se le considerara la meca mundial del boxeo. The 5Th Street Gym y los hermanos Chris y Angelo Dundee.

Lucha del cuerpo | Literatura viva

Lucha del cuerpo | Literatura viva

Para el cuerpo la escritura es una guerra voluntaria, una lucha eterna. Así lo describe Jan Queretz en este corto ensayo literario para su columna Literatura viva

¿Cuándo comenzamos a pensar en lo que significa vivir y lo que implica la muerte? Yo lo recuerdo por el choque del primer muerto significativo en mi vida. Luego de esa primera muestra del pesar, las siguientes solo han sido la confirmación de nuestra ineludible finitud. Quizá por eso amo la vida y la libertad con pasión. Así se me enrollen los sentimientos y me tropiece con decepciones y frustraciones. Es algo como mi relación con mi cabello de rulos enloquecidos: hay días que saltan en un grácil movimiento de rebote y en otros, es una selva infranqueable para el peine.

Mi hijo me ha hecho muchas preguntas. Ha averiguado sobre la historia familiar, incluso la remota. Se ha ocupado de ser incómodo, insistente y curioso, con esa curiosidad que le veo de tú a tú. Ese niño, ese Millennial ha crecido. Su seriedad lo define. Tiene el espíritu liberal de su madre y el sentido común de su padre, por fortuna. Y sus interrogantes, sus reflexiones y su manera de ver el mundo lo están definiendo como ese hombre que quise criar en casa.

Propiciar los espacios de conversación siempre deben estar dentro de las familias, así sean vistos como momentos de intromisión materna. Lo curioso es cuando nuestro retoño crece y empieza a cuestionarse la vida y se empeña en saber de dónde viene, por qué se dieron ciertas circunstancias de una manera y no de otra; por qué sus padres tomaron una decisión en particular. Es como volver a la etapa de los porqués pero con unas copas de vino, una melodía de jazz de fondo y las dudas existencialistas marcando la conversación filosófica familiar.

 Quizá estas vicisitudes dejarán de ser de una madre Millennial y pasarán a transformarse en las de una representante de la GenX: una cincuentona curiosa empedernida, inmigrante digital que se siente on fire!

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritora y cronista.

Columnista en The Wynwood Times:
Vicisitudes de una madre millennial

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad