Llegó el año que esperamos, del que más videos de predicciones hemos visto, el que aseguran será muy distinto.

Un año que deseamos sea sin sustos venidos por un estornudo sorpresivo y al cual le abrimos la puerta despacio, sin despegar el ojo del visor. 365 días que ya empiezan a descontarse con rapidez y con todavía muchos pijamas sin meterse a lavar. Seguirá el trabajo desde casa, las restricciones con matices distintos, pero prohibiciones al fin.

Este 2022 seguirá teniendo tufillo a miedo e incertidumbre, a pesar de todos los rituales que hayamos hecho para su entrada triunfal.

El exilio, los recuerdos y Cadenas

El exilio, los recuerdos y Cadenas

Acerca del exilio uno pudiera decir muchas cosas, pero creo que lo peor de todo son las devastaciones que van quedando en el alma”, expone Miguel Ángel Latouche.

Sin embargo insistimos en creer que es posible hacernos el año de nuestras vidas y por ello nos lanzamos frenéticos a componer nuestras “Resoluciones de Año Nuevo”. Compramos la agenda preciosa, tenemos el cuaderno perfecto, solo nos falta ir listando esas mentiras sin compromiso que con rigor cada primero de enero decidimos que esta vez sí, de este año no pasa

Se sacarán las pesas de nuevo para comprobar las libras de más. Nada sorpresivo, una obviedad que saca bostezos. Ah, pero esta vez tendrás las apps más maravillosas en tu móvil para hacer esos ejercicios que se inventan cuasi-anoréxicas como quien refríe un alimento con la intención de que sepa diferente.

Con unos bolígrafos estupendos, multicolores y justo para la ocasión, destacarás la dieta que vas a hacer, el plan de entrenamiento, las horas de las comidas. Indicarás que leerás más, escribirás mejor; te cuidarás de las manchas, de las arrugas y tendrás más cuidado a quien le cuentas tus sueños.

Pensarás en 100 resoluciones, pero a medida que escribes y piensas, piensas y tachas, solo alcanzas a redactar 10 algo ambiguas, y, la verdad, similares a las que hiciste en el 2017.

Esta vez discriminarás aquellas relativas al físico de las espirituales porque tu alma te grita que los cambios son urgentes.

Harás una matriz con diferentes colores y podrá leerse: Resoluciones para el cuerpo, Resoluciones para lo profesional, Resoluciones para el bienestar emocional, y así la creatividad se desplegará en una hoja tamaño carta que soñarás con transformarla en una cartulina escolar ante la cual te pararás firme cantando el himno patrio.

Yo hice mis resoluciones en la hojita final de mi agenda 2021. Me despojé de muchos miedos y ahora arranco con la novedad fresca, olorosa a plastiquito de empaque de regalo.

Te deseo, amable lector/ra, un pacífico 2022, ya te encargarás tú de hacértelo feliz y próspero.

Florángel.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritora y cronista.

Columnista en The Wynwood Times:
Vicisitudes de una madre millennial / Manifiesto de una Gen X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad