En red nacional vimos a Zuckerberg pedir perdón frente al Senado y al instante, los debates sobre el poder de las plataformas sociales se encendieron. En los videos se escucha al dueño de Meta exponiendo su pesar frente a familiares cuyas pancartas de niños abusados alegaban que las redes sociales habían sido el medio por el cual sus hijos se habían convertido en víctimas. Eso es muy lamentable. Mucho.

Capote Vs. The Swans (Feud Temporada 2) | Series Sobre 9

Capote Vs. The Swans (Feud Temporada 2) | Series Sobre 9

La trama nos habla sobre la relación y posterior pelea entre el afamado escritor Truman Capote y un selecto grupo de damas, pertenecientes a la alta sociedad neoyorquina, a quien el autor de Breakfast at Tiffany’s apodó como sus cisnes.

La insufrible levedad del ánimo yanqui | Manifiesto GenX

La insufrible levedad del ánimo yanqui | Manifiesto GenX

Así, aunque la soledad es el mal del siglo XXI, tenemos la misión de alegrarnos la vida a diario, buscar la conexión con gente buena, amar bastante o enamorarse de vez en cuando y, además, ser capaces de ofrecer nuestro arrollador gentilicio para hacerle a otros su existencia más grata; comenta Florángel Quintana.

Sobre el insulto y su poder corrosivo | Otra mirada

Sobre el insulto y su poder corrosivo | Otra mirada

Se ha vuelto común escuchar en el discurso público que se utilice el insulto como una forma de descalificar, al contrario. Sin importar las tendencias ideológicas o las posturas políticas, se arremete duramente contra el otro … Reflexiones de Miguel Ángel Latouche.

Entonces me surgen preguntas… Y mientras mis interrogaciones pasan una tras otras en mi mente, recuerdo que a mi hijo le dimos su primer celular cuando cumplió doce años. Él venía insistiendo desde que tenía nueve y nosotros, su papá y yo, nos mantuvimos firmes explicándole de la responsabilidad que implicaba tenerlo.

Hoy veo a niños de cinco años con un IPhone de última generación. Hoy constato cómo padres pasan sus móviles a los hijos para que se mantengan quietos. Progenitores que usan los dispositivos como agente de contención, pues solo desean conversar distendidos con otros adultos. Hoy he podido comprobar cómo niños de 10 años les hablan de privacidad absoluta a sus papás evitándoles la posibilidad de tener la contraseña de acceso, que puedan revisar las aplicaciones descargadas y mucho menos, que se atrevan a analizar el tipo de conversaciones que establecen con otros a través de TikTok, YouTube o Snapchat. Eso es impensable, es prohibitivo desde la lógica de muchos de la generación Zeta e incluso de los Alfa.

Vuelvo a la comparecencia de Zuckerberg y reflexiono: Si las víctimas de abuso fueron presas fáciles debido a las RRSS, tal como alegan sus parientes, yo me pregunto: ¿hicieron algo los padres para evitarlo? ¿Cuánto control tenían de lo que veían sus hijos y de con quiénes interactuaban? ¿Por qué le abrieron la puerta al distanciamiento familiar? ¿Cuánta educación digital les enseñaron a sus hijos a fin de evitar la apertura total a una vida digital irreal?

Yo estoy convencida de que las madres, los padres y los cuidadores de niños y adolescentes son responsables de lo que un menor de edad haga o deje de hacer por medio de una plataforma social. Si como adulto conoces la existencia real, tristemente real, de pedófilos y acosadores, ¿cómo puedes no estar en modo alerta? Si como adulto sabes de la fuerte influencia que algunos influenciadores, marcas y personajes públicos tienen sobre las generaciones de jóvenes, ¿cómo eres incapaz de poner reglas, pautas y normas restrictivas?

Los padres deben tener la potestad de revisar las conversaciones que sus hijos menores de edad mantienen con extraños. Los padres deben conocer a cada uno de los amigos de sus hijos, las familias de estos y propiciar reuniones para saber cómo son esos grupos, cómo se expresan, qué intereses tienen. 

Debe crearse una rutina hogareña de “limpieza digital”, es decir, evaluar qué cuentas resultan adictivas y entorpecen las responsabilidades escolares y familiares; qué contenido de entretenimiento aparente está dejando un mensaje inadecuado; qué juegos de video están alentando a las malas prácticas ciudadanas, por ejemplo.

Esto puede sonar invasivo, coercitivo, pero, ¿qué es peor restringir el uso de un móvil o pagar las consultas de psiquiatras para (intentar) superar un trauma por abuso sexual?

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritora y cronista.

Columnista en The Wynwood Times:
Vicisitudes de una madre millennial / Manifiesto de una Gen X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad