Inicio este artículo dándome cuenta de que es el número 23 y sale en el primer mes del año 2023. Una casualidad simple para quien gusta de los hechos fortuitos.

Las casualidades pueblan nuestra vida junto a los efectos generados por una causa… como comer de más en diciembre, verte hoy con unas libras incómodas y proceder a hacer tus resoluciones donde las dos primeras apuntan al gimnasio y a la ingesta saludable.

Enero es el mes donde más mentiras se proclaman y más certezas se desploman. Abundan los decretos, se inician diarios y se crean vision boards. Todo en un ánimo todavía algo alborotado por las fiestas. Esa algarabía de “sí se puede”, “vamos que vamos” y demás frases motivadoras que se caerán antes de culminar el primer trimestre, estadísticas dixit.  Lo importante sería cumplirnos a nosotros mismos a lo largo de los más de 360 días que viviremos, si el hado no tiene planes distintos para nosotros. Lo ideal sería tener compromiso, pero esa palabra cómoda no a todos les calza.

Entre el decir y el hacer

Entre el decir y el hacer

“Lo verdaderamente importante es lo que hacemos con el tiempo que nos ha sido otorgado”, reflexiona Miguel Ángel Latouche en este nuevo artículo titulado “Entre el decir y el hacer”

From Edible Art to Immersive Gastronomy

From Edible Art to Immersive Gastronomy

Food of War created “The Forbidden Fruit”, their first Immersive Gastronomy Experience (IGE) in order to explore the rich thematic variations in this concept.

Por ello propongo actuar ante la vida desde la perspectiva del salmón o del camarón. Mientras el primero siente el impulso de ir contracorriente, de avanzar en forma atrevida, de jugarse la vida para hacer lo que quiere; el camarón tiene poca actividad en el día, se deja llevar por la pereza, vive como adormilado y solo sale en las noches para ver qué puede conseguir. Una metáfora de la vida de quienes buscar esforzarse para triunfar respecto de los que parecen simples engranajes de fábrica que alguien empuja. 

Claro, salvedad aparte, esta columna no pretende pendular entre una edulcorada reflexión de tarjetas Hallmark y una crítica feroz al neosistema que otres insisten en crear. Solo es una manifiesta forma de expresión de una vintage GenX que observa, escribe y calla -muchas veces- antes las peculiaridades del tiempo que le está tocando vivir.

Por tanto, digo ser salmón, camarón o quién sabe, pero ser alguien que se conozca, ame y valide a sí mismo tanto como a los demás; que tenga un comportamiento benéfico con otros; superempático ante las diferencias no tan obvias y con sentido común a toda prueba. Tal vez alguna casualidad causal aparezca antes del meteorito y nos salve a todos.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritora y cronista.

Columnista en The Wynwood Times:
Vicisitudes de una madre millennial / Manifiesto de una Gen X

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad