Star Trek Enterprise

Quizá la serie de culto más famosa de todas es Star Trek (Viaje a las estrellas), cuya primera temporada se emitió entre 1966 y 1969. Su creador, Gene Roddenberry, no era judío, pero sí lo fueron sus primeros co-guionistas, Bob Justman y Herbert Solow, quienes aportaron mucho al enfoque y filosofía del programa.

La acción se sitúa en el siglo XXIII, cuando la humanidad ha superado su adolescencia y, de hecho, la Tierra ocupa un lugar central en la Federación Unida de Planetas. La misión de la nave estelar Enterprise es “explorar nuevos mundos y nuevas civilizaciones, llegar hasta donde el hombre nunca ha llegado”, y uno de los principios por los que se rige es no interferir con las demás culturas que encuentre a menos que sea estrictamente necesario; esto puede interpretarse como estudiar, aprender y hacer tikun olam (en hebreo “mejoramiento del mundo”), valores esenciales del judaísmo.

Los principales personajes en el puente del Enterprise fueron interpretados por actores judíos: William Shatner (capitán Kirk) y Leonard Nimoy (primer oficial Spock). También eran judíos Walter Koenig (navegante Pavel Chejov) y Brent Spiner (el humanoide “Data” de la segunda serie de Star Trek, producida décadas más tarde).

Tetrálogo de Bacci

Tetrálogo de Bacci

El escritor venezolano Nixon Piñango, también columnista The Wynwood Times, nos comparte un texto de su autoría para Relatos para llevar

El Líbano y su sabor especial | Marysol Akil

El Líbano y su sabor especial | Marysol Akil

Marysol Akil lidera el proyecto Sabores de mi Líbano. En sus talleres de comida libanesa comparte su cultura y conocimientos de cocina sin mezquindad. Alida Vergara nos cuenta.

Steven Spielberg, más allá del efectismo

Steven Spielberg, más allá del efectismo

En esta nueva entrega de Judíos en la ciencia ficción hablamos de Steven Spielberg, el más exitoso de los directores-productores de Hollywood. De la mano de Sami Rozenbaum

Fueron Shatner y Nimoy, a quienes Roddenberry otorgó amplia libertad para definir sus personajes, quienes le dieron la mayor influencia judía a la serie. Ambos nacieron en marzo de 1931, con unos días de diferencia. La familia de Nimoy era originaria del shtetl (aldea judía) de Iziaslav, Ucrania; sus abuelos escaparon de la recién creada Unión Soviética escondidos en una carreta de heno, y sus padres lograron huir poco después para reunirse con ellos en Boston. Los padres y abuelos de Shatner procedían también de Ucrania, así como de Lituania y del Imperio Austro-Húngaro. Ambas familias eran observantes de las tradiciones judías, como narra Shatner en su reciente autobiografía. Además, “a ambos nos lanzaban todos los insultos antisemitas” durante su infancia. Los dos perdieron también parientes en el Holocausto.

“Mientras nos fuimos conociendo, esas experiencias comunes ayudaron a crear un vínculo entre nosotros”, continúa Shatner refiriéndose a su amistad con Nimoy, quien falleció en 2015. Agrega que disfrutaban al acudir juntos a la sinagoga durante las festividades, ambos contrajeron matrimonio con mujeres judías y, aunque Shatner no está tan ligado a la religión, en su juventud asistió a una escuela y campamentos de verano judíos, y afirma con orgullo que su familia celebra el Shabat.

En los hogares de Shatner y Nimoy se hablaba idish (lengua de los judíos asquenazíes surgida en la Edad Media, mezcla de alemán, hebreo y otros idiomas), aunque fue Nimoy quien mantuvo su amor por ese lenguaje, el cual dominaba a la perfección. Durante su juventud actuó en la obra Shver tzu zain a yid (Es difícil ser judío) del celebrado humorista Shalom Aleijem, y era capaz de recitar fragmentos de Hamlet en ese idioma; en aquella época debía completar a veces sus ingresos trabajando en una tienda de mascotas, o como taxista. Durante sus primeros años en la TV hizo pequeños papeles en varias series, incluyendo The Twilight Zone.

Más tarde, después de Star Trek, Nimoy interpretó a otros personajes judíos como Tevye el lechero en El violinista sobre el tejado, Fagin en Oliver, el esposo de la primera ministra israelí Golda Meir en la miniserie de televisión Una mujer llamada Golda, y un sobreviviente del Holocausto en la película para la televisión Never forget (Nunca olvidar, 1991).

Por su parte, Shatner actuó en el papel de un militar estadounidense en la película El juicio de Núremberg, sobre el proceso a los criminales de guerra nazis. Desde la década de 1990 apoya a organizaciones sionistas como el Keren Kayemet LeIsrael (fondo de reforestación e infraestructuras agrícolas del Estado de Israel), y en 2007 utilizó su voz para grabar la historia del Éxodo acompañado por la Orquesta Sinfónica de Arkansas.

Star Trek - Kirk y Spock

William Shatner y Leonard Nimoy tuvieron experiencias comunes en el judaísmo (Foto: spoilertime.com)

“Larga vida y prosperidad”

 

Es conocido que el “saludo vulcano” que hacía Spock con la mano se inspiró, como él mismo explicaba, en el gesto que hacen los sacerdotes cohanim cuando bendicen a la congregación en la sinagoga. Pero el personaje de Spock tiene otras connotaciones judías, de hecho más profundas.

Spock saludo vulcano

Según Roddenberry, creador de la serie, él debía ser “el representante de una sociedad inteligente y la conciencia de Star Trek”, ambos pilares de la autoimagen judía. La filosofía, estilo de vida y naturaleza de la civilización vulcana de la cual provenía Spock se centran en la lógica; puede decirse que ese es también un eje del pensamiento judío, al menos el de Maimónides: la lógica como columna vertebral del universo, a través de la cual los problemas pueden solucionarse, las diferencias pueden resolverse y la armonía se puede alcanzar.

Siendo medio humano y medio vulcano, Spock no se encontraba cómodo en ninguno de esos mundos, un reflejo de la experiencia diaspórica. Shatner opina: “Spock no era simplemente un extranjero (alien), sino que estaba alienado”. El director de casting de la serie, Joe D’Agosta, recuerda: “Todo en el personaje, aparte de su aspecto físico que había sido propuesto por Roddenberry, fue creado por Leonard. Él le dio su esencia”. El propio Nimoy comentaba: “Yo sabía lo que significa ser miembro de una minoría, en algunos casos una minoría discriminada. Comprendía suficientemente ese aspecto del personaje como para interpretarlo. Al haber crecido en un vecindario de inmigrantes que trataban de asimilarse a la moderna sociedad estadounidense, entendía el profundo sentimiento de no pertenecer realmente a ninguna parte”. Y añadía con humor: “Mis antepasados llegaron a América como aliens, y yo fui a Hollywood para convertirme en uno”.

En cierta ocasión, una joven admiradora le escribió a Nimoy que, siendo hija de madre negra y padre blanco, no encajaba en ninguna parte al igual que Spock, y terminaba diciéndole: “Creo que nunca tendré amigos”. Conmovido, Nimoy le respondió cómo Spock había resuelto ese conflicto: “reemplazando el deseo de ser querido por el de realizar sus metas; en lugar de interesarse por ser popular, buscó ser inteligente; y en vez de desear ser poderoso, se interesó en ser útil”. El Talmud, obra milenaria judía que analiza y argumenta sobre los textos bíblicos, no podría haberlo dicho mejor.

“Yo sabía lo que significa ser miembro de una minoría, en algunos casos una minoría discriminada. Comprendía suficientemente ese aspecto del personaje como para interpretarlo”

Leonard Nimoy sobre el personaje de Spock

Versión adaptada de un artículo que apareció originalmente en Nuevo Mundo Israelita (nmidigital.com), periódico al servicio de la comunidad judía de Venezuela, en noviembre de 2019. 

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Periodista, urbanista, docente universitario, conferencista sobre temas científicos.
Apasionado del universo y la creatividad humana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad