El artista del tatuaje Alejandro Ruiz Sevillano, se abre camino en el mundo de las artes finas y el metaverso a través de sus pinturas.

El reconocido tatuador e ingeniero químico venezolano –ahora universal– sorprende con la madurez de su arte; tras años de preparación, y luego de haberse desarrollado dentro del estilo Glitch –imágenes pixeladas o distorsionadas, como las que se forman cuando un sistema informático se cuelga– algo que él define como “la composición de la descomposición, una suerte de error convertido en arte”, se abre a un nuevo nivel en el arte con su proyecto Broken Hearts. Y es que Alejandro tiene una manera muy particular de mezclar su know how científico con su arte llegando a niveles realmente espectaculares.

El exilio, los recuerdos y Cadenas

El exilio, los recuerdos y Cadenas

Acerca del exilio uno pudiera decir muchas cosas, pero creo que lo peor de todo son las devastaciones que van quedando en el alma”, expone Miguel Ángel Latouche.

“En agosto del año pasado me enfermé de Covid-19, y como debía estar en casa, decidí comenzar un proyecto de pintura para mantener mi mente ocupada en algo positivo. Tenía miedo que en algún punto iba a empeorar, pero afortunadamente fue una experiencia suave para mí. Siempre hago un esfuerzo por buscar el lado positivo de las cosas, y pienso que de haber estado en mi rutina normal, tal vez no hubiese podido apartar el tiempo para comenzar mi proyecto”. Ruíz haciendo gala de su resiliencia, y luego de tener la primera pintura lista, sintió el impulso de ampliar la idea creando una colección, que hace variaciones de los símbolos y la composición, pero manteniendo la misma idea.

Ruiz detalla que la primera colección de los Broken Hearts consta de tres pinturas, USD, ETH y BTC; consiste en tres corazones rotos pintados en oleo seco sobre un panel de madera de 30” x 40”, de perfil alto con aplicaciones de hojilla de oro y cubiertos en resina cristalizada para dar un acabado brillante”. De hecho, cada obra ha sido minuciosamente digitalizada y “acuñada” en la red de ethereum y ya se encuentran disponibles en la plataforma de Opensea.io para ser intercambiados, o comprados con criptomonedas en un mercado digital.

El artista, quien dibuja desde que tiene memoria, ha logrado destacar en el particular estilo, tanto así que representó a Venezuela en las más importantes convenciones internacionales como la Golden State en los Angeles. Actualmente se encuentra radicado en Fort Lauderdale, Florida, y continúa haciendo gala de su altísimo nivel en el arte del tatuaje al que suma esta nueva experiencia.

Broken Hearts, arte llevado a otro nivel

 

“En las pinturas integro elementos japoneses como el Suminagashi y texturas marmoleadas generadas con tinta en agua y el kintsugi, que es el arte de reconstruir objetos de cerámica con oro; haciendo la pieza más fuerte y exhibiendo los quiebres como parte de su historia”.

 La simbología de estas pinturas es un derivado de las subculturas del tatuaje, street art y crypto, relevantes para mí como fuente creativa, acota Ruíz Sevillano. Asimismo, destaca que cada obra será apareada con su NFT. Es decir la versión digital de cada pintura que podrán ser exhibidos en el metaverso y adicionalmente actúa como un certificado de autenticidad y propiedad de la obra física. “Haciendo que estas piezas únicas pueden existir al mismo tiempo en el mundo físico y el mundo virtual para crear un puente entre ambos”.

“Próximamente estaré ampliando este proyecto con una colección digital The Broken Hearts Club, en la que estoy trabajando duro”, concluye el artista.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Periodista y RRPP.

Columnista en The Wynwood Times:
Entre gustos y tendencias

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad