En un país donde las alegrías se viven con escasez, tener fe en Venezuela es un lujazo en el ánimo.

Somos millones de venezolanos que reunidos en un café o frente a una pantalla conversamos sobre lo bonito que sucede en el corazón cuando el ímpetu futbolero hace bulla o la esperanza política llena de nuevo calles y avenidas.

Sobre la sequedad vaginal

Sobre la sequedad vaginal

Resulta poco común que se hable el tema de la sequedad vaginal abiertamente, pero es necesario hacerlo

El asunto no es personal | Otra mirada

El asunto no es personal | Otra mirada

El aprendizaje teórico requiere un trabajo personal que corresponde al que pretende aprender y no al que enseña, que no es más que una guía. Al que aprende le toca lidiar por sí mismo con los temas, tomar las palabras del maestro … Reflexiones de Miguel Ángel Latouche.

El Placer con los años

El Placer con los años

En «El Placer con los años», nuestras queridas Andreína y Belén comparten sus experiencias y opiniones sobre cómo mantener el placer durante la menopausia.

Los venezolanos que crecimos en democracia nos alborotamos cuando alguien se atreve (y uso un venezolanismo) a darle un parao a una cuerda de mal pa… patriotas que pretenden la permanencia del oprobio entre la ciudadanía. Esos infames que quieren tener subyugado per saécula saeculórum a un pueblo alegre, cordial y dicharachero.

Ese pueblo que grita enloquecido ¡goooool!, que se abraza y salta por la oncena maravillosa de la Vinotinto que ha despertado un deseo viejo de hacer del país un campeón en el balompié. Porque los venezolanos nos merecemos triunfos compartidos por la acción en una cancha o regocijos plurales ante las urnas electorales por el rescate de la libertad y la igualdad de todos los ciudadanos.

Los venezolanos que aprendimos a usar (y abusar) de la libertad de expresión ahora estamos viviendo días donde las frases resteadas de una mujer alborotan la animosidad. Volvemos a estar encantados por el respeto a las formas, por la inteligencia y la perspicacia a juego con la decencia en el decir.

Aunque hemos visto oscurecida la ilusión por dos décadas y media, los venezolanos tenemos en este mes de julio la fe tricolor teñida de esperanza.

Así que cierro diciendo: ¡Mano tengo fe hasta el final!

Tal vez te interese ver:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad