Y ha llegado un nuevo año. Uno que se convirtió en la (poco) esperada pero inevitable secuela del éxito masivo que fue 2020 y recibida con cierta animosidad por una mayoría que deseaba con entusiasmo que no repitiera el éxito previo. Aunque podemos decir que nos dejó dos interesantes spin-off. 

Bromas aparte; fue, en términos generales, un buen año. Al menos la industria del entretenimiento supo alzarse, luego de caer en un hiatus del que no se tenía ninguna certeza. Retrasos, cambios de itinerario, cambios de formato, el alza de las opciones On demand y las plataformas de streaming, todo como parte de una lenta pero notable evolución en la forma de consumir contenido audiovisual. Que, sin embargo, tardará todavía mucho en dejar obsoleta la forma tradicional de ver el cine a fin de cuentas qué es el ser humano sino una forma de vida que busca adaptarse a entornos hostiles y prevalecer en ellos.

De este lado del charco, dígase Venezuela, no hubo una considerable y variada selección de estrenos en cines. Muchos nos quedamos con ganas de ver todo eso que estrenaron en festivales y salas de cine de otras latitudes. Y aunque se pueda pensar lo contrario, esto no quiere decir que no hayamos podido disfrutar de aquello que realmente queríamos ver. Muy por el contrario, el siguiente Top refleja aquellos trabajos audiovisualmente destacados que ilusionaron deslumbraron o decepcionaron a nuestros colaboradores el año 2021. A primera vista podría parecer fácil, pero hacer un resumen fílmico y serial de un año entero resulta laborioso, si lo que se busca es destacar un número concreto de trabajos y más si se hace desde el pensamiento objetivo y subjetivo, a partes iguales. 

Las propuestas y colaboradores hablarán por sí mismos. Y ahora, cediendo ante la caballerosidad damos paso a nuestra primera colaboradora y el inicio de este top The Wynwood Times 2021.

Héctor Monsalve

El top de Gretta M.Gil Anzola

 

Para mí, el 2021 representó regresar a uno de los lugares donde he sido feliz: disfrutar del cine y de las series. De reconectar con las actividades que me hacen feliz.

Tick Tick…Boom! (Netflix – Lin-Manuel Miranda)

La historia que escribió Jonathan Larson en 1990 es atemporal. Los conflictos que expone son algunos de los viajes internos que podría vivir una persona que está por cumplir los 30 años de edad. La película está ambientada como si estuvieras en la función de un musical en Broadway, lo cual lo hace interesante y las canciones son geniales.  Andrew Garfield es el protagonista y ganador del premio Mejor Actor de Musical o Comedia en los Globos de Oro de 2022.

Firefly Lane (Temporada 1 – Netflix)

Está basada en el libro homónimo de Kristin Hannah. Si estás buscando una serie de drama que sea ligera, te podría interesar. Es protagonizada por Katherine Heigl y Sarah Chalke cuenta la historia de Tully Hart y  Kate Mularkey, quienes son amigas desde la adolescencia y durante los 10 episodios de esta primera temporada te narra cómo surgió esa amistad, sus altibajos a través de los 30 años que lleva esa amistad.  

Loki (Temporada 1 – Disney Plus – Kate Herron)

A muchos nos dio curiosidad qué destino le deparaba a Loki, luego de robarse el Teseracto en Avengers: Endgame (2019). En esta primera temporada, el Dios de las Mentiras es capturado por una organización secreta llamada “Autoridad de Variación Temporal”, donde le dieron a elegir si ser ejecutado por sus crímenes o  enfrentarse a una amenaza que quiere alterar la línea sagrada del tiempo. Si no has visto todavía Spider-man No Way Home, te ayudará a entender en qué lío se metió Peter Parker. 

Cruella (DisneyPlus – Craig Gillespie)

Si eres una persona apasionada por la moda, esta película de Disney te encantará en todo su esplendor. Acá tenemos la oportunidad de conocer de cerca la historia de la villana Cruella de Vil en sus inicios, ambientada en la década de los setenta. El punk, la anarquía y la genialidad es la insignia de esta diseñadora maquiavélica. Las actrices  Emma Stone y Emma Thompson lideran el reparto. 

Monsters Inside: The 24 Faces of Billy Milligan (Documental – Netflix)

¿Te resultó interesante el rol de James McAcoy en la película “Split” (2016)?  En esta docu-serie de Netflix conocerás de dónde el director M. Night Shyamalan se inspiró para construir a ese personaje. Se trata de Billy Milligan, un joven que fue diagnosticado con el trastorno de identidad disociativo y en su mente habitaban 24 personalidades. A través de cuatro episodios conocerás su desconcertante historia. 

Misha And The wolves (Documental – Netflix – Sam Hobkinson)

Las historias de todos aquellos que sobrevivieron al holocausto son impactantes y nadie se atreve a discernir ante esos dolorosos recuerdos. Pero… ¿Qué pasaría si una persona decide tomarlo como una ventaja y crea un relato que nadie le pueda cuestionar? Esa es la trama de este documental y el desenlace te deja boquiabierto. 

Decepción del año:

The Last Letter from Your Lover (Netflix – Augustine Frizzell)

Me confié en el reparto que estaba en esta película y el concepto que vendió el tráiler: la historia se centra en una periodista llamada Ellie (Felicity Jones) que descubre unas cartas de un romance prohibido que tuvieron Jennifer Stirling (Shailene Woodley) y Anthony O’Hare (Callum Turner) en el verano de 1965.

Entonces, nos da entender que el film se irá narrando entre dos épocas, hasta ahora todo bien, pero a medida que transcurre la película, fui perdiendo el enganche porque los personajes secundarios como Laurence Stirling (Joe Alwyn), el esposo de Jennifer, quien juega una pieza importante en ese relato pasó desapercibido y no tuvo escenas contundentes, entre otras fallas que tuvo el guion.

También me pasó que no hallaba el punto en común que podían tener los personajes de Felicity Jones y Shailene Woodley en la película. Honestamente, creo que se podían sacar dos películas o series con sus respectivas historias y creo que hubiera sido más aceptable 

El top de Ibrahim Buznego

El 2021 se abanderó como el año de retorno a la «sala oscura» luego de un convulso 2020, compitiendo con las plataformas de streaming por la atención y consumo de los usuarios, convirtiendo así el entretenimiento en una verdadera quimera entre aciertos y despropósitos.

The Last Duel (Ridley Scott) 

A pesar de la pobre recepción en la taquilla, la obra dirigida por Ridley Scott y escrita por los actores Ben Affleck, Matt Damon y la guionista Nicole Holofcener, narran a tres voces la historia de una violación ocurrida en la Francia del siglo XIV. The Last Duel es una de las películas que mejor habla en la actualidad del laureado director de “Gladiador” que parece no agotar sus ideas. 

 The Last Duel involucra al espectador en su narrativa audiovisual como pocas películas logran hacerlo, abriendo así el debate entre la justicia y la barbarie en un duelo épico a muerte. Lo mejor de mi 2021, sin duda. 

Being The Ricardos (Amazon Prime – Aaron Sorkin)

La película de Amazon Prime es una verdadera obra maestra. Aaron Sorkin nos trae a modo de “biopic” un filme protagonizado por una impecable Nicole Kidman que interpreta a Lucille Ball, exponiendo las luces y las sombras de la actriz, muy cuestionada por la prensa de los años 50.

West Side Story (Steven Spielberg)

Crimen, amor, música y tragedia convergen en una película melancólica, tributo a la original, estrenada en 1961. El filme narra una historia que trae a la actualidad los “prejuicios del pasado”. Spielberg se estrena, a sus 75 años, con su primer musical y esto ya son buenas noticias.

Landscaper – (Miniserie – HBO Max – Will Sharper)

Miniserie de tan solo 4 episodios expone el caso del matrimonio entre Chris y Susan Edwards, interpretados magistralmente por Olivia Colman y David Thewlis. Una historia policial basada en hechos reales y con una dirección “blowminding” la convierten, sin duda, en mi mejor serie del 2021.

Loki – (Temporada 1 – Disney Plus – Kate Herron)

Esta es una serie fundamental del UCM que logra mostrar el rostro más visceral y, al mismo tiempo, más vulnerable del Dios de las mentiras, Loki. La historia en sí misma es un viaje onírico a los confines de la manipulación del tiempo, el destino y el multiverso. 

Decepciones del año:

The Matrix Resurrections (Lana Wachowski – Warner Bros.)

La historia de Thomas Anderson ha sido destrozada en 147 minutos de despropósitos. Por más que existan algunos argumentos rescatables de la película, la historia de por sí es un conjunto de vejámenes que pulverizan la premisa en un entuerto que, a mi parecer, no debió existir.

¿Quién Mató a Sara? (Temporada 1 –  Netflix – José Ignacio Valenzuela) 

La serie es original de José Ignacio Valenzuela, exitoso escritor chileno de novelas y cuentos infantiles mejor conocido como “Chascas”. Sin embargo, no fue garantía de éxito. Confieso que me costó aguantar tanto desatino e impertinencia en una misma serie. Lo peor de mi 2021.

El top de Leonardo García

El 2021 fue un año interesante para la ciencia-ficción; disfrutamos del remake más esperado; Duna, de Denis Villenueve, volvimos a visitar la Matrix de la mano de Neo, HBO se arriesgó con Fundación de Isaac Asimov y disfrutamos por poco tiempo de una reinterpretación de Cowboy Bebop hecha por Netflix. 

Fue un buen año para el geek que llevamos dentro. 

Don’t Look Up (Adam McKay)

De esta película ya he hablado bastante recientemente. Sin embargo, esta lista me da la oportunidad de decir cosas que se me quedaron en el tintero. Reitero que es, en mi humilde opinión, la mejor película del 2021, y sé que con esta aseveración me aseguro el odio de medio mundo, lo sé. Pero escúchenme un momento. Tal vez no sea el mejor guión del año, o los mejores efectos especiales o la más hermosa fotografía, pero No mires arriba, representa algo mucho más profundo y más visceral que todo eso junto; es un retrato grotesco y crudo de nosotros mismos. Es un reflejo sin maquillajes de los valores que prevalecen en la sociedad actual; la codicia, la vanidad, el egoísmo y la estupidez. No es una obra de arte cinematográfico, pero es una obra necesaria, panfletaria, tal vez, pero relevante e incisiva. 

Tampoco es una película de ciencia-ficción, como muchos creen o una película de acción, es nada más y nada menos que una comedia. Una comedia tal como la vida misma también lo es. Tragicómica, oscura, catártica, profunda y filosófica, como debe ser la buena comedia. Este maravilloso género de la expresión humana, es el único con la licencia de mostrarle a su audiencia la más absurda estupidez, y este, a sabiendas de que es una representación fiel de su realidad, en vez de llorar, ríe. 

No me voy a alargar explicando la trama y sus intríngulis, ya se ha hecho hasta la saciedad, solo voy a cerrar con mi recomendación enfática para que la vean y la analicen. 

Dune (Denis Villenueve)

La verdad es que Duna 2021 no es mi primera opción en esta lista, sólo porque es la primera parte del primer libro. Entonces se me queda corta a la hora de poder juzgarla como una obra entera. Sin embargo, eso no desmerita en nada su grandiosidad o su majestuosidad cinemática. Duna, es una obra de arte, hecha por un fanático, para el disfrute de otros fanáticos.  

Cowboy Bebop (Temporada 1 – Netflix – Christopher Yost)

Es una obra maestra del anime japonés que Netflix, intrépidamente, se dio a la tarea de recrear. Una apuesta bastante audaz, ya que Cowboy Bebop es una mezcla de géneros bastante atrevida: Western, Sci-Fi, Film-Noir y Jazz. El resultado no logró los “números” que Netflix esperaba, y como consecuencia se canceló al poco tiempo de estrenada. Aun muchos luchamos para que vuelva. 

The Beatles: Get back (Documental – Disney Plus – Peter Jackson)

Get Back es lo más cercano que vas a estar de haber conocido a Los Beatles o de haber asistido a uno de sus conciertos. Es un documental dirigido por Peter Jackson (Señor de los Anillos) a quien se le dio acceso a más de 55 horas de video grabado durante las sesiones del disco Let It Be de 1969, y que nunca antes habían sido vistas. Si eres fan de los 4 de Liverpool, no te lo pierdas. 

Evangelion: 3.0+1.0 Tres Veces Una Vez (Hideaki Anno)

Esta es la cuarta y última entrega de la tetralogía: Reconstrucción de Evangelion, iniciada en el 2007 y que ha tomado 14 años en culminarse. Es la adaptación al cine de la serie de anime Neon Génesis Evangelion de 1995. Yo, personalmente, llegué a pensar que nunca veríamos el final de esta épica obra, Hideaki Anno es un genio bastante loco y sus obras lo evidencian.

Decepciones del año:

Foundation (Temporada 1 – HBO – David S. Goyer)

Fundación es la piedra fundamental de mi colección literaria de ciencia-ficción, entenderán entonces, lo importante que era para mí esta serie creada por David Goyer, para HBO. Desgraciadamente los conceptos planteados por Asimov en sus novelas son muy impalpables y etéreos para poder ser adaptados en un guión lineal, Goyer hizo un buen intento, pero no llegó ni cerca.

The Matrix Resurrections (Lana Wachowski)

Cuando vi la trilogía original, pensé que a los Wachowski se les iba agotando la creatividad a medida que hacían otra entrega. La Matrix original es una obra profunda y psicológica. Revoluciones y Recargado se diluyeron en efectos y acción sin sentido hasta convertirse en productos irreconocibles. Y al ver esta 4ª está claro que tenía razón; Resurrecciones tiene muy pocas excusas para justificar su existencia.

El top de Héctor Monsalves

No fue un año particularmente destacado para mí en materia de cine o series. Estuve, más bien, revisitando viejos conocidos. Intereses tuve muchos y son a los que les daré mi tiempo este nuevo año. No obstante, sí vi aquello a lo que le había puesto el ojo y una que otra sorpresa.

Arcane (Riot / Fortiche Production / Netflix / Ash Brannom)

Debatí intensamente conmigo mismo sobre si debía o no poner a Arcane en primer lugar. Al final, mi geek interno ganó, no sin razón.

Con los años he aprendido que la animación no es un género, sino un medio más para contar una historia. Que la mayor parte de la oferta esté enfocado a un público infanto-juvenil no debería demeritar trabajos más maduros. Ejemplos, varios, pero uno de mis favoritos es «La Tumba de las Luciérnagas» del estudio Ghibli. No querrás que un niño pequeño vea la película, te lo aseguro.

Arcane fue esa increíble sorpresa que le arrebató el mérito de la serie más vista y comentada del año pasado, a ese goliath que llamado «El Juego del Calamar». Este éxito no se debió simplemente a la enorme comunidad que posee el juego (que sí, que también influyó), sino a lo que la serie hizo por sí misma: ser algo que puede verse sin conocimiento previo del juego, su trasfondo o sus personajes. Abundan en la redes comentarios de usuarios que en su vida habían escuchado del juego o jugado o visto algo y han quedado prendados con la serie. No es para menos, todo el apartado técnico, visual y sonoro se ha trabajado de una forma tan cuidada y con tal cariño que resulta en algo más que una simplemente «comiquita». 

Su historia no deja de ser menos interesante pese a que, en un principio, sigue el tropo de la lucha de clases. Sin embargo, mientras más y más avanza la serie ya esa lucha queda relegada a una de poder y ambición dónde sus personajes se mantienen en una delgada zona gris. Ni buenos ni malos, las circunstancias lo definen todo. Y así continúa durante nueve increíbles episodios que no cesan de brindar más y más razones para seguir con el visionado. 

Al final, resulta tener de todo y para todos los gustos: lucha de clases, de poderes, magia, escenarios fantásticos compartidos entre el Steampunk y el Cyberpunk, personajes cuya moral y ética parten de una zona gris, una animación deslumbrante, una dirección excelente y una banda sonora que se queda con uno incluso después de terminar el último episodio.

Dirección Opuesta (Alejandro Bellame Palacios)

Una muestra de otro cine ajeno al malandraje. Una dirección que se desea tomar con tal de alejarse de la asfixiante y podrida garra roja. Una realidad palpable y sincera, tan vigente que se hizo presente mientras (después de casi dos años) disfrutaba de la cinta en la sala de cine (se fue la luz). Me quedo corto en éste escrito, pero pretendo hacer uno más completo.

The Suicide Squad (James Gunn)

Gunn tomó una película fracasada y la remodeló a su antojo haciéndola más desinhibida, socarrona, graciosa, irónica y sangrienta. Con una Viola Davis desalmada y letal y un grupo de carismáticos antihéroes que bien podrían compararse con los «Bastardos…» de Tarantino, salvando diferencias, claro. Más que ser una película de «héroes» es un pastiche que terminan funcionando increíblemente bien.

Dune (Denis Villeneuve)

Aunque lo voy conociendo muy recientemente, confiaba plenamente en que Villeneuve haría un gran trabajo con Dune y qué gusto que así fue. Su mayor fallo es que, incluso sin haber leído los libros, el mundo se antoja mucho más grande y más rico de lo visto en la cinta, pero el director cumple con creces en su propuesta de adaptar un libro tan complejo. Sólo queda esperar a ver qué resulta de su otra mitad.

The Night House  (David Bruckner)

Pocas veces, en la actualidad, uno puede decir que terminó de ver una película de terror y ha quedado satisfecho. The Night House empieza con un tono típico y poco a poco combina elementos que terminan por enriquecer un relato sobre… creo que es mejor que la vean y saquen sus conclusiones.

Willie’s Wonderland (Kevin Lewis)

Esta etapa donde Nicolas Cage sale con cada proyecto aleatorio que se le cruza, es una gozadera. Este caso es una película serie B donde es obligado a ser conserje y al mismo tiempo un antihéroe silente que deben enfrentar a unos animatrónicos caníbales. Simplemente maravilloso.

Decepciones del año:

The Witcher (Temporada 2 / Netflix – Lauren Schmidt Hissrich)

El hype es la producción de una ilusión extrema de algo que al final resulta un fiasco. No es que esta segunda temporada sea mala, el problema es la forma como decidieron llevar la historia. Todo se siente lineal y no destaca ni por las coreografías de combate. No pierdo las esperanzas en una mejor tercera temporada.

A Quiet Place 2 (John Krasinski)

La primera parte fue una grata sorpresa que a todos les llevó a guardar silencio, no fuese a haber un bicho de esos cerca. Esta segunda parte mantiene todo lo bueno de la primera, pero lamentablemente sus «conveniencias» son tan obvias que te sacan del pacto ficcional y ahí pierde mucho fuelle.

El top de Richard Rey

Estamos en enero y por ende es inevitable hacer “el balance de lo bueno y malo” (como reza la canción de Mecano) sobre lo ocurrido en el año que se fue. En tal sentido, varios colaboradores de las secciones de entretenimiento de TWT fuimos convocados para crear nuestros Top’s personales de lo visto en Cine y Series del 2021, incluyendo algunas decepciones.

En mi caso particular, no voy a hacer análisis de las razones de mi listado, ni a justificar el porqué de mis decepciones, simplemente comparto un Top 3 de las producciones que adoré (y alguna que otra que me hizo sentir que perdí el tiempo), más allá de cualquier prejuicio de crítica que, por oficio, estaría obligado a tomar en cuenta. Pero como es muy difícil reducir lo visto de un año a un podio tripartito de honor, incluiré algunas menciones que la conciencia impone para lograr dormir tranquilo.

Quizá concuerden con algunas y con otras pensarán que cómo se me ocurrió esto; pero finalmente de eso se trata, de los gustos, los colores y la diversidad…

Series de TV

  1. Succesion (Temporada 3 – HBOMax – Jesse Armstrong)

     

  2. Mare of Easttown (Miniserie – HBOMax – Brad Ingelsby)

     

  3. La casa de papel (Temporada Final – Netflix – Alex Pina)

Y las decepciones fueron:

  1.  Bridgertone (Temporada 1 – Netflix – Chris Van Dusen)

     

    2.  Podría Destruirte (Miniserie – HBOMax – Michaela Coel)

Sin embargo no puedo dejar de hacer menciones especiales a: It’s a Sin (Miniserie – HBOmax – Peter Hoar), El Juego del Calamar (Temporada 1 – Netflix – Hwang Dong-hyuk), Pose (Temporada Final – FX – Ryan Murphy), Misa de Medianoche (Miniserie – Netflix – Mika Flanagan), Las cosas por limpiar (Miniserie – Netflix – Molly Smith Metzler)

Cine

  1. Don’t Look Up (Netflix – Adam McKay)

     

  2. West Side Story (Steven Spielberg)

     

  3. Tic… Tic… Boom (Netflix – Lin-Manuel Miranda)
And the disappointment goes to…
  1. El Olvido que Seremos (Fernando Trueba)

     

     
    2.  Eternals (Disney-Marvel / Chloé Zao)

Pero igualmente debo mencionar títulos estupendos como: El Poder del Perro (Netflix / Jane Camión) Spencer (Pablo Larraín), La Hija Oscura (Netflix / Maggie Gyllenhaal), Malcolm & Marie (Netflix / Sam Levinson), Supernova (Harry McQueen), La Excavación (Netflix / Simón Stone), King Richard (Reinaldo Marcus Green). Y dos títulos que representan un excelente año de la filmografía nacional como lo son: Dirección Opuesta (Alejandro Bellame Palacios) y Érase una vez en Venezuela (Congo Mirador) (Anabel Rodríguez Ríos)

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Artículos propios de The Wynwood Times

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad