Por Ron Garcés.

Mucha gente me pregunta cómo hacer que una publicación sea trending. Es una mezcla de elementos que deben coincidir para que un contenido se vuelva viral. El principal es que logre captar la mayor atención de los que lo ven.

Cuando un país tiene que despedir al 15 % de sus habitantes es normal que todo su contenido se haga viral. Es normal que cada noticia sea leída en Colombia, Perú, Chile, Estados Unidos, Ecuador, Brasil, España y muchos países más. Si cada contenido es visto al menos una vez por cada venezolano que vive afuera, eso representa 4.500.000 reproducciones. Sin contar los que lo reenvían, guardan, comentan y hasta capturas de pantalla hacen.

Yo tengo dos años viviendo en Estados Unidos y no hay un día en que no recuerde ese país maravilloso que me vio nacer. No hay un día que no piense en cómo habrá amanecido mi país. Diariamente pienso cómo estarán haciendo los que no tienen a nadie fuera que los ayude con una remesa.

Estoy seguro de que para todos los que estamos afuera es imposible olvidar esos abrazos multitudinarios de fin de año junto a toda la familia. Todos tenemos una tía muy creyente que se come doce uvas con doce deseos o un plato de lentejas para la abundancia. La misma tía se monta en una silla para conseguir un “novio” contemporáneo de unos 50-60 años. Nunca falta el tío que le encanta comprar fuegos artificiales porque “a los niños eso les encanta”. Atrás de ese tío siempre está la mamá peleando porque no le gustan esos juegos.

Después del cañonazo siempre la tía saca las maletas para invocar un viaje sin saber que de un tiempo para acá es difícil conseguir un viajero con retorno.

Todos los que vivimos fuera del país permanecemos en constante añoranza de las patinatas, las gaitas, las parrillas con los panas, los almuerzos de viernes que se convertían en cenas y a veces hasta en desayunos.

Los que vivimos fuera del país esperamos con ansias ese post que nos devuelva a la Venezuela que crecimos. Ese tweet que nos regrese los millones de caracteres que dejamos en “El gran café” de Sabana Grande. El storie que nos encienda la Av. 5 de Julio de Maracaibo llena de tambores, gaita, amaneceres y mucho ambiente de feria.

Es que Venezuela es esa joya del metal más preciado que siempre tiene una sonrisa dibujada en el rostro. Venezuela tiene gente maravillosa que llena de luz cada esquina y cada calle. Venezuela tiene mujeres hermosas, científicos locos y brillantes, deportistas entregados al país, autores fenomenales, artistas únicos y aún cuando la crisis golpea cada vez más duro y se estima que a finales del año que viene seremos 6 millones fuera del país. Los que se quedaron en nuestra casa siguen siendo felices, siguen transpirando alegría y siguen construyendo el país que heredarán nuestros hijos.

Sigamos adelante hermanos, por un 2020 lleno de mucha fe, optimismo, alegría y que nunca nada ni nadie nos borre la sonrisa de la cara.

Feliz navidad y año nuevo.