Por Alida Vergara Jurado.

Para nadie es un secreto que después de tener los hijos viene el terror de poder seguir en el trabajo, o de conseguir empleo, incluso la culpa de dejar a los hijos al cuidado de otras personas, pero la necesidad de desarrollo personal y de una mejor calidad de vida, gana la diatriba y comienzan los conflictos, el stress y la lucha interna.

Nadie mejor que una mujer puede conocer de lo que hablo, porque basta con revisar el informe Mujer, Empresa y el Derecho 2020, publicado por el Banco Mundial, para verificar de buena fuente que las mujeres aún acceden a solo un 75% de los derechos que poseen los hombres. 

Y si a esto le sumamos que menos del 40% de las mujeres con hijos menores de seis años forman parte del mercado laboral en Latinoamérica, todo se complica. No quiero además hacer referencia a la tercera edad y a todo ese know how que se valora tan poco y del que todas las empresas tienen tanto qué aprender. En esto siempre recuerdo el personaje de Robert De Niro en “Pasante de moda”.

Mercedes Morón, fundadora y directora de Viajamor.com, es una economista venezolana que vivió en primera persona esta experiencia, y fundó Viajamor.com, emprendimiento venezolano en Madrid que se autodefine como una no-agencia con no-agentes de viajes.

Yo lo entiendo como un grupo de personas que se dedican a planificar y llevar a cabo esos sueños a los que se llega mediante aviones, y además cubren todas esas dificultades que no siempre se tienen presentes, sobre todo la documentación, traslados, seguros, tickets para eventos. Mercedes se puso los zapatos de viajera, porque siempre ha sido su mayor pasión y lo combinó con su traje de madre de una niña pequeña y con todas las vivencias de una venezolana que decidió emigrar.

El resultado es una propuesta disruptiva en el anquilosado sector de las agencias de viajes, y que ahora decide franquiciarse, para seguir apoyando a las madres con niños pequeños, personas de la tercera edad y todo los que quieran sumarse a su escuadrón de buenas personas, que de la manera más abnegada, se dejan la piel por sus viajeros.

Ya han sido reconocidos como la mejor agencia de viajes de Alcobendas, ya han sumado comentarios de artistas de la talla de Bebe, cuando le resolvieron un problema en un viaje y ya han obtenido los mejores comentarios de clientes corporativos como el símil de “es como viajar con secretarias, asistentes, relaciones públicas, guías turísticos y abogados, con solo pagar el billete aéreo”.

Mercedes Morón se pone como meta genuina, el mejorar la vida de las personas a través de los viajes y de sus Dream Travel Makers a través de este nuevo modelo de negocios. En este caso, los franquiciados pueden cumplir con sus labores desde la casa o desde donde les resulte más cómodo, con el horario que diseñen en función a la conciliación entre trabajo y familia, y además contar con el apoyo de un equipo.

En tiempos de pijama workers, en tiempos en donde la oficina ya no solo está en el celular sino también en la Nube, ¿quién puede poner edad o alguna limitante para trabajar y mejorar su calidad de vida?

Ya Mercedes comprobó que la gente que integra su equipo ha logrado un notable incremento de sus ingresos y una importante mejora de su calidad de vida; también logró integrar a personas de la tercera edad, madres solteras con hijos pequeños, incluso en periodo de lactancia, así como a jóvenes sin oportunidades de empleo digno, pero todos con un denominador común, el compromiso.

Como mujer y madre me alivia conocer iniciativas que apoyen y eliminen obstáculos.

Artículos recientes

Periodista y RRPP.

Columnista en The Wynwood Times:
Entre gustos y tendencias

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies