Avieso testigo de su tiempo histórico. Se define a sí mismo como inconsistente, temeroso y audaz. Se descubre en el cotidiano trabajo de la metamorfosis, que es su gozo, pero allí también se pierde en los laberintos del deseo. Sujeto ético, político y en el vértigo consciente de desear ser místico. Profundamente sensual y austero, en congruente integración de polaridades. Wilfredo Cisneros es su cálido desconocido y espantosa compañía. Hoy conversamos sobre estos estados del alma, sobre lo humano y el arriesgado oficio del actor. 

Foto por Eliu Hurtado

Foto por Eliu Hurtado

1er acto. El chispazo inicial

Wilfredo, ¿de dónde viene el chispazo inicial que iluminó tu opción por el teatro?

La certeza de que lo mío era contar historias frente al público, me “golpeó“. Cursaba quinto semestre de arquitectura. Entregué un proyecto sin planos, solo mi maqueta y mi narración, y salí fenomenal. Ahí me di cuenta que mis exploraciones previas del tema eran el camino para mí; el placer, el gozo y el vértigo que uno asocia con la felicidad estaban allí , y en ninguna otra parte. Y aunque siempre estuve después relacionado con el diseño, descubrí, para mi fortuna, mi lugar bajo el sol.

Alicia en el autobús de Marcos Purroy, autor de la foto

Alicia en el autobús de Marcos Purroy, autor de la foto

¿Cómo impactó tu vida reconocer tu vocación actoral?

A partir de allí mi vida cambió totalmente. No solo emprendí mi entrenamiento formal como actor, sino la visión del mundo desde esa cultivada “hiperestesia“ que significa el comienzo: recorrer asombrado las diferentes fases que implica la interpretación. Tuve la inmensa fortuna de entrar en el taller del GA 80, de la mano de Juan Carlos Gené, y de su otra mitad, Verónica Odo. Recibir todo aquel rigor, toda esa pasión por el oficio, toda esa vasta experiencia, es algo que aún hoy me asombra y agradezco.

¿Quienes forjaron en ti la sagrada llama del oficio escénico?

Parte de la aventura de formarse como actor, es escoger el maestro. Yo conocía y admiraba el trabajo de Juan Carlos Gené y supe que deseaba aprender el oficio de él. No tenía la más mínima idea de lo riguroso, de lo fascinante y gozoso que serÍa el proceso, y que aún continúa. Allí me miré a mí mismo por primera vez, me aceché y aceché a los demás en el intento de comprender al mundo y sus engranajes, sus coordenadas históricas y sociales, el ser en el espacio tiempo. Allí  vi como se trazaba el círculo sagrado, ese lugar paradójicamente concreto y místico donde se ejerce el oficio con miedo y goce .  

2do acto. La mística del oficio

¿Cómo se desarrolla en ti el proceso de encarnación de un personaje?  

En mi limitada experiencia la creación del personaje se inicia en el texto. Allí se desencadena primero por investigación, por repetición y análisis. El encuentro de lo que quiere y necesita el ente. Después viene el descubrimiento de sus rincones, de sus posibles brillos y a veces, y si los tiene, de sus abismos. Lo que resulta siempre arriesgado y peligroso, pues, son en efecto nuestros abismos lo que denudamos en la acción, si alguna sinceridad llega a tener nuestro trabajo.

Foto por Mario Donelli

Foto por Mario Donelli

¿Cómo abordas el texto dramático y la relación con el director?

Todo lo que he hecho ha sido siempre un reto que tensa mis limitaciones. Así lo veo y así lo asumo. Todo texto tiene sus exigencias, y aún más, cada director es un universo en sí mismo, por ello debemos ser muy cuidadosos en elegir con quien trabajamos. La vida es muy corta para ser miserables. Me gustan los directores acuciosos, seguros e imaginativos. Ellos son los que te brindan la libertad y la seguridad para llegar, si es que se llega, a concretar algún viso de solidez y realidad ante lo que se hace. Yo me entrego al director con los ojos cerrados, a menos que descubra que no sabe a donde va; allí uno decide si se hace el tonto y sigue sin su ayuda, fingiendo que el dirige, o se aleja uno del montaje. El mayor reto sin duda es el que se tiene en el momento, en el ahora. Los pasados son eso, pasado, y los futuros una sonriente y  peligrosa posibilidad.

La ópera de los tres centavos, dirigida por Miguel Issa - Foto por Lil Quintero

La ópera de los tres centavos, dirigida por Miguel Issa – Foto por Lil Quintero

¿Cómo mueves tu duende sobre el escenario?

Yo juego. Yo elijo la máscara que me conviene en el momento y el texto preciso. La única condición es ponerse la “máscara “sobre el rostro limpio. No se puede usar una máscara sobre otra. Uno parte del conocimiento (o del intento ) de sí mismo. Es un ejercicio arduo y a veces doloroso, pero frutífero en el arte y la vida. La transparencia o su apariencia, consiste en hacer lo que el personaje ha de hacer desde la inocencia calculada. Esa perpetua frescura inexistente e imprescindible de función, en función, en función…

3er acto. Emociones en acción

¿Qué lugar tienen las emociones dentro de tu proceso creativo?

Las emociones son  algo que aparece en la acción, si es que aparece. La actuación posee un rigido código compartido entre el publico y los actores, demasiado conocido para impostarlo, demasiado salvaje para dejarlo correr sin bridas ni riendas. La emoción me guía, pero no me controla… a veces. Dentro de lo que uno planea y ejecuta se asoman los restos atávicos de algo no invocado, son esos días en que te besa la divinidad, pero no se debe esperar ni mucho menos intentar repetir semejante azar. Nuestro único asidero es el oficio, la preparación, la seguridad de lo sabido. Ya bastante incertidumbre es el tiempo-espacio donde todo se despliega vez tras vez, siempre repetido, siempre misteriosamente diferente y arriesgado.

Todos Somos Malaika, dirigido por Shonny Romero - Foto por Aníbal Murillo

Todos Somos Malaika, dirigido por Shonny Romero – Foto por Aníbal Murillo

¿Qué sentido ético tiene para ti el teatro?

El teatro es, o debería ser, un prisma de la realidad que nos rodea. Por eso a veces resulta peligroso o sencillamente subversivo. Allí el país se deconstruye en sus necesidades y esperanzas. Allí el artista  grita su advertencia, que es la advertencia coral de la sociedad y el país que lo gesta. Esto suena pretencioso, pero es cierto, desde la obra más comercial, hasta un texto de Sófocles.

Epílogo hamletiano

Personaje Juan, de Yerma, dirigida por Dimas Gonzáles - Foto por Lil Quintero Valero

Personaje Juan, de Yerma, dirigida por Dimas Gonzáles – Foto por Lil Quintero Valero

¿Qué impacto supuso para ti la aparición de la pandemia y cómo te replanteaste ser actor?

La pandemia extinguió el oficio. Los actores fuimos amputados de nuestros medios de vida y expresión. Pobre de aquellos sin plan “B”. Un actor se forma en el oficio, guiado por otros que lo sepan ejercer con virtud y suficiencia, los ciegos no pueden guiar ciegos. Un actor se forma con los ojos abiertos metafórica y literalmente. El bagaje humano del actor, su educación y experiencia es la cueva de los tesoros donde saqueamos todo nuestro arsenal, y allí son útiles las recetas de cocina, el yoga, los catálogos de Avón y la “Summa Teológica “ de Santo Tomás de Aquino. Todo sin excepción.

Final

Wilfredo, comparte unas palabras los apasionados por el teatro.

El año que viene remontaremos “Casas Muertas“, dirigida por Javier Vidal en versión de Jan Vidal y producida por Evelin Navas. Fue un exitazo cruelmente seccionado por la pandemia y que disfruto con anticipación repetir. Veo con enorme alegría y optimismo una gran cantidad de jóvenes dedicados al teatro, arrolladoramente encantadores, formados, críticos y talentosos. No me atrevería jamás a aconsejarles nada, ellos lo hacen mucho mejor de lo que alguna vez yo lo hice y de ellos aprendo constantemente.

Más sobre Wilfredo Cisneros

 

Actor venezolano nacido en Cuba. Formado en el GA 80 bajo la dirección de Juan Carlos Gene. Ha interpretado una variedad de roles en teatro, televisión y cine, entre los que destacan: «Juan» en Yerma, de Lorca, dirigida por Dimas González. «Voltaire» en La lección de Flauta, de Luigi Sciamanna. En el cine ha intervenido en producciones como Jericó y Taita Boves. Y en una gran variedad de telenovelas, especialmente: Alondra y Pobre Negro, Pura Sangre y De Oro Puro. Actualmente se encuentra desarrollando un interesante proyecto para televisión que se emitirá por servicio de streaming en 2022; haciendo serios planes para alcanzar la inmortalidad.

 Redes:

  • IG y TW: @wilfredcisneros
Personaje del Padre Pernía de _Casas Muertas _ dirigida por Javier Vidal - Foto por Mauricio Donelli.

Personaje del Padre Pernía de Casas Muertas dirigida por Javier Vidal – Foto por Mauricio Donelli.

Tal vez te interese ver:

Artículos recientes

Escritor | Personal Brander | Storyteller | Copywriter

Colaborador articulista de The Wynwood Times

Columna: Apuntes desde el vértigo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad